jueves, 9 de enero de 2014

Mensaje ominoso de Pemex a empleados y jubilados

FUENTE: PROCESO.
AUTOR: ROSALÍA VERGARA.

Los empleados de Petróleos Mexicanos empezaron a sentir los efectos de la reforma energética desde antes de su promulgación, ya que el gobierno federal dictó medidas para adelgazar la nómina de la paraestatal. Por si eso no bastara, una vez consumado el cambio constitucional la empresa dejó de pagarles a miles de sus trabajadores en todo el país, y aun a jubilados y pensionados, la quincena correspondiente al 31 de diciembre. El temor fundado del personal activo es que esto sea el preámbulo de despidos masivos, como ocurrió ya en el Complejo Petroquímico Pajaritos de Coatzacoalcos, Veracruz.

MÉXICO, D.F. La intención de “redimensionar la plantilla laboral sindicalizada” en todos los centros de trabajo y producción de Petróleos Mexicanos (Pemex), prevista en el convenio administrativo 10717/2013, se tradujo ya en despidos.

El director de la paraestatal, Emilio Lozoya Austin, y el secretario general del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM), Carlos Romero Deschamps, firmaron dicho acuerdo durante la revisión del Contrato Colectivo de Trabajo 2013-2015.

El jueves 2, trabajadores petroleros en el Distrito Federal, así como en instalaciones administrativas y de producción, incluyendo jubilados y viudas pensionadas, no recibieron el pago catorcenal de fin de año. 



Una de las afectadas, María Dolores, no había visto nada semejante en la paraestatal desde que comenzó a laborar en ella en 1979:

“Normalmente la empresa paga la catorcena los martes a quienes reciben depósito bancario en Banamex y Bancomer, y los miércoles a quienes cobran en Santander, Scotiabank y Banorte.

“La empresa emite un calendario accesible a todos los trabajadores en el que marca los días festivos, contractuales y obligatorios, así como las fechas del pago de nómina. En el correspondiente a 2013 viene marcado como día de pago el martes 31 de diciembre, y en las oficinas de Marina Nacional, nuestro centro administrativo, ese día no hubo ningún depósito en ningún banco. Por todos lados se escuchaba: ‘no me depositaron’.”

Su padre, un petrolero jubilado que radica en Toluca, Estado de México, le confirmó a María Dolores que no había recibido su pensión y le comentó que otros familiares radicados en Salamanca, Guanajuato, también se quedaron sin pago.

“Todo me hace pensar que el retraso de los pagos ha sido a nivel nacional y no por error bancario, sino por otra causa impu­table a Pemex. Si la falla hubiera sido en uno o dos bancos podría pensarse que es responsabilidad de las empresas bancarias, pero cuando sucede en absolutamente todos los bancos y en distintas ciudades, se convierte en un problema nacional”, señala.

Por esta razón, la empleada exige a la paraestatal que aclare públicamente las causas del retraso de los pagos a trabajadores activos y jubilados o pensionados. “¿Será parte del proceso de la tan llevada y traída ‘reforma energética’ o el preludio de atrocidades aún peores contra el gremio petrolero y el pueblo de México? ¿Cuándo despertará este pueblo adormecido que continúa calladito y sin chistar mientras una y otra vez lo pisotean, escupen y laceran a su antojo nuestros gobernantes?”, se pregunta.

Según publicó el viernes 3 el periódico Reforma, en el estado de Hidalgo el Departamento de Finanzas Pemex Corporativo envió a los directivos un memorando para informar “que el 31 de diciembre del presente año se tendrá reflejado en calendario el pago catorcenal con base en el artículo 22.1 del contrato colectivo vigente modificado el día 24 de diciembre del año 2013 por la reforma energética. Se llevará a cabo la liquidación de 3 mil trabajadores de planta de diferentes áreas”.

Funcionarios de Pemex y miembros del sindicato petrolero comenzaron a reu­nirse el 29 de julio pasado para revisar el contrato colectivo 2013-2015. Las negociaciones terminaron a principios de agosto, con nuevas reglas en la relación laboral.

Entre éstas, se convino un incremento salarial de 3.99% para el personal sindicalizado y un aumento de 4.13% al salario tabulado. Asimismo se aprobaron los convenios administrativos sindicales 10717/2013 y 10716/2013, relativos a la “productividad” y a “compromisos contractuales”, vigentes desde el 1 de agosto de 2013 hasta el 31 de julio de 2015.

Se canceló el Reglamento de la Comisión Mixta de Contratación 2011-2013 porque “cumplió su cometido” y se elaboró otro como “anexo 6”, aumentándole al nombre “de Calidad y de Productividad”, abreviado como Conamicap.

El anexo 7 del contrato colectivo se refiere al Reglamento de la Comisión Nacional Mixta de Reacomodo (CNMR) de personal de planta “que deban quedar disponibles debido a la reducción de puestos y supresión de departamentos, así como el destino laboral” para adecuar la organización, modernizar sus instalaciones o simplificar los sistemas o medidas de trabajo a fin de incrementar la productividad.

El artículo octavo de este anexo especifica que si la CNMR no logra acuerdos sobre lo anterior, “el asunto se turnará para su análisis y resolución a instancia superior, y para el efecto serán el subdirector de la SRHRL (Subdirección de Recursos Humanos y Relaciones Laborales) y el secretario general del STPRM quienes resuelvan en definitiva”. Es decir, Romero Deschamps seguirá teniendo el control de las plazas sindicalizadas.


Fragmento del reportaje que se publica en la edición 1940 de la revista Proceso, actualmente en circulación.