martes, 8 de octubre de 2013

Con INE, partidos buscan institución “impoluta”; todas se pueden pervertir: Woldenberg

FUENTE: ARISTEGUI NOTICIAS.

"La receta me parece excedida, deberíamos de pensar cómo fortalecer autonomía y no cercenar un modelo federalista", dijo el ex consejero presidente sobre la creación de un instituto que organice todas las elecciones en el país.

José Woldenberg, ex presidente del IFE, aceptó el diagnóstico de partidos como el PAN y PRD sobre que los institutos electorales de los estados han sido “succionados” por los gobernadores, pero aseguró que la “receta” -una iniciativa para suprimirlos y crear el Instituto Nacional de Elecciones (INE)- le parece “excedida”.

En entrevista para Noticias MVS, abordó la propuesta del INE -que se contempla dentro de la reforma política-electoral del Pacto por México-, y aseguró que los partidos buscan una institución “impoluta”, sin embargo, consideró que todas se pueden pervertir.

“Estamos tratando de huir de nuestras instituciones para encontrar fuentes impolutas… Todo asunto puede ser pervertido”, aseveró.

Mencionó que entre la justificación para suprimir los institutos locales, el PAN y PRD señalan razones de carácter económico (se abarataría el costo de las elecciones); y otra, de carácter político (porque institutos locales han sido succionado por gobernadores); coincidió con esto último, pero sobre lo primero dijo que no conoce ningún estudio que demuestre que de inmediato habría un ahorro.

Señaló que el IFE -que se convertiría en INE- tendría que multiplicar su estructura, para poder organizar todas las elecciones.

“Deberíamos de pensar cómo fortalecer autonomía y no cercenar un modelo federalista“, consideró, al referir un diagnóstico “muy general y un tanto burdo”.

“Sí creo que en los estados hay un resorte por parte delos gobernadores que intentan subordinar a cada uno de los órganos que existen en su entidad… (Pero) Hoy en los estados de la República, a diferencia del pasado, hay un pluralismo actuante, ya no hay una sola fuerza política, incluso los Congresos carecen de una fuerza absoluta”, expuso.

“¿Vamos a apostar a que las instituciones locales crezcan, se desarrollen o ante sus debilidades vamos a suprimirlas?”, cuestionó. Y dijo estar seguro que las instituciones federales son superiores, pero eso no implica que se deban suprimir las instituciones locales.

“Lo que tenemos que hacer es reforzar la autonomía de esos organismos… En materia electoral, somos un mosaico desigual de realidades”, explicó.

Woldenberg ejemplificó con el caso de Oaxaca: estimó que es mejor que exista un instituto local, cercano a “realidades” como las elecciones por usos y costumbres.

“Si el problema es de falta de autonomía, pensemos cómo construir autonomía”, insistió.

“Al IFE se le ha venido multiplicando el número de funciones que tiene, se le ha convertido en juez”, comentó. Al respecto, propuso que el Instituto Electoral no se encargue de abordar los litigios poselectorales sino que éstos vayan directamente al Tribunal. En ese sentido, consideró que tiene mayor sentido desaparecer los tribunales locales -pues sus resoluciones no son definitorias y los conflictos terminal en el tribunal federal.