viernes, 6 de diciembre de 2013

La Reforma Energética avanza en el Senado, pero la prensa extranjera sabe más de qué va, dice la oposición

FUENTE: SIN EMBARGO.
AUTOR: DAVID MARTÍNEZ HUERTA.

Ciudad de México, 6 de diciembre. Ningún partido político cede en sus posiciones, a unas horas de que los grupos parlamentarios del Senado conozcan oficialmente el proyecto de dictamen de reforma constitucional en materia energética.

Este viernes, los coordinadores de todas las bancadas del Senado recibirán el primer borrador “oficial” de parte de los presidentes de las comisiones de Energía, Puntos Constitucionales, y Estudios Legislativos, Primera, encargadas de dictaminar la reforma más importante del sexenio del Presidente Enrique Peña Nieto.

En tanto, el líder de los senadores panistas, Jorge Luis Preciado, confirmó que su bancada impulsa incluir en el dictamen final, todos los puntos contenidos en la iniciativa blanquiazul de Reforma Energética.

“¿Por qué no, por qué no, quién dijo que no? Hay que hacerle la luchita”, sostuvo Preciado, pastor de los legisladores panistas.

Por su parte, la izquierda rechazó tajantemente la propuesta de abrir el sector energético a los capitales privados, como dice, planean priistas y panistas en sus acuerdos en lo oscurito.

“Lo que nos han comentado algunos que conocen el documento que están analizando el PRI y el PAN, es que considera también el tema de las concesiones, que ya no solamente son los contratos, hay que ver que la reforma al artículo 27 de Peña Nieto consiste en eliminar la prohibición de entregar contratos a la iniciativa privada”, afirmó la Senadora perredista Dolores Padierna.

Padierna, así como otros legisladores de oposición –ente ellos Manuel Bartlett–, dijeron ayer que la prensa extranjera sabe más de qué va el dictamen: allá se han publicado, argumentan, detalles, en tanto que los legisladores apenas conocen lo que se rumora.

PROPUESTA PRESIDENCIA

En agosto de este año, el Presidente Enrique Peña Nieto presentó su iniciativa de Reforma Constitucional en materia energética, que suscribieron los partidos Revolucionario Institucional (PRI) y Verde Ecologista de México (PVEM).

La propuesta gubernamental reforma los artículos 27 y 28 de la Constitución para abrir la participación de la iniciativa privada en contratos de utilidad compartida, en los sectores de exploración y extracción del petróleo y gas, así como en refinación, transporte y almacenamiento.

En materia de electricidad se permitirá la participación de particulares para generar vender energía, utilizando la red pública nacional.

Según la Secretaría de Energía, la propuesta peñista plantea:

• El petróleo es y seguirá siendo de los mexicanos; 

• Pemex no se privatiza; 

• Fortalece la rectoría del Estado a fin de lograr una industria moderna, competitiva y con visión de futuro; 

• Garantiza la exclusividad de la renta petrolera y de la rectoría del Estado; 

• No comparte la renta petrolera de los mexicanos; 

• Establece nuevos esquemas de contratación, para multiplicar la capacidad de ejecución de Pemex. 

• Se compromete con la sustentabilidad y la seguridad energética de las generaciones futuras.

En síntesis, con la Reforma Energética Pemex tomaría las decisiones en materia de deuda, presupuesto y contratación. Asimismo, otorgaría a la empresa la libertad para organizarse internamente.

Además, habría nuevos esquemas de contratación con: 

– Licitaciones por regla general; 

– Remuneraciones siempre en efectivo y sin compartir producción ni el control de las actividades; 

– La posibilidad de que PEMEX realice pagos en función del desempeño del contratista, sin entregar nuestro crudo o las ganancias que surjan de su explotación.

PROPUESTA PAN

En agosto de este año, el Partido Acción Nacional presentó su iniciativa integral de Reforma Energética, la cual fue considerada por los propios panistas como la más ambiciosa y de mayor alcance, incluso, que la propuesta gubernamental.

