miércoles, 29 de enero de 2014

Colectivos mexicanos se unen en contra de Monsanto y la siembra comercial de transgénicos

FUENTE: REVOLUCIÓN 3.0
AUTOR: CARLOS PORTILLO.

Las agrupaciones Acción Colectiva Maíz y Colectivo MA OGM han acordado unificar acciones legales y sociales en busca de impedir que se autorice la siembra comercial de maíz transgénico, motivada por la complicidad del gobierno con corporativos como Monsanto.

Ambos colectivos declararon que no pararán su lucha para evitar que un puñado de personas imponga la tecnología transgénica que pone en riesgo a la riqueza ambiental, alimentaria, cultural y de salud en la población.

Jorge Fernández, integrante del Colectivo MA OGM y representante legal de los apicultores y campesinos que están en contra de los permisos de soya transgénica en Yucatán, explicó que fueron entregadas más de 20 pruebas diferentes, las cuales acreditan la violación al derecho de consulta del pueblo maya peninsular, además del pronunciado riesgo de contaminación de la miel por el polen transgénico y del medio ambiente por los herbicidas que se utilizan para su siembra.

También señaló que se encuentran en una batalla contra la siembra de cultivos genéticamente modificados y por la protección de los derechos de los pueblos originarios, quienes son los principales afectados. “El acceso a la justicia, a la alimentación, el derecho a la consulta y a la igualdad y no discriminación, son derechos que deben ser protegidos por los jueces federales”, mencionó.

Por otro lado, se ha documentado cómo la siembra de transgénicos no es compatible con la actividad apícola del sureste del país, y que sostiene a 20 mil familias mayas. Investigadores del Colegio de la Frontera Sur han comprobado los casos de contaminación en la miel, a causa de la soya transgénica.


En tanto, Adelita San Vicente, de Semillas de Vida, remarcó que la conjunción de esfuerzos de ambos colectivos, bajo el lema “De Mérida a Ensenada, transgénicos para nada”,  permite crear una plataforma común que revierta el avance de los organismos genéticamente alterados. “Ambos demandamos al Poder Judicial que sea responsable frente a nuestros derechos básicos como a una alimentación y ambiente sanos”, expuso.