miércoles, 18 de diciembre de 2013

EL DESASTRE QUE TRAERÁ LA REFORMA ENERGÉTICA

FUENTE: RADIO AMLO/ Desinformémonos.
AUTOR: Adazahira Chávez.

México, Distrito Federal. Aún no alcanzamos a ver la magnitud de lo que se aprobó con la reforma energética, advierte el especialista en geopolítica Alberto Betancourt Posada. Daños ecológicos en miles de sitios de México, un poder transnacional difícil de confrontar, la posible desaparición de Petróleos Mexicanos (Pemex), aumento de precios y escasez de energéticos, así como una subordinación a los intereses económicos estadunidenses es lo que prevén Betancourt y Heberto Barrios, integrante del Comité Nacional de Estudios de la Energía.

El artículo 27 de la Constitución fue redactado por Pastor Roix y Andrés Molina Enríquez con el propósito de blinda a la nación ante las presiones transnacionales, además de que sentó un precedente mundial en cuanto a lo que puede hacer un Estado para defender sus soberanía, recuerda Alberto Betancourt, académico de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). “Fue la piedra de toque de la arquitectura de la nación, y esta contrarreforma atenta contra su corazón jurídico”, señala.


Con el dictamen aprobado –distinto al que sacaron las comisiones de la cámara de diputados- se abre totalmente el sector energético, explica Barrios. El tránsito de un modelo cerrado al más abierto del mundo, advierte, será muy difícil de implementar. Además, se eliminan las últimas reservas constitucionales para la inserción plena de México en la lógica de América del Norte y sus tratados de libre comercio, agrega.

La clase política en su conjunto no sale bien parada de la evaluación que hacen Betancourt y Barrios. El ingeniero petrolero resalta que los cambios a la Constitución se hicieron en un proceso al vapor y sin respetar las formas del proceso legislativo, además de que inmediatamente entraron a debatirse a los congresos estatales. “Es bastante sospechoso porque es una decisión básica para la nación mexicana sobre el destino de sus recursos petroleros y de gran parte del presupuesto”.

Betancourt enumera las actuaciones de los partidos: se vio lo peor de la práctica política del partido Revolucionario Institucional (PRI), que engañó a los electores y traicionó su voto. El Partido Acción Nacional logró una victoria histórica, pues logró vencer en su lucha contra la expropiación petrolera, lo que en su tiempo le dio origen. Y el Partido de la Revolución Democrática (PRD) le hizo el “caldo gordo a la reforma”, pues con su participación en el Pacto por México allanó el camino a la reforma energética, e hizo una oposición ridícula en la que, sospecha, muchos de los legisladores están fingiendo.

“Esto seguramente le quitará al pueblo mexicano la posibilidad del desarrollo social con base en la explotación de sus recursos”, resume el ingeniero petrolero.

Como en tiempos de Porfirio Díaz