Acción Nacional propone modificar los artículos 25, 27 y 28 de la Constitución, con el objetivo de quitar los candados que prohíben la participación de empresas público-privadas o privadas en sectores que hoy son competencia exclusiva de Pemex: Exploración, Refinación, Petroquímica y Transporte.

En síntesis la propuesta panista planeta siete puntos básicos:

1.- La renta petrolera es de todos los mexicanos y debe traducirse en beneficios concretos para los mexicanos. La propiedad de los hidrocarburos naturales es de la nación y no del operador (Pemex).

2.- Pemex seguirá siendo una empresa del Estado mexicano.

3.- Apertura a la competencia. Establece el régimen de concesiones para la exploración y producción de hidrocarburos, petróleo, gas natural, shale gas, shale oil, en donde participarán Pemex, empresas privadas y empresas público privadas.

Se establecerá un régimen de concesiones manejado a través de la Secretaría de Energía (Sener), en donde habrá una ronda cero para Pemex, confirmándole todas las concesiones que ya tiene, principalmente depósitos convencionales.

Se establecerá un régimen de concesiones manejado a través de la Secretaría de Energía (Sener), en donde habrá una ronda cero para Pemex, confirmándole todas las concesiones que ya tiene, principalmente depósitos convencionales.

Las nuevas concesiones serán asignadas a través de un proceso de licitación abierto a empresas privadas, público-privadas o a Pemex.

4.- Se abrirá el sector refinación, petroquímica y transportación a la competencia, con participación de Pemex, empresas privadas y público-privadas.

5.- Se establece a la Comisión Nacional de Hidrocarburos como el ente regulador de las actividades de exploración y producción de hidrocarburos.

La Secretaría de Energía será el rector de la política energética nacional, con opiniones de otras dependencias: Hacienda y Medio Ambiente.

6.- Pemex y todas sus instituciones del sector deben de promover el desarrollo de productores nacionales.

7.- la sustentabilidad ambiental como objetivo central. Pemex será eje contra el cambio climático.

El Partido Acción Nacional rechazó que tenga un acuerdo en lo oscurito con el PRI o con el Gobierno Federal para sacar adelante la reforma energética.

Por el contrario, el Diputado Rubén Camarillo Ortega confirmó que los panistas han mantenido reuniones de aproximación, pero éstas han sido también con el PRD.

El legislador federal panista aseguró que la propuesta panista de abrir el sector energético al capital privado no debe sorprender a nadie, ya que esta misma postura fue presentada durante la discusión de la reforma energética del 2008, cuando el PAN era gobierno.

“La iniciativa que presentó el PAN no es nueva, tiene más de 15 años en que el PAN ha venido insistiendo que el modelo de monopolio del Estado en el sector energético llegó a su fin, que es ineficiente, que es incapaz, que no responde a los retos y lo venimos diciendo desde los últimos 15 años”, sostuvo, el Diputado Camarillo.

El legislador del blanquiazul defendió la propuesta panista como la única de las tres que modifica de manera integral el sector energético nacional, promueve el desarrollo nacional, genera una inversión de 30 mil millones de dólares al año y permitirá la creación de un millón de empleos anuales.

“Hay quienes piensan que la reforma energética es Pemexcentrica o sea que lo único que hay que reformar es Pemex y nosotros creemos que no, que Pemex no es el dueño del petróleo en México, el dueño del petróleo es la nación, somos los mexicanos, Pemex es solamente un operador”, aseveró el Secretario de la Comisión de Energía de San Lázaro.

PROPUESTA PRD.

La iniciativa de Reforma Energética del Partido de la Revolución Democrática (PRD) rechaza modificar la Constitución. Se centra principalmente en modificar la Ley de Petróleos Mexicanos, a fin de generar las condiciones para que la paraestatal se convierta “en una verdadera empresa pública”, con autonomía presupuestal, autonomía de gestión y un gobierno corporativo más ágil.

