jueves, 9 de enero de 2014

Con Peña Nieto, la confianza del consumidor en la economía del país también va a la baja

FUENTE: REVOLUCIÓN 3.0.
AUTOR: CARLOS PORTILLO.

Según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), la confianza de los consumidores con respecto a la economía mexicana y para la compra de bienes duraderos, se ha deteriorado en el primer año de gobierno, comparando con el sexto de la administración anterior.

El organismo elaboró en diciembre pasado, el Índice de Confianza del Consumidor (ICC), en el cual se ubicó en 89.66 puntos, un retroceso de 9.4 por ciento con relación al año antepasado, que había mostrado un avance de 8.97 por ciento anual. Esto significa que el progreso contemplado durante 2012, fue revertido en el año recién terminado.

El informe detalla que de diciembre de 2011 al año siguiente, se registró una caída y 12 variaciones anuales positivas consecutivas, sugiriendo que antes había mayor confianza de los consumidores en la economía del país.

Por otro lado, de diciembre de 2012 al mismo mes en 2013, las variaciones anuales fueron negativas, con las últimas tres siendo consecutivas, lo que confirmó el deterioro de la percepción de los mexicanos acerca de la evolución económica.



Entre las posibles causas a considerar, el analista del Banco Ve por Más (BX+), Isaac Velasco, asoció la caída anual del ICC, con el impacto negativo de la reforma hacendaria, sobre todo con respecto a la entrada de nuevos impuestos y al incremento de otros ya existentes, generando desde el primero de enero pasado, aumentos en precios de diversos productos, incluidas las gasolinas.

Asimismo, Velasco afirmó que la confianza del consumidor continuará en picada durante los próximos meses, con una posible recuperación alrededor del segundo semestre del año.

Las cifras del ICC evidentemente están propiciadas por otros factores, como la baja generalizada y la situación económica de los integrantes del hogar, que al hacer una comparativa con el año anterior, se ubicó en 94.1 puntos, con un nivel de 3.4 por ciento menor al que se alcanzara en 2012.

Mientras que el componente para medir las expectativas de esta situación económica, de diciembre pasado a 12 meses posteriores, indicó un nivel de 98.4 puntos, representando un descenso de 5.5 por ciento.

En tanto, fue asentado otro retroceso anual, éste de 13.9 por ciento, acerca de la situación económica del país en el momento actual, comparada con la de hace un año.

Finalmente, los datos referidos a las posibilidades presentes, para que los miembros del hogar compren bienes durables (muebles, televisión, lavadora y demás aparados electrodomésticos), en contraposición con diciembre de 2012, señalaron 75.9 puntos; es decir, una caída anual de 8.5 por ciento.

El economista en jefe para México de Grupo Financiero HSBC, Sergio Martín Moreno, comentó que la recuperación de la confianza de los consumidores, recientemente acortada por el aumento de impuestos y precios, quedará a  expensas de la evolución que registre la economía mexicana a partir de ahora.

También explicó que la percepción de los consumidores, “que aún está herida”, se encuentra en una especie de lucha para conciliar su situación, con la que consideran del país, y advirtió que esta poca confianza de los ciudadanos, podría afectar la moral de los nuevos consumidores en México.


“No obstante, esta percepción puede mejorar a medida que el desempeño económico del país convenza a los consumidores de que su situación va a mejorar con el tiempo también”, expuso.