martes, 8 de octubre de 2013

Guardia Civil española denuncia extorsiones en México

FUENTE: PROCESO.
AUTOR: ALEJANDRO GUTIÉRRES.

MADRID (apro).- Un empresario catalán, identificado como Manuel M. U., fue liberado a fines de septiembre pasado del cautiverio virtual al que estuvo sometido por una organización criminal en México, a cambio de que su familia pagara 60 mil euros. Habían amenazado con matarlo.

El 29 de septiembre pasado, al enterarse del secuestro virtual a manos supuestamente de Los Zetas, el hermano de la víctima denunció el caso a los Mossos d´Esquadra, la policía autonómica de Cataluña.

Se coordinó un operativo conjunto entre los Mossos, la Guardia Civil y la Policía Federal mexicana, que encontró a la víctima a salvo en una habitación de un hotel en San Juan del Río.

Éste es el tercer caso registrado en México del que tienen conocimiento los Mossos d´Esquadra. El otro fue el de una mujer que trabaja en una estética en Acapulco, a la que los extorsionadores mantuvieron cuatro horas en el teléfono; el 3 de octubre se registró otro caso, el de un catalán que sufrió el mismo tipo de extorsión, aunque en este caso su familia pagó el botín exigido.

En conferencia de prensa celebrada en Barcelona, la Guardia Civil dio a conocer que tuvo conocimiento de dos casos más, uno en México y otro en Venezuela, en similares circunstancias. Asimismo, dieron a conocer que en Colombia se está registrando el mismo tipo de timo.

Las policías españolas pidieron que ante una circunstancia de estas características se hagan comprobaciones, como pedir a los delincuentes un teléfono para contactar con ellos, y avisar a la policía española.

Estando en la ciudad de Querétaro, adonde viajó con un socio para hacer negocios, Manuel M. U. y el socio cenaron y se retiraron a sus habitaciones. En ese momento, ambos recibieron llamadas telefónicas al teléfono del hotel, supuestamente de la policía de la zona.

En esa comunicación les dijeron que iba a haber una redada en el lugar relacionada con temas de narcotráfico, por tanto, los conminaron a abandonar el hotel, dijo el capitán de la Guardia Civil, Álvaro Montero.

Su socio se percató de que no había peligro en el hotel y que se trataba de una broma de mal gusto, al percatarse que había gente tranquilamente cenando en el restaurante. Sin embargo, su compañero sí cayó en el timo. Los extorsionadores lo tuvieron 20 horas al teléfono, convenciéndole de que estaban muy cerca de él y que lo ejecutarían si colgaba el teléfono.

La víctima salió del hotel, tomó un taxi y se dirigió a un hotel de San Juan del Río, a 50 kilómetros de Querétaro. Se hospedó y entonces los extorsionadores cambiaron el tono de la conversación. Le dijeron que eran Los Zetas y le advirtieron que cortar la comunicación se traduciría en que lo ejecutarían en el momento. “El teléfono es tu vida”, le advirtieron, explicó el inspector de los Mossos, Jordi Doménech, quien intervino en la operación para la liberación del empresario.

Tres agentes de la Guardia Civil viajaron a México y las investigaciones en conjunto con la Policía federal los llevaron a un hotel de San Juan del Río, donde encontraron a la víctima en la habitación que ocupaba.

Al ser rescatado, la víctima no creía el engaño en el que había caído, incluso pensó que el operativo en realidad se trataba de los secuestradores y que iban a matarlo.

Los oficiales españoles advirtieron que el empresario nunca estuvo secuestrado físicamente.

El capitán Montero advirtió que muchas de estas extorsiones son preparadas por presos en cárceles mexicanas, que llaman desde la cárcel de teléfonos celulares.

Aunque la investigación hasta ahora no arroja la autoría del timo, piensan que podrían estar implicados empleados del primer hotel en el que se hospedaron los empresarios.