En pocas palabras, fortalecer a Petróleos Mexicanos para que pueda garantizar la seguridad energética de México y abastecer de combustibles accesibles a la población, de calidad y a un costo razonable.

El PRD identifica como responsable del estancamiento de Pemex durante los últimos 30 años, al fuerte control de la Administración Pública Centralizada, los intereses de la Secretaría de Hacienda y la sangría presupuestal para atender las necesidades de las finanzas públicas.

Propone reformar la Ley de Petróleos Mexicanos para otorgar a la paraestatal diversos mandatos operativos a fin de hacer más eficiente la explotación y el aprovechamiento de hidrocarburos e incorporar mayor valor agregado a sus productos.

Sustrae el control de la Secretaría de Hacienda, al quitar cualquier orden o alusión presupuestal de la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria.

Mandata a Pemex a ser una empresa energética integral y no sólo petrolera. Debe identificar en sus áreas de oportunidad la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, así como contribuir al desarrollo, producción y usos de fuentes de energías alternativas para la transición energética.

Se le otorga un objetivo prioritario para internacionalizarse. Diversifica aplicaciones tecnológicas energéticas y profesionalizar a nuestros recursos humanos para enfrentar los retos presente y futuros de nuestra empresa pública.

Propone una nueva composición del Consejo General de Pemex con nueve integrantes a diferencia de los 15 que hoy existen: El Secretario de Energía como representante del Estado y Presidente del Consejo de Administración, nombrado por el Ejecutivo Federal; siete Consejeros Profesionales designados por el Presidente y ratificados por el Senado de la República y, el Director de la Comisión Federal de Electricidad; todo los miembros con voz y voto.

En otras palabras –y aquí coincide con el PAN–, saca del Consejo al Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM).

El PRD propone reformar la Ley Reglamentaria del Artículo 27 Constitucional en el Ramo del Petróleo, para reiterar el carácter de Pemex como empresa pública, con autonomía presupuestal y de gestión.

De igual forma se establece que Petróleos Mexicanos ejercerá un presupuesto de gasto suficiente y adecuado que le permita operar con eficiencia, eficacia y desarrollarse para atender las necesidades nacionales actuales y futuras, de hidrocarburos, petrolíferos, petroquímicos, buscando en todo momento, oportunidades de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, así como contribuir al desarrollo y uso de fuentes de energías alternativas para la sustitución progresiva de los hidrocarburos.

La propuesta perredista también modifica diversas disposiciones jurídicas en materia del Sector Energético Nacional:

1.- Ley Federal de Derechos 

2.- Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria 

3.- Ley Orgánica de la Administración Pública Federal 

4.- Ley Federal de Entidades Paraestatales 

5.- Ley de la Comisión Nacional de Hidrocarburos 

6.- Ley del Servicio Público de Energía Eléctrica 

7.- Ley para el Aprovechamiento de Energías Renovables y el Financiamiento de la Transición Energética 

8.- Ley General de Deuda Pública 

9.- Ley de la Comisión Reguladora de Energía 

10. Ley de Instituciones de Crédito 

11. Creación de la Ley del Fondo de Excedentes Petroleros.

El Diputado del PRD, Luis Espinosa Cházaro, anunció que su partido defenderá su propuesta de reforma energética “no por una cuestión de carácter ideológico, sino por una cuestión muy concreta, pues no hay necesidad de modificar la Constitución”, afirmó.

Reiteró que Pemex se puede modernizar para convertirse en palanca de desarrollo nacional, sin necesidad de compartir la renta petrolera con inversionistas privados.

“Concordamos en la idea de que Pemex no puede seguir como está. Estamos de acuerdo en la idea que hay que modernizar a la paraestatal; somos los primeros que decimos, que manifestamos, que es necesario que haya una reforma profunda, un cambio profundo a la paraestatal. No puede continuar con la corrupción, como está”, aseveró el Secretario de la Comisión de Energía de San Lázaro.