jueves, 9 de enero de 2014

Denuncias en el limbo

FUENTE: REPORTE INDIGO.
AUTOR: ADRIANA AMEZCUA.

Antes que el PAN, varias quejas ciudadanas documentaron la campaña que promociona al gobernador de Chiapas. El IFE no ha dado siquiera acuse de recibo.

A Chiapas y a su gobernador les llueve sobre mojado. Mientras los frentes fríos y las trombas asolan el estado sureño, el aguacero de quejas contra Manuel Velasco Coello no amaina. 

Sin embargo, el Ejecutivo local más joven de México no se despeina frente al vendaval de críticas por el copioso despilfarro de recursos económicos para promover su imagen. 

Ni tampoco por los cuestionamientos sobre los contratos y convenios establecidos con ciertas empresas en cuyos medios de comunicación o espacios publicitarios se ha hecho una campaña publicitaria a nivel nacional con motivo de su Primer Informe de Labores.

Este martes 7 de enero, el PAN interpuso ante la Oficialía de Partes del Instituto Federal Electoral (IFE) “un escrito de queja mediante un procedimiento especial sancionador” refiriendo diversas irregularidades de esta sui generis campaña.



Al respecto, la oficina de comunicación del nieto del exgobernador Manuel Velasco Suárez se limitó a contestar que “el Gobierno del estado de Chiapas se pronuncia a favor de que sea a través de las instancias legales donde se dé cauce al tema de la difusión del Primer Informe”.

En vísperas de la Navidad, Univisión documentó que el gobernante ha erogado en su primer año de gestión 10 millones de dólares en la promoción de su imagen. 

Un presupuesto que, de acuerdo con la cadena de televisión estadounidense, no se corresponde con la entidad más pobre del país, donde casi el 80 por ciento de su población vive en pobreza y de este cifra 30 por ciento está en pobreza extrema.

Gustavo Madero Muñoz, dirigente nacional del PAN, pidió transparentar el origen y empleo de los recursos utilizados. 

En tanto que Rogelio Carbajal Tejada, representante de este partido ante el IFE, entregó un expediente que prueba Velasco Coello habría incurrido en un ilícito atípico “el abuso del derecho” al promocionarse en territorios que trascienden su responsabilidad como funcionario público.

La respuesta que dará el IFE es una incógnita. Previo a la denuncia panista, se presentaron al menos 12 denuncias ante distintas juntas distritales y hoy es fecha en que la autoridad electoral no da siquiera acuse de recibo de las mismas.

El silencio del IFE

Las denuncias en contra de Velasco cobraron fuerza en las redes sociales al cierre de 2013. 

Ahí se gestó la campaña “Quita un Anuncio” que pidió a los ciudadanos retirar y denunciar legalmente la propaganda que el mandatario chiapaneco desplegó en parabuses, quioscos de periódicos y revistas, espectaculares, transporte, comerciales en cine y TV, entre otros espacios públicos.

Jesús Robles Maloof, impulsor de esa iniciativa, dice a Reporte Indigo que él presentó un total de 12 denuncias ante distintas juntas distritales del IFE donde documentó el dispendio en publicidad del gobernador en el DF, el Estado de México, Quintana Roo, Guanajuato, Jalisco, Colima y Chihuahua, entre otros estados.

El defensor de derechos humanos afirma que conforme a diversos artículos de la ley electoral las quejas deben proceder ante la Junta Distrital, dependiendo dónde fue colocado cada anuncio.

Hasta ayer, la autoridad electoral no les había entregado un acuse de recibo siendo que desde el pasado 19 de diciembre se le remitió la primer queja.

A la espera de que actúe, la consejera electoral María Marván se contradice. Si bien ha reconocido que hay faltas y la autoridad debe actuar, habla en tercera persona “como si no fueran ellos los responsables”, sostiene el abogado.

Este escándalo estalla justo cuando se discute la reforma política y la renovación del IFE. 

“Esperemos que esto no influya a nivel chantaje político y se coaccione a los institutos”, afirma Robles.

Por la ruta peñanietista

El activista Jesús Robles Maloof considera que las denuncias presentadas y las que se acumulen pueden servir para que no se repita la “experiencia negativa” del proceso electoral pasado. 

“Estamos a tiempo de detenerlo y hay que mandar una señal muy fuerte”, alerta.

Se refiere al escenario que también otros analistas ya han señalado cuando muy tempranamente, el exgobernador Enrique Peña Nieto arrancó su campaña presidencial .

Para Robles Maloof, Velasco está siguiendo la ruta del hoy Ejecutivo federal, misma que quedó minada de impunidad.

“Bajo esta lógica, no importa lo que haga el círculo rojo, los activistas o incluso los partidos políticos. La capacidad de difusión del mensaje que tenemos es relativamente modesta con relación a lo que pueden hacer los medios masivos de comunicación”, explica.

Este es el meollo del escándalo chiapaneco: el rol y el control que ejercen.

El entrevistado habla de lo ocurrido en el DF donde “los anuncios fueron colocados en una propiedad del Grupo Fórmula”. 

Para él esto refiere “la misma colusión que señalamos desde la elección pasada entre los medios masivos convencionales y una cúpula política”.

Conocida la cercanía de Velasco con Peña Nieto, destaca que influye aún más la que el mandatario estatal tiene con un grupo de interés de las televisoras. 

“En Chiapas los intereses del grupo Salinas son muy amplios y se ha llegado a decir incluso que le toca ahora a Tv Azteca poner al Presidente. Eso es algo que debemos documentar y si no es cierto, que se aclaren los contactos”, concluye.


Información en reserva

Arguyendo que se puede provocar un daño al “estado de derecho, la seguridad, el desarrollo, la cultura …y en general a todo el bien común” de Chiapas, el Instituto de Comunicación Social del Estado ha reservado la información que se ha requerido por medio de la Ley de Transparencia local para acceder a los convenios, contratos y facturas de compra de espacios en medios de comunicación que han difundido a nivel nacional la imagen de Manuel Velasco Coello.


Eduardo Aguilar Sierra, director jurídico del PAN, sostiene que la promoción de Velasco Coello “contraviene lo previsto en el artículo 134 de la Constitución y el artículo 228, párrafo 5 del Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales”.