viernes, 6 de diciembre de 2013

Legionarios de Cristo expían sus culpas por abusos

FUENTE: REVOLUCIÓN 3.0
AUTOR: RAÚL LINARES.

En una carta difundida en su portal de internet, la organización católica Legionarios de Cristo aceptó las acusaciones vertidas en su contra desde hace algunos años atrás relacionadas al abuso sexual por parte de “alguno de nuestros hermanos”, contra menores de edad en las congregaciones a su cargo.

Firmada por padre Luis Garza, director territorial en los Estados Unidos, reconoció que, en la actualidad, 35 de sus miembros han sido acusados por delitos de estupro, de los cuales, 14 casos no han procedido, 9 fueron encontrados culpables, 2 no fueron aptos para un procedimiento penal pues no se presentó denuncia y 10 más están en proceso.

De éstos, la misma congregación anunció que seis fueron acusados –incluidos su propio fundador– por comportamientos sexuales inapropiados “con adultos bajo su autoridad”, los cuales, declararon ya fueron “atendidos” por ellos mismos, aislándolos de las actividades con los menores.

“Al afrontar la realidad del abuso sexual, ayuda tener en cuenta valores diversos pero complementarios: la responsabilidad de proteger a las personas que están bajo nuestro cuidado pastoral, la promoción y defensa de la justicia, la compasión y solidaridad para con las víctimas, el derecho de los acusados a un proceso justo y —quedando claro que el abuso sexual es una conducta que nunca será tolerada— la misericordia y el sostén de hermanos nuestros culpables de este crimen”, abundó en la misiva.

De hecho, en la misma, también cambiaron su posición al respecto del padre Maciel, pues “muchos legionarios manteníamos la inocencia”, y ésta fue saliendo a la luz al tenor de las denuncias que se expresaron públicamente, así como por un exhaustivo escrutinio de sus actividades por parte de la prensa nacional e internacional.

La carta que ha sido calificada por los medios de comunicación como una “confesión” en sí misma, se produjo luego del auge en torno a las acusaciones vertidas en contra del padre Guillermo Izquierdo, quien fue acusado en junio del 2012 por un novicio durante su período como instructor de novicios en Cheshire, Estados Unidos (1982 a 1994). Las acusaciones en su contra, sin embargo, no han proliferado, ni las propias sanciones de la iglesia, ni por la justicia civil.
A ello, adujeron en un comunicado que: “Tiene 85 años, sus fuerzas se han deteriorado y le ha sido diagnosticado médicamente un estado avanzado de demencia senil. No ha ejercido su ministerio sacerdotal desde 2008. No pudo ni ha podido responder a las preguntas e interrogatorios sobre las denuncias. El P. Izquierdo será trasladado a una residencia de ancianos donde podrá seguir recibiendo un tratamiento adecuado.”