lunes, 28 de octubre de 2013

Hasta ‘el tope’

FUENTE: REPORTE INDIGO.
AUTOR: GEORGINA HOWARD.

Hoy los legisladores harán una revisión de la reforma y se darán a conocer algunos amarres para limitar el exceso de gasto entre los funcionarios.

Hoy es el Día D. Hoy se dará a conocer los candados al gasto corriente –un tope de 2.5 por ciento- que impondrá el Senado al Presupuesto de Egresos.

En la revisión de la reforma hacendaria que se hará en Comisiones, se darán a conocer algunos amarres para limitar el exceso de gasto entre los funcionarios públicos.

Además, se evaluará el establecimiento de mecanismos anuales para revisar las erogaciones del gobierno.

Se obligará a los poderes Legislativo, Judicial y organismos autónomos a seguir criterios de transparencia y austeridad.

Sobre todo porque los senadores aprobaron cambios a la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria, para establecer que durante 2015 y 2016 el gasto corriente del gobierno no podrá crecer en más de 2.5 por ciento a tasa anual.

Pero a partir de 2017 se buscará que ese nivel sea menor y se fije con otras reglas.

Se propuso también, como parte de la reforma fiscal que analizó el Senado, que de 2014 a 2016 el principal destino de los ingresos excedentes sea la reducción del déficit público.

Para el próximo año el déficit presupuestario solicitado es equivalente al 1.5 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB).

Pero con los cambios a la legislación, se busca que en 2015 baje a uno por ciento, en 2016 a 0.5 por ciento y en 2017 desaparezca el saldo deficitario.

El senador perredista Mario Delgado propuso austeridad en el gasto, ya que si se le pide a las familias y a la sociedad un esfuerzo, el Estado debe responder de la misma manera.

Recomendó la creación de mecanismos que anualmente revisen el gasto corriente y que, siguiendo la regla de balance estructural, se limiten a cinco por ciento las erogaciones en servicios personales y gastos de operación.

Que en 2014 y 2015 se prohíba adquirir vehículos salvo aquellos que sean indispensables, para seguridad pública, salud, educación u operaciones con un fin justificado.

A propuesta del perredista Armando Ríos Piter, los senadores hicieron un cambio a la minuta avalada por los diputados.

Establecieron que un porcentaje de los ingresos que lleguen al erario por los impuestos a bebidas azucaradas y alimentos chatarra se destine específicamente a atender problemas de obesidad en niños y adolescentes.

Aunque los gravámenes a esos productos ya fueron avalados por San Lázaro, aún necesitan el visto buen del Senado y también será hoy el día para iniciar la discusión.

Se busca, de hecho, que el martes se suba al Pleno la reforma hacendaria para su aprobación.

Por lo pronto, el PRI quiere que la minuta enviada por la Cámara de Diputados quede aprobada en sus términos.

Hasta ahora y junto con sus aliados, los partidos Verde Ecologista (PVEM) y Nueva Alianza (Panal), el PRI llega a 62 votos, tres menos de los que necesita para la mayoría simple.

“Estaremos abiertos a analizar cualquier propuesta que se presente”, dijo el jueves el priista José Francisco Yunes, presidente de la Comisión de Hacienda y Crédito Público.

Miguel Barbosa, líder de los senadores del PRD, anticipó que su partido propondrá crear un “impuesto de control” del cinco por ciento a los sectores de mayores ingresos, a cambio de que se eliminen los gravámenes al transporte y a las prestaciones de los trabajadores.

“Vamos a presentar nuestra redacción alternativa para poder impulsar esa propuesta de manera formal, estamos cabildeando con el grupo parlamentario del PAN”.

En este sentido, Armando Ríos Piter, secretario de la Comisión de Hacienda, explicó que se plantea gravar a los “grandes consorcios”.

El panista Víctor Hermosillo dijo que Acción Nacional se declara en contra de todos los impuestos incluidos en la reforma hacendaria y propone una revisión a fondo.

Los senadores acordaron que la discusión de los impuestos para el próximo año se realice el lunes en comisiones y el martes en el Pleno.

Concluido ese proceso, se debatiría la Ley de Ingresos para 2014.