viernes, 25 de octubre de 2013

Luz verde a policía del DF contra manifestantes violentos

FUENTE: 24 HORAS.
AUTOR: ARTURO ÁNGEL.

Con los cambios al protocolo de actuación se incorpora el término "instalación estratégica" como un punto que debe resguardarse ante la posibilidad de que sea afectado durante una movilización.

Desde ahora bastará con que un grupo de manifestantes organizado o no, amenace con cometer actos violentos para que la policía del Distrito Federal pueda intervenir y disolver la protesta, utilizando mecanismos proporcionales de uso de la fuerza.

Ayer, apenas seis meses después de su creación, la Secretaria de Seguridad Pública del Distrito Federal (SSPDF) oficializó modificaciones a su protocolo para el control de multitudes creado en marzo.

Dichas modificaciones ocurren luego de un periodo en el que diversas manifestaciones, principalmente magisteriales y de movimientos anarquistas, han derivado en personas lesionadas, daños a la propiedad pública y privada, y ataques a la paz pública.

El nuevo protocolo incluye lineamientos proporcionados por el Comité Internacional de la Cruz Roja para asegurar que las personas que resulten lesionadas tengan una rápida asistencia médica.

Pero también se añaden conceptos que apuntalan las capacidades de la actuación de los uniformados para el control de multitudes.

Entre las adiciones se ubica el concepto de “violencia”, el cual se define como “el uso deliberado de la fuerza física o el poder, ya sea en grado de amenaza o efectivo, contra uno mismo, otra persona o un grupo o comunidad, que cause o tenga muchas probabilidades de causar lesiones, muerte, daños psicológicos, trastornos del desarrollo o privaciones”.

Esto significa, de acuerdo con autoridades capitalinas, que la policía tiene el soporte legal suficiente para intervenir cuando considere que hay riesgo de que se cometan actos violentos, aun y cuando no hayan sucedido.

Además, se incluye el concepto de “multitud” el cual es definido como una concentración numerosa de personas que puede ser organizada o no.

El nuevo protocolo añade también el concepto de “instalación estratégica” como un punto que debe resguardarse ante la posibilidad de que sea afectado durante una movilización social, política o de otra índole. La vigilancia no sólo comprende al edificio en cuestión, sino a la “zona circundante”.

Según los nuevos lineamientos, la policía capitalina deberá realizar en las distintas situaciones un análisis de los riegos no sólo para personas, sino también para los bienes materiales.

La disuasión será primero verbal con el uso de altavoces y en caso de que no haya respuesta favorable se recurrirá a los medios ya establecidos para repliegue y disuasión. Se autoriza explícitamente la detención de personas agresivas que cometan o haya cometido delitos o faltas administrativas.

La SSPDF también realizó modificaciones en el protocolo para detenciones, entre las que destaca el uso autorizado de candados de mano y el evitar en lo posible, actuar en desventaja numérica frente a los infractores.

Se analiza reubicación del plantón: Mancera

El jefe de Gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera, admitió la posibilidad de reubicar el plantón de la CNTE en el Monumento a la Revolución para liberar vialidades y evitar afectaciones a los negocios de la zona.

Entrevistado luego de la homologación de la tarjeta de la Ciudad de México para el sistema Ecobici, dijo que este tema lo atienden de manera conjunta las secretarías de Desarrollo Económico y de Gobierno.

Reiteró que se evitará que los maestros realicen bloqueo de vialidades en sus movilizaciones y se cuidará tanto de la ciudad como de su población.

Para este viernes, la Sección 22 de la CNTE de Oaxaca anunció el acordonamiento de las sedes de los partidos políticos en la capital del país.

Esto, luego de que la mañana de este jueves un grupo de integrantes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) marchó sobre Paseo de la Reforma con dirección hacia la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), mientras que otro grupo se dirigió hacia el Hemiciclo a Juárez; ambos contingentes partieron del campamento ubicado en el Monumento a la Revolución, lo que provocó caos vial en la zona.

Esta concentración estaba programada para iniciar desde las inmediaciones del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM), sin embargo, los profesores decidieron cambiar su ruta.

Asimismo el Sindicato de Trabajadores de la Universidad Nacional Autónoma de México (STUNAM) se manifestó afuera de la sede del Senado de la República, por lo que agentes de tránsito habilitaron carriles de contraflujo sobre Reforma para agilizar la circulación, que de cualquier forma se vio afectada.

La Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal (SSPDF) informó que desplegó dos mil policías para vigilar la movilización de maestros.