viernes, 25 de octubre de 2013

Crisis hospitalaria en Tabasco, herencia de Granier, aún no se supera

FUENTE: REVOLUCIÓN 3.0
AUTOR: ALINA ROSAS DUARTE.

El apellido Granier aún resuena en la vida pública de Tabasco y no precisamente para bien, luego del desfalco de 20 mil millones de pesos durante su mandato.

La crisis hospitalaria tabasqueña heredada de Andrés Granier no ha sido superada, informó el gobernador de Tabasco, Arturo Núñez.

En tan sólo una de las varias averiguaciones previas que se realizan en torno a Andrés Granier Melo, se halló el desfalco de 5 mil 40 millones de pesos, gran parte de estos recursos, correspondientes al sector salud, aseguró el actual gobernador en el marco de la entrega de la Medalla al Mérito Médico 2013, otorgada al reconocido médico David Pablo Buelene Mendizabal.

El desfalco ha provocado que, desde tiempo atrás. las inversiones en salud en el estado sean inexistentes, desde equipamiento hasta mantenimiento de hospitales, centros de salud y diversas instancias sanitarias.

En julio pasado se dio a conocer que 126 millones de pesos fueron depositados en efectivo en cuentas bancarias de la familia Granier Calles, depósitos que coinciden en fechas con retiros que habían sido hechos por la Secretaría de Administración y Finanzas (SAF) de los cuales, a su vez, se reportó un faltante de mil 30 millones 378 mil 568.73 pesos.

Una investigación de la Procuraduría General de la República reveló que, el 27 de abril del 2011, se retiraron de cuentas de la SAF 2 millones 437 mil 486 pesos en efectivo; en una coincidencia que significaron indicios de desvío de recursos, se registraron 29 depósitos en efectivo cuyo monto total era de 750 mil pesos en las cuentas de María Teresa Calles, esposa del ex gobernador Andrés Granier.

Varios eventos similares se registraron durante el mandato de Granier en los que el mecanismo a seguir para el desvío de recursos era el retiro de los mismos de la SAF para, veinticuatro horas más tarde, aparecer en cuentas de banco de la esposa, los hijos o el ex mandatario mismo.

Los datos sobre la lujosa vida de Granier se han dado a conocer en varias ocasiones, como el pasado junio donde el diario Reforma publicó que el mandatario gastaba un promedio de un millón de pesos mensuales con cargo al erario, contaba con 160 empleados a su servicio para atender su residencia oficial, además de que en el año 2008 gastó un promedio de 30 mil pesos diarios, en el 2009, 38 mil y en el 2010, 35 mil.

A pesar de la vida insultante que llevaba el ex mandatario con el erario público, el actual mandatario, Arturo Núñez, declaró que otro de los orígenes de la crisis también radica en los cambios de reglas en la asignación de recursos federales, sin embargo, ya se está en diálogo con la federación para crear un fondo compensatorio que pueda restituir parte de los ingresos que la reducción de las participaciones petroleras dejaron de otorgar al estado.