viernes, 20 de diciembre de 2013

PRD lamenta: “nos hizo falta AMLO”; “el Pacto tenía como objetivo la privatización de Pemex”

FUENTE: REVOLUCIÓN 3.0
AUTOR: JONATHAN PÉREZ.

Los grupos políticos de izquierda fueron incapaces de impedir la aprobación de la reforma energética desnacionalizadora de Peña Nieto, no sólo en el centro sino en los Congresos locales.

Estos grupos políticos lamentan su derrota  y aseguran que irán por la revancha en el 2015. Cuauhtémoc Cárdenas, excandidato presidencial, advirtió que en ese año llevarán a cabo la Consulta Popular por la Reforma Energética, a pesar de que “la reacción entreguista trata de desalentar nuestra lucha confundiendo a la opinión pública, señalando que no es posible la revocación de las reformas constitucionales”. En el marco de la firma del Plan por la Unidad en Defensa de la Soberanía Nacional y los Recursos Energéticos, advirtió que “de aquí al primer domingo de julio de 2015 estaremos en campaña para llamar al voto que eche abajo estas contrarreformas”.

Otro que se lamenta es Jesús Zambrano, dirigente nacional del PRD, que ingenuo o traidor, declaraba en febrero de 2013 que en el “Pacto por México” no se contemplaba la privatización de Pemex o el aumento al IVA en alimentos ni medicinas.



“No estamos firmando nada en lo que no estemos de acuerdo”, afirmaba Zambrano mientras desestimaba el alcance de la resolución de la Comisión Política Nacional del PRD, que desconocía la firma del documento. Por esas fechas, la Comisionada del PRD, Marta Dalia Gastélum acusaba que Zambrano acudía a la firma de ese pacto a nombre de Nueva Izquierda y no en representación del PRD. “Zambrano decidió arriesgarse y va a tener que asumir la consecuencia de sus actos”, sentenciaba.

Desde el momento mismo de la firma “por México”, Peña Nieto ha tenido vía libre no sólo para aprobar la reforma energética, sino otras quince más, con el aval de su mayoría en las Cámaras de Senadores y de Diputados, donde contó con el respaldo pleno de la bancada de Acción Nacional y su aliado estratégico del PVEM, así como el apoyo del PANAL.

Ayer el presidente del Congreso de la Unión, Ricardo Anaya, emitió la declaratoria de constitucionalidad de la modificación de los artículos 25, 27 y 28, que dan al traste con conquistas históricas del pueblo de México.  El panista informó que fueron 24 congresos estatales los que regresaron aprobado el dictamen con que se certifica la modificación constitucional que deja abierta a las trasnacionales la exploración y explotación del petróleo.

Al mismo tiempo, Alejandro Sánchez Camacho, Secretario General del Partido de la Revolución Democrática (PRD), se escadalizaba afirmando que los tricolores los habían engañado dándoles “atole con el dedo”. Sánchez reconoció que el “Pacto por México” tenía como “objetivo central la privatización de Pemex y la modificación de los artículos 25, 27 y 28 constitucionales”.

En ese tenor de lamentos, el Secretario del sol azteca, terminó por aceptar que la ausencia de Andrés Manuel López Obrador, “debilitó la lucha para echar abajo la reforma energética”. “El compañero Andrés Manuel López Obrador y el compañero Miguel Barbosa, desearles que se recuperen pronto. Hacen falta para la lucha democrática que hay en estos momentos”, declaró el perredista.

El “Pacto por México” permitió a Peña Nieto imponer su reforma privatizadora, con la cual, tiene muy contentos a los inversionistas internacionales; hace unas horas estuvo en Estambul, Turquía, donde ante empresarios de esa nación, señaló que México registra cambios para bien, por lo que, les dijo, pueden invertir con confianza. También les aseguró que las reformas avaladas recientemente por el Congreso mexicano buscan diversificar la relación comercial con el mundo.

El exanalista de Goldman Sachs, Jim O´Neil, quien ha seguido de cerca las reformas implementadas por países en el mundo durante sus 33 años de carrera en Wall Street, dijo que sólo unos pocos han logrado lo que hizo México este año en esta materia. El analista calificó a Peña Nieto como el político más exitoso de los países del G-20 y hasta lo comparó con el exmandatario brasileño Luiz Inácio Lula.

A la sociedad mexicana de nada les sirven los lamentos de los perredistas. Pues no tardaremos mucho en conocer el impacto negativo de esta reforma, no sólo en las finanzas nacionales, sino en el conjunto del aparato productivo del país.


“Eso del Pacto no es bueno para el país, es un engaño más porque no hay nada bueno en él para el país, está lo de (la privatización) del petróleo, la llamada reforma fiscal, que no es más que incrementar impuestos”, dijo Andrés Manuel López Obrador el 13 de mayo del presente año, los perredistas lo ignoraron, hoy lamentan su ausencia.