jueves, 9 de enero de 2014

68% de los jóvenes mexicanos viven inseguros culpa de la delincuencia

FUENTE: REVOLUCIÓN 3.0.
AUTOR: ANTONIO JIMÉNEZ.

El 68 por ciento de los jóvenes de más de 18 años que viven en diferentes partes del país se sienten inseguros e inseguras en sus ciudades, reveló la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU) diseñada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Con el propósito de proporcionar a los usuarios una medición amplia e integral del tema de la percepción sobre la seguridad pública, el INEGI diseñó el ENSU, la cual cuenta con una periodicidad trimestral e incluye conceptos relevantes en el tema, tales como la sensación de inseguridad por temor al delito (percepción), la expectativa social sobre la seguridad pública, la atestiguación de conductas delictivas o antisociales, el cambio de rutinas (por la inseguridad) y la percepción sobre el desempeño de las policías estatales y municipales para prevenir y combatir la delincuencia.

Los resultados del último levantamiento del ENSU que se llevó a cabo en el mes de diciembre pasado señala que el 68.0% de la población de 18 años y más que reside en las capitales de los estados o ciudades seleccionadas de 100,000 habitantes y más, denominadas ciudades objeto de estudio consideró que, en términos de delincuencia, vivir en su ciudad es inseguro, mientras que sólo el 31.9% consideró que vivir en su ciudad es seguro.



El análisis de los resultados explica que la sensación de inseguridad por temor al delito y las expectativas que tiene la  población respecto a la seguridad pública se generan por diversos elementos,  como la atestiguación de conductas delictivas y antisociales que ocurren en el  entorno de la población. Asimismo, el temor al delito tiene impacto en las rutinas de la población y en la percepción que se genera sobre el desempeño de la policía.

Por ello la encuesta advierte que los jóvenes consideraron que en los próximos 12 meses la situación de la delincuencia en su ciudad seguiría igual de bien y 18.5% que mejoraría, mientras que 35.9% consideró que seguiría igual de mal y 26.1% que empeoraría.

También indica que la misma población manifestó que en los últimos tres meses ha escuchado o ha visto en los alrededores de su vivienda situaciones como consumo de alcohol en las calles (69.4%), robos o asaltos (65.2%), vandalismo (57.7%) y venta o consumo de drogas (39.3%). Y el 63.6% reveló que en los últimos tres meses, por temor a sufrir algún delito modificó sus hábitos respecto a llevar cosas de valor como joyas, dinero o tarjetas de crédito; mientras que 49.3% cambió rutinas de caminar por los alrededores de su vivienda después de las ocho de la noche; 46.6% señaló que modificó sus hábitos respecto a permitir que salieran de su vivienda sus hijos menores; y 32.8% cambió rutinas relativas a visitar parientes o amigos.

Por último, el 30.1% de la población juvenil  manifestó que percibió el desempeño de la policía como muy efectivo o algo efectivo, mientras que 69.6% consideró este desempeño como poco efectivo o nada efectivo en sus labores relativas a la prevención y combate a la delincuencia.


La Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU) se lleva a cabo durante los primeros veinte días del último mes de cada trimestre en una muestra de 2,336 viviendas urbanas distribuidas en todas las entidades federativas del país y se aplica en 32 ciudades del país que comprenden las capitales de 25 estados, 6 ciudades seleccionadas de 100 000 habitantes y más de los seis estados restantes (Tijuana, Baja California; León, Guanajuato; Acapulco, Guerrero; Cancún, Quintana Roo; Tampico, Tamaulipas; y Veracruz, Veracruz) y el Distrito Federal. El nivel de confianza de sus resultados es del 90%, con un error relativo máximo esperado de 15% y un efecto de diseño de 3.7.