viernes, 6 de diciembre de 2013

Acusan ante Contraloría a exalcalde perredista de Cancún

FUENTE: PROCESO.
AUTOR: SERGIO CABALLERO.

CANCUN, Q. Roo (apro.)- La Tesorería del ayuntamiento de Benito Juárez (Cancún) dio vista a la Contraloría municipal por adeudos de casi 600 millones de pesos con proveedores que dejó el anterior alcalde, el perredista Julián Ricalde Magaña.

Asimismo, el tesorero Rafael Ponce Pacheco corrigió el monto del adeudo con proveedores que dejó el ayuntamiento anterior.

El funcionario local afirmó que no son 400 millones de pesos, el adeudo con proveedores que dejó Ricalde, sino de casi 600 millones, incluidos pasivos con el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y el Servicio de Administración Tributaria (SAT).

“Actualmente los datos que tenemos es que se tiene un adeudo de mil 987 millones. Estamos hablando de deuda a largo plazo, a corto plazo y con diversos proveedores”, detalló.

En este sentido, precisó que mil 300 millones corresponden a la deuda bancaria, y el resto a proveedores, por unos 600 millones de pesos.

El 17 de octubre, el presidente municipal de Benito Juárez, el priista Paul Carrillo, acusó a su predecesor, el perredista Julián Ricalde, de heredarle una deuda con proveedores por 400 millones de pesos.

“Estamos ahora, hay que recordar y no olvidar, en un proceso de entrega-recepción, y faltan cerca de 40 días para que podamos dar un dictamen final, pero se está encontrando que hay una deuda a proveedores cercana a los 400 millones”, puntualizó el edil priista.

El tesorero Rafael Ponce dijo que entre los adeudos con proveedores destacan los pasivos por 63 millones a la paraestatal Solución Integral de Residuos Sólidos (Siresol), creada en el trienio anterior para la recolección y disposición final de la basura.

También mencionó adeudos de prestaciones e impuestos de los trabajadores al servicio del ayuntamiento.

En ese sentido, señaló que la comuna adeuda al IMSS unos 20 millones; al Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit), otros 15 millones, y al SAT, cerca de 88 millones de pesos.

El funcionario indicó que la comuna ha buscado acuerdos para pagar en parcialidades estos adeudos con las dependencias federales.

Al respecto, señaló que ante posibles irregularidades ha dado vista a la Contraloría municipal, debido a que la anterior gestión no pagó a IMSS, Infonavit y SAT, recursos que sí fueron descontados a los trabajadores.