lunes, 13 de enero de 2014

Captan impunidad de juez casinero

FUENTE: REPORTE INDIGO.
AUTOR: JAVIER ESTRADA.

Socios de La Fortuna graban su propia detención. La Procuraduría los aprehende aunque implicado acepta en el video falsificar documentos y trabajar con el juez Luis Armando Jerezano para despojarlos del casino.

Ésta es una prueba más contra el juez que no sólo concedió amparos  a centros de apuestas, sino que además decidió tener su propio casino.

Es un video donde el abogado Erick Garza Treviño, encarcelado provisionalmente por negarse a presentar documentos en un juicio, confiesa que detrás del despojo del casino La Fortuna está el juez federal suspendido Luis Armando Jerezano Treviño.

En las imágenes, el litigante confirma que fue contratado para “maquilar” la operación que tenía el objetivo de apoderarse de la casa de apuestas y hace referencia a otros personajes que participaron en ella.



La grabación, en poder de Reporte Indigo, documenta el encuentro que sostuvo con los propietarios del casino, los hermanos Arturo y Pedro Cardona Calderón, y Jesús Alejandro González González, en el restaurante del Hotel Safi de San Pedro, el 7 de agosto de 2013.

Este abogado se ostenta como apoderado legal de Recreaciones de Habilidad y Destreza, S.A. de C.V., la exoperadora del centro de apuestas que fue arrebatado a sus propietarios por un grupo encabezado por el juez federal.

El encuentro fue convocado a las 20:15 horas de ese día por el abogado para llegar a una supuesta propuesta de negociación, debido a que argumentaba que quería deslindarse de su participación en el proceso de despojo ordenado por el juez.

En el video se aprecia que confiesa sus vínculos con Luis Armando Jerezano Treviño, pero también reconoce la ilegalidad de sus actos y haber tenido acercamientos extraoficiales con autoridades judiciales y ministeriales.

La reunión, que se prolongó por cerca de 15 minutos, culminó con la detención de los socios por la Policía Ministerial, la cual irrumpió en el hotel de Valle Oriente, en San Pedro, y arrestó a los socios sin exhibir la orden de aprehensión contra ellos.

Un escolta de los dueños del casino y el abogado que trabaja para el juez Luis Armando Jerezano Treviño también fueron detenidos en ese instante, pero más adelante fueron liberados por los elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones.

Una vez aprehendidos, a los tres socios se les inició el proceso penal 115/2012, en el Juzgado Segundo de lo Penal en el Estado, a cargo de Raymundo Martínez González, por el delito de despojo de cosas inmuebles agravado. 

Tras su detención, los casineros fueron incomunicados, fichados y posteriormente trasladados al penal del Topo Chico el mismo día, donde aún siguen recluidos.

Garza Treviño confiesa en el video que litigaba el proceso del despojo con otro abogado, identificado como “Eduardo Ramírez”, quien representaba a un cliente de Reynosa.

Pero aclara que detrás del despojo del casino se encuentra el juez suspendido por el Consejo de la Judicatura Federal, por otorgar amparos irregulares, entre ellos al casino Royale, donde murieron 52 personas en un ataque del crimen organizado.

“¿Pero a quién representaban?”, le cuestiona Jesús Alejandro González González.

“Eduardo Ramírez era un cuate de Reynosa, pero detrás de todo esto estaba Treviño”, responde.

“¿Qué Treviño?”, revira el casinero.

“¿Cómo se llama? El juez”…

“Jerezano Treviño”, precisa.

“Sí”, confirma el litigante, quien además confiesa haber falsificado documentos.

La reunión se dio luego del intento por despojar a La Fortuna de sus dueños el 31 de octubre de 2012, cuando un grupo de cerca de 50 personas trató de apropiarse del inmueble a la fuerza.

Ese día acudió el grupo de operadores del juez y, utilizando como pretexto un supuesto emplazamiento a huelga de una Junta de Conciliación y Arbitraje del Estado, intentaron adueñarse del centro de apuestas.

Lo que empezó como una simple diligencia, terminó con un zafarrancho que protagonizaron taxistas cetemistas, encapuchados, fuerzas militares y corporaciones civiles de Seguridad. 

El abogado que opera para el juez casinero declara que le pagaron para “maquilar” esa supuesta huelga y elaborar documentos, pero reconoce que sus actos eran ilegales.

“A mí me pagaban para que maquilara. Yo maquilo. Yo maquilo chamba. Me dijeron: ‘Oye va a haber unos documentitos, vas a ir a una huelga’. Y  para esa huelga se hizo un chingo de chamba”.

Los casineros insisten en que el grupo intentó quitarles su patrimonio.

En cambio, el litigante del juez menciona que la intención de sus clientes era que él se desistiera del juicio de amparo que inició cuando empezó a ostentarse como apoderado legal de la exoperadora de La Fortuna.

Asegura que tuvo encuentros extraoficiales con una agente del Ministerio Público Federal identificada sólo como “Acela” y con el secretario de un Juzgado en Saltillo, llamado René Martínez de Hoyos, quien le informó sobre la denuncia penal por la presunta falsificación del poder legal de Recreaciones de Habilidad y Destreza, S.A. de C.V.

“Eso es nuestro patrimonio que hemos trabajado y tú intentaste quitárnoslo. Erick, ¿sí estás consciente de eso?”, le pregunta Jesús Alejandro González González.

“Sí”, contesta, sin rodeos.

Durante la conversación, el litigante no ofrece garantías concretas de que, al deslindarse del proceso, el grupo de despojadores cese el acoso contra los empresarios.

También afirma que un día antes del emplazamiento a huelga conoció a Jerónimo Garza Chaib, otro de los operadores del juez federal que se ostenta como administrador del centro de apuestas.

“Yo lo conocí a él, precisamente, un día antes”, dice en la grabación.

El encuentro termina abruptamente cuando los policías ministeriales irrumpen en el hotel y, sin exhibir una orden de aprehensión, detienen a los casineros y los llevan a los vehículos de la Agencia Estatal de Investigaciones.


Con estas pruebas, de nuevo recaen las acusaciones contra el juez Luis Armando Jerezano Treviño y su abogado, quien justo acaba de protagonizar otro escándalo.

Garza Treviño fue aprehendido y encarcelado por 36 horas el pasado 7 de enero, por negarse a presentar el acta de accionistas con la que se ostenta como apoderado de Recreaciones de Habilidad y Destreza, S.A. de C.V.

Antes de ser privado de su libertad, responsabilizó en su comparecencia a la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada, la SEIDO, de sustraer ese documento durante un cateo en diciembre de 2013.

El Juzgado Segundo de lo Penal en Nuevo León giró la orden para detener al abogado y trasladarlo a las celdas de la Delegación Norte de Seguridad Pública del Estado, ubicadas en la colonia San Bernabé.


El abogado es parte del grupo del juez federal que operó para apropiarse de La Fortuna, que también integra el exalcalde de Miguel Alemán, Tamaulipas, Manuel Balderas Ramírez, su hijo Antonio Balderas Martínez, Antonio Cuauhtémoc Ramírez Voguel y Jerónimo Garza Chaib.