viernes, 25 de octubre de 2013

PRD, corresponsable en la depauperización obrera: líderes y académicos

FUENTE: PROCESO.
AUTOR: ROSALÍA VERGARA.

MÉXICO, D.F. (apro).- Para investigadores y sindicalistas, el PRD es corresponsable de que no mejoren las condiciones laborales de la clase trabajadora y, por el contrario, se aplique una reforma que flexibiliza el empleo, disminuye el ingreso y afecta las conquistas gremiales.

“Hay corresponsabilidad porque perdieron los trabajadores, perdió el país y ganaron los empresarios. Es un capitalismo de cuates”, sentenció la profesora investigadora de la UAM-Xochimilco, Graciela Bensusan.

En el auditorio de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso), durante la presentación del libro Sindicatos y política en México: cambios, continuidades y contradicciones, Bensusan se dijo traicionada por el expresidente panista Vicente Fox, quien firmó los 20 compromisos para la democracia sindical y nunca los cumplió.

La académica destacó que para la transición laboral debe haber democracia en el mundo del trabajo.

“Queda la responsabilidad de la izquierda por no entender la reforma laboral. Andrés Manuel López Obrador no contó con el voto de los trabajadores porque no tenía una propuesta clara para las políticas laborales”, consideró.

En ello coincidieron el secretario general del sindicato de telefonistas, Francisco Hernández Juárez; el exsecretario del Trabajo y Previsión Social, Porfirio Muñoz Ledo, y el investigador del CIESAS, Alberto Aziz.

También concordaron en que la decadencia del sindicalismo se dio en los ochenta, en el sexenio de Miguel de la Madrid, cuando después de una visita a Washington comenzó a poner en marcha el neoliberalismo en el país.

La coautora del libro, Graciela Bensusan señaló que México es el único país donde hay mucha distancia entre las leyes y los hechos. En materia laboral es un escenario parecido al de Chile, sólo que en este último hay menor población, indicó.

“El mercado del trabajo hoy es generador de pobreza. De 2005 a 2012 se agravó en 25%. La gente no puede acceder a la alimentación ni a sus necesidades básicas por no tener un ingreso salarial. El 8% de la Población Económicamente Activa (PEA) está sindicalizado, pero muy pocas personas tienen sindicatos reales”.

Bensusan destacó que el tema del mundo del trabajo está ausente de las agendas de los partidos políticos, incluido el PRD, pese a ser la izquierda más importante del país, según su dirigente Jesús Zambrano.

Hernández Juárez contó que el PRD lo invitó como diputado federal en la pasada Legislatura y le sorprendió que en la reunión que sostuvieron en Morelia, Michoacán, para definir la agenda de la bancada perredista, el partido no tuviera considerados los asuntos laborales. Cuando preguntó el porqué, le respondió el entonces asesor jurídico –“que es quien dicta las órdenes”– que no era prioritarios.

El líder de los telefonistas insistió tanto que se agendó el tema, pero al pedir voluntarios para formar comisiones para investigar los asuntos, se quedó solo.

En la Cámara de Diputados, contó, únicamente fue apoyado en la elaboración de la reforma laboral democrática por el también entonces diputado federal del Partido del Trabajo, Porfirio Muñoz Ledo, y el exministro Juventino Castro y Castro.

También destacó que sólo uno de cada cien trabajadores está sindicalizado, y de éstos, 85% se rige por contratos de protección favorables a los empresarios.

Por su parte, el antropólogo social Alberto Aziz resaltó que sigue la simulación, la opacidad y el pragmatismo de la clase política, la cual prefiere seguir el modelo neoliberal sacrificando la democracia.

“Los salarios reales se desplomaron, la afiliación bajó, el emplazamiento a huelga se desvaneció y la representación sindical en la Cámara de Diputados se desplomó. Hay más clientelismo y menos corporativismo”, indicó.

Luego destacó que la detención de la exlíder del magisterio, Elba Esther Gordillo, no dejó esperanza a la democratización sindical entre los maestros.

Asimismo, resaltó que la situación del sector empeoró en doce años de administraciones panistas, porque fue como tener al patrón sentado en el gobierno.

Incluso, resaltó que en el Pacto por México se ignoró el tema sindical. La “izquierda aliancista” –como llamó al PRD– también desdeñó los asuntos laborales. “A la izquierda ya nadie la espera”, citó.

Por su parte, Muñoz Ledo destacó que el detonante fundamental de la crisis laboral actual es que coincidieron la transición democrática y el ingreso del neoliberalismo. Después inició la apertura a la economía del mercado y comenzó el desmantelamiento del Estado.

Así inició el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, que permite la libre circulación de bienes y servicios y limita el de las personas, dijo.

“Los gobiernos del PAN estancaron el salario, aprovecharon los restos del viejo régimen, les pareció cómoda la relación con los sindicatos, el crecimiento escandaloso de los contratos de protección y los patrocinaron. El peor de los mundos fue la falla o incapacidad de haber promovido desde la izquierda una nueva relación laboral”, advirtió Muños Ledo.