martes, 4 de febrero de 2014

Con gran fiesta, celebran en Oaxaca un año de digna resistencia contra parque eólico

FUENTE: PROCESO. 3-02-2014
AUTOR: ROSA ROJAS.

Un triunfo de los pueblos, la cancelación del proyecto: asamblea

Con una gran fiesta político-cultural, que incluyó un mitin, música, comida y cine, los indígenas zapotecas de la agencia municipal de Alvaro Obregón, localidad de Juchitán, Oaxaca, celebraron este domingo un año de digna resistencia mediante un plantón en el camino a la barra de Santa Teresa, municipio de San Dionisio del Mar, para impedir la instalación del proyecto eólico de 396 megavatios de la transnacional Mareña Renovables, que finalmente fue cancelado ante la oposición de ikjoots y zapotecas

Por su parte la Asamblea de Pueblos de San Dionisio del Mar en Defensa de su Territorio (indígenas ikjoots) calificó de un triunfo de los pueblos el retiro del citado proyecto, cuya inversión estaba estimada en más de mil millones de dólares pero que afectaría sus lugares sagrados, la pesca de la que viven los pueblos y que no había sido consultado debidamente a las comunidades.

Mareña se fue a otra parte

Jesús Herrán Montero, integrante del recién constituido cabildo comunitario de Alvaro Obregón, informó por teléfono que este domingo hubo mucha alegría porque estamos viendo las informaciones de que ya se fue el parque eólico de Mareña a otra parte –se ha informado que se trasladará al municipio de El Espinal y a algún paraje del municipio de Juchitán–.


“Acá vino gente de varios pueblos, hubo trío de Santa Rosa y otro de Juchitán, en la tarde hubo cine –con la proyección del documental Gente de viento y mar, del colectivo Ambulante más Allá– y también los contrarios (los que están en favor del proyecto de Mareña en la barra), que apoyan a Saúl Vicente (presidente municipal de Juchitán) hicieron bulla, aunque son muy poquitos, están dando despensas y cositas a la gente para que estén con ellos, en favor de la empresa como lo hizo Gabino Cué (gobernador de Oaxaca), añadió.

Afirmó que los integrantes de la asamblea general de la colonia Alvaro Obregón nos enojamos con Saúl Vicente porque dijo que aquí iba a pasar Mareña y por eso ya no le damos chance (de nombrar autoridad en la colonia). Ahora nosotros tenemos nuestro cabildo comunitario, policía comunitaria, consejo de ancianos... tenemos ambulancia, somos más de 6 mil personas que estamos de acuerdo, ya estamos recogiendo la basura, vigilando las escuelas y las calles, cuidando a la comunidad, subrayó Herrán.

Proyecto muerto

De su lado, la Asamblea de Pueblos de San Dionisio, en el segundo aniversario de su constitución, el pasado 29 de enero, señaló que recibieron con alegría la confirmación dada al diario holandés De Telegraf por un vocero del fondo de pensiones PPGM, de que el proyecto de Mareña en la barra de Santa Teresa está muerto, noticia que viene a confirmar lo informado por la Secretaría de Economía de Oaxaca a los medios de comunicación el 10 de mayo de 2013, de que el gobierno oaxaqueño y la Federación habían convenido con Mareña el retiro de dicho proyecto para distender el conflicto que había ocasionado el intento de instalarlo en ese lugar.


Las comunidades indígenas tenemos la razón; nos ampara la ley, nos amparan los organismos internacionales, tenemos el derecho a un proceso de consulta y de consentimiento libre, previo e informado, como lo establece el artículo 6 del Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo y el artículo 19 de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, enfatizó la organización.