martes, 21 de enero de 2014

Toman palacio municipal en Oaxaca; exigen salida de edil priista

FUENTE: PROCESO.
AUTOR: PEDRO MATÍAS.

OAXACA, Oax. (apro).- Militantes del Partido Unidad Popular y del Movimiento de Unificación y Lucha Triqui (MULT) tomaron el palacio municipal de San Miguel Soyaltepec, quemaron una patrulla y retuvieron maquinaria pesada para exigir la destitución del alcalde Heriberto Ramírez Martínez quien, acusaron, ejerce un “cacicazgo político” en la región.

Los denunciantes, que prefirieron guardar el anonimato por temor a represalias, precisaron que ayer, alrededor de las 12:00 horas, unos 350 inconformes con palos y machetes tomaron el palacio municipal de esa localidad por estar en desacuerdo con “el cacicazgo que ejerce Beto Ramírez”.

En la protesta también pararon la obra de pavimentación del bulevar Casto Virgen al retener una pipa de agua, una revolvedora y una aplanadora propiedad del ayuntamiento.

Durante la madrugada de este martes, los simpatizantes del Partido Local Unidad Popular y del MULT quemaron una patrulla de la policía municipal, aun cuando ésta se encuentra a las orillas de la comunidad.



Luego de los hechos violentos, la situación en el municipio se encuentra en “tensa calma”, aunque los inconformes temen que el presidente municipal genere violencia con el grupo armado que tiene.

Previo a las elecciones municipales, fue asesinado a balazos el simpatizante del Partido Unidad Popular, Fernando Betanzos Guadalupe, quien el 4 de julio de 2013 había sido “levantado” por un comando en San Miguel Soyaltepec.

Días antes, un grupo hombres armados asesinó a balazos a Roberto Rufino Feliciano, de 47 años, entonces líder de la Unión General Obrero, Campesina y Popular (UGOCEP) en el mismo municipio y presidente del Comité Municipal del Movimiento Ciudadano.

En el sitio también resultaron heridos por arma de fuego Juan Toribio Antonio, de 47 años, e Iván Hipólito Gregorio, de 29 años, quienes acompañaban a Rufino en ese momento. Ambos fueron trasladados al hospital regional de Tuxtepec.

En esa ocasión, la dirigencia nacional y estatal de la Unión General Obrera, Campesina y Popular (UGOCP) acusó al cacique de San Miguel Soyaltepec y actual candidato del PRI-PVEM, Heriberto Ramírez Martínez, de ser el responsable del comando que atacó a sus militantes y dejó dos muertos, igual número de heridos del Partido Unidad Popular (PUP) y desaparecidos.

El secretario general de la UGOCP, Luis Gómez Garay, denunció que Ramírez Martínez ejerce un caciquismo desde hace más de 18 años en San Miguel Soyaltepec y, al verse amenazado su poder, recurre a la violencia.

“El atentado que cuesta la vida a nuestro compañero se da un día después del cierre de campaña del Partido Unidad Popular (PUP) en esa localidad, que congregó al evento a más de 12 mil asistentes agrupados en decenas de organizaciones sociales y políticas soyaltepecanas unidas en el PUP y que demandaban un alto al cacicazgo de Heriberto Ramírez Martínez”, detalló Natalia Karina Barón Ortiz, dirigente estatal de la UGOCP.

Lo acusó de contender nuevamente por el cargo municipal mediante una política de compra de votos, es decir, con entrega de dinero, despensas, materiales de construcción y tinacos, entre otros. Agregó que hoy recurre a la violencia y a la agresión para lograr su cometido.


El 1 de enero, durante la toma de posesión del priista, los inconformes cerraron la carretera que comunica a esa localidad con Tuxtepec y agredieron a tres reporteros con el argumento de que desconfían de los medios de comunicación que están “vendidos con el cacique”.