martes, 11 de febrero de 2014

INEGI, sin recursos para encuesta de apagón analógico

FUENTE: REVOLUCIÓN 3.0
AUTOR: ENRIQUE LEGORRETA.

Pese a que el gobierno federal tras publicar la Reforma en materia de Telecomunicaciones señaló que el cambio de la televisión analógica a la digital se tendría que realizar a más tardar en 2015, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) señaló que no cuenta con una plantilla humana ni con los recursos financieros para el levantamiento de la encuesta para la planeación y programación del apagón analógico en el resto del país.

Esta situación se da ya que no hay un apoyo total de la institución responsable de la política del apagón analógico (Instituto Federal de Telecomunicaciones (Ifetel))  para financiar los recursos presupuestales implicados, pero destacan que con base en su experiencia podrán lograr dar el resultado deseado.

Dentro de las acciones para saber el estado de los aparatos televisivos en el país, la Cámara de Diputados pidió el pasado 7 de noviembre de 2013 al INEGI llevar a cabo las encuestas en los hogares para conocer cuál ha sido el avance de la transición de televisores análogos a digitales, y así saber el mejor lugar para el establecimiento de centros de acopio para aparatos obsoletos.

Pese a esta situación, el gobierno federal no ha hecho algún pronunciamiento para establecer una política pública sobre el destino de los televisores analógicos desechados y por desecharse, sobre todo con lo que está pasando en la ciudad de Tijuana, en donde más de 60 mil aparatos terminarían contaminando el relleno sanitario municipal.

Ante esto, el INEGI señala que “si este vinculo no se da, existen riesgos de que la información generada no sea útil para el seguimiento de la política diseñada para este propósito”.


Para realizar la recolección de estos aparatos electrónicos, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturas (Semarnat), debe de dar a conocer cuál sería el mejor lugar para el establecimiento de los centros de acopio para aparatos obsoletos y que no se conviertan así en un problema de contaminación ambiental.