miércoles, 18 de diciembre de 2013

Defensa de joven acusada de matar a su presunto violador apelará formal prisión

FUENTE: LA JORNADA.
AUTOR: JOSEFINA QUINTERO.

México, DF. La defensa legal de Yakiri Rubí Rubio Aupart apelará el auto de formal prisión que se dictó ayer en el Juzgado 68 con sede en el Penal Femenil de Santa Martha Acatitla.

La determinación del juez someterá a la joven a pasar un proceso ordinario en reclusión por la imputación que realizó la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) en su contra, al acusarla de homicidio calificado.

El padre de la joven de 20 años, José Luis Rubio pidió al procurador capitalino, Rodolfo Ríos, revisar el expediente para verificar que las supuestas pruebas que hay en contra de la joven “fueron fabricadas”.

El señor sostiene que Yakiri fue atacada al salir de una estación del metro de la colonia Doctores, por dos sujetos “que no conocía y jamás había visto. A ella la empezaron a insultar cuando salió de la estación hasta que la amagan con un cuchillo, la suben a una motocicleta y la meten a un hotel”.



Por lo anterior, solicitó al Juzgado aplicar pruebas grafológicas en las cartas que se encontraron en la mochila de su hija, las cuales escribió un joven de nombre Miguel, que nada tienen que ver con el atacante, el cual tiene el mismo nombre.

Los familiares señalan que los supuestos mensajes que encontraron en el teléfono celular de Yakiri se pueden corroborar si eran del occiso Miguel Ramírez Anaya con sólo marcar el número telefónico registrado en el móvil.

Asimismo, manifestaron que no pararán hasta demostrar que la joven no es una asesina y si atacó fue en defensa propia. Además, ella en ningún momento vio que la persona herida haya muerto, por lo que tampoco tiene consciencia que haya asesinado a una persona.

Fuentes de la Procuraduría señalan que en el expediente está asentado que los dos policías de investigación que encontraron a la joven declararon que ella refirió que había sido violada y golpeada, además los llevó al cuarto del hotel donde sucedieron los hechos y en el lugar la escena evidenciaba rastros de sangre y desorden.

Además que en el estado en el que la encontraron fue de alteración y semidesnuda, con manchas de sangre en el cuerpo y la ropa que portaba, que hasta el momento que se tomó la referida declaración no había evidencia si era de ella o de otra persona.


Sin embargo, de acuerdo con el relato de Yakiri, ella detalla que al tratar de defenderse logró desviar la muñeca de su atacante y con el arma que intentaban asesinarla la dirigió hacia el cuello de su agresor y de inmediato siente que le salpicaba la sangre del otro.