viernes, 27 de septiembre de 2013

Le cayó la tormenta

FUENTE: REPORTE INDIGO.
AUTOR: GEORGINA HOWARD.

Los cuestionamientos sobre la reforma fiscal le llovieron a Luis Videgaray durante su comparecencia ante los senadores.

Una verdadera tormenta le cayó encima al secretario de Hacienda, Luis Videgaray durante su comparecencia ante el pleno del Senado de la República.

Menos benévolos que los diputados, los senadores cuestionaron severamente al titular de las finanzas del país sobre los entretelones de la reforma fiscal, la ayuda a los damnificados y el manejo erróneo de las cifras económicas del Gobierno.

Para calmar los ánimos, Videgaray anunció que, por instrucción del presidente Enrique Peña Nieto, se suspenden las campañas de Comunicación Social del Gobierno Federal, y los tiempos oficiales en televisión y radio. Incluso aquellas sobre la reforma energética y fiscal.

En su lugar se difundirán temas relacionados con la emergencia causada por meteoros.

Nervioso por momentos, molesto en casi toda la comparecencia, Videgaray insistió a los legisladores que los daños ocasionados por las tormentas “Ingrid” y “Manuel” no revertirán el crecimiento económico proyectado para este año de 1.8 por ciento, menor a lo anunciado al inicio del sexenio.

“Tenemos 12 mil 500 millones de pesos en disponibilidad inmediata del Fondo de Desastres (Fonden) a partir del presupuesto y del ejercicio del Seguro de Riesgos Catastróficos, y si es necesario que se destinen recursos adicionales exploraremos otras opciones”.

Agregó que las evaluaciones de los daños se tendrán en unos días y no descartó las ofertas del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y del Banco Mundial (BM).

Niega recesión

Después de hablar de la contingencia nacional por las lluvias, Videgaray entró de lleno al tema más cuestionado: la recesión económica que le echaron en cara los legisladores de acuerdo a las cifras más recientes del INEGI.

El titular de la SHCP rechazó tajante que el país se encuentre en esta situación.

Por el contrario, dijo que está creciendo y generando empleos, aunque reconoció que la expansion está por debajo de lo esperado.

Al hablar sobre la reforma hacendaria, se enfocó en el IVA y aseguró que no se contempla gravar con este impuesto a la vivienda de interés social, pero sí los inmuebles con valor superior a un millón 240 mil pesos.

“No hay IVA para la vivienda de interés social, ni para la construcción, ni a la venta, porque lo prohíbe la ley del Infonavit y la del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado”.

Pero reiteró que en la iniciativa quienes enajenen su casa deberán pagar ISR sobre la ganancia de la venta cuando el inmueble tenga un valor superior a 250 mil udis, es decir, un millón 240 mil pesos.

Dientes al SAT

Videgaray garantizó que el Servicio de Administración Tributaria (SAT) tendrá mayor capacidad para identificar y sancionar conductas de evasión y elusión de corporativos y grandes contribuyentes.

Pasaban las horas y el ambiente se calentaba cuando vino el reclamo de la consolidación fiscal que sería sustituido por el Régimen Opcional de Grupos de Sociedades.

Se concretó a decir que se trata de un mecanismo eficaz para acabar con el mal uso del régimen y los privilegios que conlleva.

Las empresas que consoliden tendrán la obligación de informar al SAT y al púbico en general sobre los impuestos diferidos que actualmente la opinión pública sigue sin conocer, agregó.

Ante la falta de argumentos en muchos temas y el crecido reclamo de los legisladores de oposición, Luis Videgaray optó por la negociación:

“La Secretaría de Hacienda está dispuesta a negociar modificaciones en la iniciativa, siempre y cuando los argumentos de los opositores sean contundentes”.

Repitió, como en su momento lo hizo en la Cámara de Diputados cuando compareció, que el tema de los impuestos siempre genera controversias, por lo que es “justo y natural” escuchar todas las voces.

Pero nunca se logra la unanimidad dentro de una democracia, les advirtió.

Insistió, de nuevo, que la reforma hacendaria no amplía la base de contribuyentes.

Al contrario, aumenta la carga impositiva para las empresas y personas con mayores ingresos al eliminar privilegios como deducciones y exenciones.

Con estas medidas se pretende aumentar la recaudación hasta en tres puntos porcentuales del Producto Interno Bruto a 2018.

Aunque nunca aclaró por qué la iniciativa recae sobre los mismos contribuyentes.