miércoles, 11 de septiembre de 2013

Autopista Urbana Oriente: ecocidio anunciado

FUENTE: REVOLUCIÓN 3.0
AUTOR: ALINA ROSA DUARTE.

(10 de septiembre, 2013).- Decenas de reuniones han tenido las organizaciones sociales de Xochimilco, Tlalpan y Tláhuac con funcionarios públicos, están preocupadas por el impacto ambiental que puede tener la Autopista Urbana Oriente (AUO) en su entorno, sin embargo, éstas no han dado soluciones, sólo postergaciones que tendrán que tener una decisión final a más tardar en el mes de noviembre.

La Secretaría de Medio Ambiente (Sedema) pidió a la empresa concesionaria de la AUO una nueva Manifestación de Impacto Ambiental (MIA), en la cual –tras reunirse el 30 de julio con organizaciones sociales, medio ambientales e investigadores y expertos en impacto ambiental- se deberá comprobar que la zona de construcción-fundamentalmente de Xochimilco- no será afectada.

Hay un límite para la empresa concesionaria, el 31 de septiembre se deberá de dar la Manifestación de Impacto Ambiental; tras ese periodo, se contará con poco más de cuatro semanas, para que la Secretaría de Medio Ambiente dé el veredicto final.

Xochimilco, Patrimonio Cultural y Natural de la Humanidad, se vería afectado de manera contundente, así lo afirmaron investigadores de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y de la Universidad Autónoma de México (UAM), el pasado 30 de julio en reunión con la titular de la Sedema, Tanya Müller.

La petición de la funcionaria hacia la empresa concesionaria de hacer un nuevo informe de impacto ambiental, derivó de algunos de los datos que aportaron en aquella reunión los investigadores, tales como el hecho de que el informe de la empresa abarcaba sólo la zona de Xochimilco y dejaba fuera los parques y áreas verdes en Iztapalapa así como datos sobre el impacto real de la autopista sobre la zona de humedales, así como sobre la flora y fauna endémicas de la zona sur.

Una de las acciones que organizaciones como Xochimilco Vivo ha exigido a las autoridades del Gobierno del Distrito Federal es que se lleve a cabo una consulta pública que tome en cuenta las opiniones de los ciudadanos afectados por la obra.

Desde junio pasado, cuando funcionarios de la Secretaría de Obras Públicas anunció la construcción de la vialidad que correrá desde Muyuguarda hasta Calzada Ignacio Zaragoza, la protesta ciudadana ha tenido dos frentes que han trabajado en conjunto, por un lado la sociedad civil y por otro la academia; ambas movilizadas con base en las estimaciones y recomendaciones hechas por especialistas del Instituto de Biología de la UNAM y otras universidades respecto a que esta autopista afectará permanentemente una zona de pantanos y humedales en los límites de las delegaciones de Xochimilco, Iztapalapa y Tlalpan, afirmó Ximena Gutiérrez, estudiante de doctorado en la UNAM e integrante de la organización Xochimilco Vivo.

Por su parte, Alejandro Zúñiga, integrante del Frente Autónomo Xochimilco, comentó que el jefe delegacional de Xochimilco,Miguel Ángel Cámara (PRD), ha sido uno de los principales defensores de la autopista, “ha dicho que es necesaria para los habitantes de Xochimilco, pero no ha considerado que el índice de marginación de la delegación es de los más altos en el Distrito Federal, por lo cual no todas las personas poseen un vehículo y quien lo posee, la cifra de los que tendrán recursos para pagar una autopista deben ser cuestionados. Es absurdo”.

El título de Patrimonio Cultural de la Humanidad podría verse en riesgo con la construcción de esta autopista, aunado a los problemas que recientemente presenta la delegación xochimilca, cuyas autoridades se han visto rebasadas no sólo por cuestiones medioambientales como el presunto robo de agua potable local para dirigirla hacia la delegación Iztapalapa, sino con megaproyectos como el teleférico que se pretende construir de Santa Cecilia Tepetlapa a Taxqueña, o la construcción irregular de supermercados como el Chedraui en Santiago Tepalcatlalpan.

Zúñiga comentó en entrevista con REVOLUCIÓN TRESPUNTOCERO que en Xochimilco la situación es grave, “pretenden construir centros comerciales, teleféricos, plazas, gastar el erario público a como dé lugar con la complicidad clara de las autoridades, afortunadamente hay una organización popular creciente; los pueblos, barrios y colonias del sur de la Ciudad no están dispuestos a ceder sus formas de vida que se fundamentan en usos y costumbres con un estrecho tejido social, a cambio de intereses de grupos empresariales y políticos corruptos.”

La eficiencia de la autopista ha sido puesta en tela de juicio por habitantes de la demarcación que consideran que los beneficios son menos que los perjuicios. “Creemos que la autopista es una decisión superficial por la cual pagaremos un costo muy alto e irreversible: el deterioro de Xochimilco y la desaparición de áreas verdes en Iztapalapa” comentó Ximena Gutiérrez.

Actualmente en redes sociales se puede dar seguimiento de cerca a esta problemática que aqueja a la zona sur de la Ciudad de México, a través de Facebook o apoyar con una firma en la web para detener el ecocidio.