jueves, 31 de octubre de 2013

Venimos a exigirle a Peña Nieto que cumpla su palabra: madres ABC

FUENTE: REVOLUCIÓN 3.0
AUTOR: NATALIA ANTEZANA BOSQUES.

“El 19 de junio del año pasado, cuando Peña Nieto aún era candidato, se comprometió con nosotros diciendo que haría justicia, que entre sus primeras acciones de gobierno estaría hacer justicia para nuestros hijos. Ya ha pasado casi un año y no ha hecho nada, le exigimos que cumpla”, dijeron las madres y los padres de los niños que murieron en el incendio de su guardería, el pasado 5 de junio de 2009, en Hermosillo, Sonora.

A los pies del Ángel de la Independencia se desplegaron nuevamente las fotos en blanco y negro de 49 niños, quienes murieron en el incendio que se propició mientras dormían la siesta en su guardería.

Un grupo de madres, perteneciente al colectivo “Manos unidas por nuestros hijos” sentenció a Peña Nieto a que se haga justicia, puesto que ya de tienen las pruebas necesarias para empezar a tomar acciones contundentes al respecto.

“Parece que estamos regateando justicia, así nos hacen sentir”, dijo Ofelia Medina, madre de German Paul, al referirse a las autoridades federales. “Nos tuvimos que trasladar desde Sonora para exigir que Peña nos cumpla [...] Sabemos que el incendio fue intencional y hemos aportado las pruebas suficientes, no vemos por qué no se ha actuado hasta ahora”, explicó Ofelia.

Asimismo, expresó su temor a que las pruebas que han aportado desaparezcan, “O están protegiendo a alguien o no lo sabemos [...] Los responsables tienen un gran poderío económico. Pero si alguien no se siente competente de estar en el cargo pues que renuncie” agregó la mamá de Germán entre lágrimas.

Por otro lado, el abogado de los padres Gabriel Alvarado Serrano comentó que la mismas madres se han metido a investigar y han aportado suficientes pruebas como para que se empiecen a tomar acciones.

“A pesar de las pruebas aportadas aún no se ha hecho justicia”, señaló el abogado. Además, recalcó que dos personas que estuvieron involucradas en el incendio han sido “privadas de la vida”, por lo cual temen que la investigación no esté tomando el curso necesario.
En el transcurso del evento, un empleado de la Procuraduria General de la República se aproximó para invitar a las madres de familia a la instancia federal para que sean recibidas por el procurador. No obstante, al llegar a la puerta les informaron que los recibiría Roberto Cabrera, quien es el asistente del Sub Procurador Renato Sales.

“Nos quiere recibir un mando tercero, nuestros hijos son de primera”, aseguraron las madres en la puerta donde permanecen hasta el momento esperando que las reciba Jesús Murillo Karam, procurador de justicia.

“Seguiremos luchando hasta las últimas consecuencias. Queremos justicia, no venganza”, dijo Ofelia mientras con un pañuelo se limpiaba las lágrimas de los ojos.