miércoles, 29 de enero de 2014

Prevalece impunidad, indiferencia y acoso en caso de abuso sexual a una mujer policía

FUENTE: NOTICIAS MVS.
AUTOR: Juan Carlos Alarcón López.

La uniformada relató que el 22 de noviembre de 2012, el director del sector 52 de la Policía Auxiliar, Francisco Javier Guerra Ochoa, ordenó su arresto y la trasladó en una patrulla a la comandancia. El primer agravio sexual se originó cuando el mando policial le tocó los gluteos al bajar de la unidad.

Un año y dos meses después, Diana “N”, elemento de la Policía Auxiliar, se enteró que su denuncia por abuso sexual contra su exjefe de sector, fue enviada a la reserva sin que el Ministerio Público le notificara tal decisión, perdiendo así su derecho a inconformarse. Los agravios continuaron con amenazas y difamaciones a través de redes sociales.

La uniformada relató que el 22 de noviembre de 2012, el director del sector 52 de la Policía Auxiliar, Francisco Javier Guerra Ochoa, ordenó su arresto y la trasladó en una patrulla a la comandancia. El primer agravio sexual se originó cuando el mando policial le tocó los gluteos al bajar de la unidad.

Diana recriminó tal actitud y acto seguido Guerra Ochoa la llevó a su oficina donde se suscitó un segundo ataque sexual, aprovechando que se encontraban solos.

“Me rompió la camisola, me toca y toca mi parte vaginal, entonces lo único que hago es gritar y en eso entran las secretarias e intentan tranquilizarme y me dicen que no levante ninguna demanda contra él.

“Es cuando le quito el arma y le apunto, le apunté con el arma para que yo pudiera salir del edificio, salgo y pido el apoyo a una unidad que iba pasando, marco a inspección policial y me ayudan, acuden al apoyo y es ahí donde me dicen que no pueden hacer la detención a mi jefe”, explicó la afectada.

Por esa razón la afectada se trasladó a la Fiscalía de Delitos Sexuales de la Procuraduría capitalina donde denunció al mando policial y se inició la averiguación previa FDS/FDS-6/T2/01032/12-11, por el delito de abuso sexual.

La mujer policía aseguró en entrevista que su mando logró burlarse de la justicia, ya que nunca fue sancionado pese a la investigación en su contra y en cambio, obtuvo un ascenso y fue removido a otro sector.

Después de rendir su declaración, ampliación de la misma, y someterse a los estudios periciales correspondientes, la acusación no prosperó y el Ministerio Público le dio “carpetazo”.

Diana regresó a la PGJDF después de un año dos meses y fue entonces que se enteró que su caso está cerrado.

“Me dijeron que mi caso se había ido a la reserva en mayo de 2013, cosa que a mi nunca me notificaron y ahora que yo vengo y pregunto me dicen que el caso está en la reserva y que no se puede hacer absolutamente nada, sólo que en su momento podía apelar pero ese momento ya pasó”, subrayó.

El caso tenía toda la posibilidad de llegar a los tribunales, ya que hubo una propuesta del Ministerio Público auxiliar del procurador para el ejercicio de la acción penal, situación que tampoco se concretó.

Aunado a este contexto, Diana “N” comenzó a recibir llamadas de amenaza, se creó un perfil en Facebook con el indicativo “Jhon Domínguez”, en el que se difundieron fotos provocativas de la uniformada y se vertieron comentarios difamatorios hacia su persona.


Ni la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal, ni la Policía Auxiliar y tampoco la Procuraduría capitalina han hecho valer la justicia y en cambio la impunidad prevaleció, dado que el presunto responsable sigue en funciones brindando seguridad a los habitantes de la ciudad de México, aseguró la víctima de abuso sexual.