jueves, 9 de enero de 2014

Denuncian operación de “narcotaxis” en Guerrero

FUENTE: PROCESO.
AUTOR: EZEQUIEL FLORES CONTRERAS.

TLAPA DE COMONFORT, Gro. Transportistas exigieron la salida de narcotaxis y advirtieron que están dispuestos a enfrentar a la delincuencia organizada ante la indolencia gubernamental.

Los inconformes denunciaron que el jefe de Concesiones de la dirección de Transportes, Mario Torres Cerecero, es el responsable de autorizar el ingreso de unidades irregulares, vinculadas al narcotráfico, a través de su organización denominada “Grupo Élite”.


Por ello, decidieron colocar seis lonas en las principales calles de Tlapa para denunciar esta irregularidad y exigir la intervención de las autoridades estatales.

De lo contrario, advirtieron que van a confrontar directamente a la delincuencia para sacar de circulación tres unidades de transporte público que circulan sin placas desde el 18 de diciembre pasado.



Las unidades vinculadas al narcotráfico son las que están marcadas con los números 317, 318 y 319, indica una enorme lona colocada en el cruce de las calles Heroico Colegio Militar y José María Morelos y Pavón, a la altura del punto conocido como la terminal donde se encuentran dos supermercados.

En los mensajes, los transportistas de Tlapa advierten a la ciudadanía que eviten abordar estas unidades respaldadas por el funcionario de Transportes, porque son administradas por la delincuencia organizada.

En el movimiento participan concesionarios y conductores de seis de los siete sitios legalmente establecidos, es decir el 90 por ciento de los 316 taxis autorizados oficialmente en esta ciudad, considerada como el corazón de la Montaña guerrerense.

Los transportistas de Tlapa se han caracterizado por denunciar y manifestarse públicamente en contra de las autoridades estatales que han permitido la proliferación de unidades de transporte público que circulan sin permiso y son vinculadas al crimen organizado.


La actitud de las autoridades municipales de Tlapa, administrada por el PT, es similar a la postura asumida por el alcalde priista de Chilpancingo, Mario Moreno Arcos, quien se ha declarado incompetente para intervenir en el caso de los narcotaxis que circulan en la capital de la entidad.