lunes, 13 de enero de 2014

Gobernadores siguen pasos de Peña con propaganda personalizada

FUENTE PROCESO. 11-01-2014.
AUTOR JENARO VILLAMIL.

Cada año es más escandaloso el gasto de los funcionarios que anuncian sus “logros” por todos los medios y de paso se hacen presentes entre los ciudadanos con propósitos electorales. Siguen el exitoso ejemplo de Enrique Peña Nieto, que voló con alas televisivas de la gubernatura mexiquense a la presidencia. Este modelo se convirtió ya en un virus antidemocrático que absorbe grandes porciones del erario, pero sobre todo fortalece la complicidad entre los poderes mediáticos y la corrupción política. 

MÉXICO, D.F. El 30 de agosto de 2010, un polémico spot de 43 segundos fue transmitido en las señales nacionales de Televisa y TV Azteca para promover los “compromisos cumplidos” del entonces gobernador del Estado de México, Enrique Peña Nieto. Era su Quinto Informe de Gobierno.

El promocional sorprendió por su alta calidad de producción cinematográfica. Peña Nieto aparecía en mangas de camisa, sentado en una lujosa camioneta, y al estilo del mandatario estadunidense Barack Obama recitaba los logros de su gobierno. El spot provocó una querella del PAN y del PRD por presunta violación al artículo 134 constitucional, que desde la reforma de 2007 prohíbe la promoción personalizada de gobernantes.



“En ningún caso esta propaganda incluirá nombres, imágenes, voces o símbolos que impliquen promoción personalizada de cualquier servidor público”, puntualiza el último párrafo de ese artículo constitucional vigente.

Si bien el Instituto Federal Electoral (IFE) ordenó sancionar al mandatario por la violación a este ordenamiento, en una votación dividida – cuatro contra tres– los magistrados del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) exoneraron en mayo de 2011 al entonces mandatario mexiquense. Señalaron que, en todo caso, la difusión de los spots la realizaron de manera “unilateral” los concesionarios.

Así, los magistrados de la máxima instancia electoral abrieron las compuertas a lo que se ha convertido en una auténtica plaga de gobernadores que ahora imitan el “modelo Peña Nieto” de “publicidad integrada” y promoción personal en los medios masivos, como internet, prensa y hasta salas de cine.

Los cuatro magistrados que votaron a favor determinaron que Peña Nieto no había violado el 134 constitucional ni hizo promoción personalizada, ya que sus apariciones “estuvieron amparadas por los supuestos que permiten realizar promoción siete días antes y cinco días posteriores al informe de gobierno o de gestión de un funcionario público”.

Esta resolución hacía referencia al artículo 228, párrafo 5 del Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales (Cofipe), el cual incluyó un candado que en los hechos invalida la prohibición de la propaganda personalizada: los spots y mensajes que se difundan en medios de comunicación no serán considerados como ese tipo de promoción “siempre que la difusión se limite a una vez al año en estaciones y canales de cobertura regional correspondiente al ámbito geográfico de responsabilidad del servidor público y no exceda de los siete días anteriores y cinco posteriores a la fecha en que se rinda el informe”.

Desde entonces, emulando el “modelo Peña Nieto”, gobernadores como Eruviel Ávila, del Estado de México; Rafael Moreno Valle, de Puebla; Aristóteles Sandoval, de Jalisco; Rodrigo Medina, de Nuevo León; Javier Duarte, de Veracruz; César Duarte, de Chihuahua; Roberto Borge, de Quintana Roo; Manuel Velasco, de Chiapas, y hasta el jefe de Gobierno capitalino, Miguel Ángel Mancera, se han caracterizado por promover su imagen y su gobierno en medios de comunicación masiva.


(Fragmento del reportaje que se publica en Proceso 1941, ya en circulación)