viernes, 20 de diciembre de 2013

Morelos: las llamadas de un secuestrador

FUENTE: PROCESO.
AUTOR: OSWALD ALONSO.

CUERNAVACA, Mor. (apro).- La familia del suizo Olivier Tschumi, secuestrado y desaparecido hace exactamente tres años, difundió por redes sociales una de varias llamadas que hicieron los criminales cuando exigían un rescate por la liberación del empresario relojero.

En su desesperación, Fréderique Santal, desde Suiza, lanzó una convocatoria a los mexicanos para que reconozcan la voz del secuestrador de su hermano Olivier, lo denuncien y así puedan localizar a su familiar.

“Por favor, si usted reconoce la voz del secuestrador de mi hermano, escríbeme: frederiquesantal@hotmail.com”, destaca el título del video que circula en las redes sociales en el estado de Morelos.



Este 19 de diciembre, el empresario Olivier Tschumi, cumple tres años desaparecido.

“La investigación se estancó, las autoridades suizas no pueden intervenir porque México no permite ninguna injerencia extranjera en su territorio. Hacemos un llamado al presidente de México a intervenir para obligar a la investigación (…) y presentar el contenido del expediente a las autoridades suizas en virtud de los acuerdos internacionales de asistencia mutua.

“Mi hermano Olivier es víctima de una guerra de los cárteles mexicanos. La lucha por Oliver también es capaz de denunciar lo horrores que suceden en México”, expresó Fréderique en redes sociales, el año pasado.

Olivier, empresario relojero en Cuernavaca, fue privado de su libertad al norte de la ciudad y su caso fue investigado por el grupo antisecuestros de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), dependencia que fracasó en la negociación con los captores.

Los familiares denunciaron que el fracaso fue tal que los integrantes del grupo antisecuestro autorizaron el pago de 10 mil dólares sin la prueba de vida de Olivier, lo que obligó la intervención de la Procuraduría General de la Republica (PGR), que tampoco avanzó en el esclarecimiento de los hechos.

En la averiguación previa PGR/SIEDO/434/2011, iniciada a raíz del secuestro del extranjero, los fiscales presumieron la participación del cártel de los hermanos Beltrán Leyva a través de una de sus bandas, La Herradura, cuya estructura principal fue desarticulada en enero de 2011.

Pero la hipótesis no prosperó en la localización de Olivier.

Ante el fracaso de las autoridades, la madre, esposa e hijos de la víctima salieron del país.

Esta es la trascripción de la llamada donde se negocia la liberación:

–¿Ora sí se escucha mejor? –preguntó el secuestrador al negociador.

–Sí, ahora sí te escucho mejor

–Cómo vamos, ¿cuánto llevas?

–Ochocientossss, no, ochenta y siete setecientos cincuenta.

–Échale más ganas, échale más ganas

–No se trata de ganas, las ganas sí las tengo, pero el dinero no lo tengo, pero con eso tratamos y ya basta, ¿no? Yo te lo entrego cuando quieras, a donde quieras, ¿no?

–Mira, aquí las ordenes las doy yo, ¡no tú!

–¡Ahhh!

–Échale más ganas, ya te dije, échale más ganas.

–Pero cómo crees que no tengo ganas, se trata de la vida de mi mejor amigo, yo podría ofrecer más. ¡Lo ofrecería! No te preocupes, pero es todo lo que tengo

–Déjame hablar con él a ver qué me dice.

–Ya no hay recursos.

–Déjame hablar con él.

–Ok, entonces me marcas.


–¡Nada de gobierno!