jueves, 28 de noviembre de 2013

Peña sigue la misma línea de Calderón en seguridad, acusa Wola

FUENTE: PROCESO (REDACCIÓN).

MÉXICO, D.F. (apro).- En menos de 48 horas, el presidente Enrique Peña Nieto ha recibido severos cuestionamientos por parte de organismos internacionales por la ausencia de resultados concretos en materia de seguridad y en la defensa de los derechos humanos en el primer año de su gestión.

El pasado martes 26, el director para las Americas de Human Rigths Watch (HRW), José Miguel Vivanco, envió una carta a Peña Nieto en la que le dice que su gobierno no ha mostrado avances significativos “en la investigación de abusos del pasado” y, peor aún, que los abusos contra la población civil no han cesado.

“A casi un año de gobierno, el cambio en su estrategia de derechos humanos continúa siendo, en gran medida, exclusivamente retórico”, subrayó.

En la misiva enviada a Peña Nieto, Vivanco no sólo subrayó el fracaso en la estrategia de seguridad del gobierno mexicano, también la comparó con la de Calderón, que convirtió al país en un territorio de sangre y de muerte.

“Por el contrario, cuando la situación de la violencia ha requerido una intervención federal, su estrategia pareciera haber sido prácticamente indistinguible de la de su predecesor”, sostuvo el director para las Américas de HRW.

Ahora, la Oficina de Washington en América Latina (WOLA, por sus siglas en inglés) se pronunció en el mismo sentido. Dijo que hay muy pocos avances y se sigue cometiendo una enorme cantidad de violaciones a esas garantías, en medio de total impunidad.

En un documento firmado por Maureen Meyer y Clay Boggs, WOLA recordó que al asumir el cargo de presidente, Peña Nieto prometió reducir la violencia y combatir los delitos que más afectan a la población, pero hasta ahora, apuntaron, los resultados han sido decepcionantes.

Destacó que tras una ligera caída en septiembre de este año, los homicidios relacionados con la delincuencia organizada repuntaron en octubre.

“La violencia sigue siendo desenfrenada en muchas partes del país, y el secuestro y la extorsión se encuentran en niveles récord, lo cual ha provocado el surgimiento cada vez mayor de grupos de autodefensa”, apuntaron Meyer y Bogas en el escrito.

Asimismo, lamentaron que pese a que el mexiquense declaró que no seguiría la misma estrategia de seguridad aplicada por su antecesor, Felipe Calderón, la ha mantenido en gran medida y ha producido resultados igualmente pobres, con el Ejército desempeñando tareas de seguridad pública en medio de acusaciones de abusos.

Según WOLA, la administración de Peña Nieto no ha depurado la lista de 26 mil víctimas de desaparición revelada a inicios de este año por la Secretaría de Gobernación, y su Unidad de Búsqueda de Desaparecidos no ha dado resultados tangibles y no ha concretado la reforma para acotar el Código de Justicia Militar.

Además, añadió, se siguen cometiendo violaciones graves de derechos humanos de forma generalizada –muchas de ellas perpetradas por el Ejército, la Marina y la Policía Federal– y los comunicadores y los activistas de organizaciones sociales aún son víctimas de intimidaciones y ataques.

“Las declaraciones del gobierno y las buenas intenciones aún no han resultado en acciones concretas. Hasta que haya más avances para combatir la impunidad que prevalece en México, el discurso del gobierno sobre los derechos humanos en el país seguirá siendo poco más que buenas palabras”, enfatizó.