jueves, 1 de agosto de 2013

Marihuamex: La nueva república

FUENTE: REPORTE INDIGO.
AUTOR: PAULINA VILLEGAS.

Vicente Fox se proclamó su promotor y presidente. Ahora cuatro secretarios de Estado de los últimos sexenios se convierten en el gabinete para hacer de México territorio cannabis.

México parece estar asistiendo al alumbramiento de una nueva república. Se llamaría Marihuamex. 

Su presidente honorario y principal promotor, Vicente Fox, propone la legalización de la marihuana tanto en su producción y en su consumo. El exmandatario mexicano cree que esta es la única forma de ponerle fin a la violencia y al crimen organizado.

Pero Fox no está solo. Ya apareció todo un gabinete de promotores de esta nueva república, y está integrado por cuatro exsecretarios de estado de distintos gobiernos y también de distintos partidos.

La lista incluye a Pedro Aspe, Jorge Castañeda, Fernando Gómez Mont, Juan Ramón de la Fuente, quienes protagonizaron ayer un nuevo capítulo en la fundación de la república Marihuamex, un nuevo capítulo de la legislación mexicana que convertiría a México en la única nación en el mundo que permitiría el cultivo de cannabis.

La misión de quienes trabajaron con cuatro presidentes, sería lograr que México despenalice la posesión, cultivo y venta de marihuana.

Hasta ahora, desde el 2009, México permite portar una cantidad personal para consumo, pero comprarla, venderla y cultivarla es penado y cae dentro de los delitos contra la salud. Corregir esto parece ser la misión del grupo de apoyo.

El debate revivió cuando Vicente Fox reapareció hace unas semanas para iniciar la cruzada en defensa del cannabis, arguyendo que la legalización podrá restablecer la paz en México y terminar con lo que considera una “carnicería” desatada por la ofensiva militar contra el narcotráfico y lanzada por su sucesor, Felipe Calderón, que causó más de 60 mil muertos y una cantidad similar de desaparecidos.

Expresidente en campaña

Lo hemos visto en foros, pláticas, entrevistas en medios nacionales e internacionales, la más notable para la revista High Times, publicación “de cajón” para todos los entusiastas del consumo y la producción de la marihuana.

El mismo Huffington Post le dedicó un espacio al expresidente, asegurando que no se puede ser mas “pro” marihuana que ser entrevistado por High Times, donde el exmandatario de bota y sombrero aseguró en fluido inglés que más gente muere hoy por exceso del consumo de alcohol, o de tabaco o malos hábitos, y que es hora de considerar seriamente otras alternativas.

Los que acompañan a Fox en esta lucha

Los altos exfuncionarios que se suman a la campaña por la despenalización, y se reunieron ayer miércoles en la biblioteca Miguel Alemán, en la capital, para debatir y presentar una serie de argumentos a favor de la descriminalización del consumo de la hierba verde más famosa y utilizada del mundo.

A manera de conferencia de prensa de un grupo de activistas, miembros de algún movimiento social, el escritor Héctor Aguilar Camín moderó la conversación entre cuatro exsecretarios de Estado, de cuatro gobiernos distintos, y una activista ciudadana, quienes presentaron sus puntos de vista frente a una sala repleta de periodistas, científicos, curiosos y funcionarios públicos, entre ellos el gobernador Graco Ramírez.

El común denominador de las ideas fue la necesidad y urgencia de dar un salto significativo del enfoque punitivo y prohibicionista de las drogas.

Partiendo del hecho de que el consumo de la marihuana no está penado en este país, a raíz de la reforma a la Ley General de la Salud en el 2009 presentada por Felipe Calderón, ni tampoco lo es el consumo de otras drogas como la cocaína, el grupo de distinguidos ciudadanos ofrecieron una propuesta que pretende cambiar la dosis permitida para consumo personal por la legislación existente –5 gramos de marihuana y 500 miligramos de cocaína– para que el consumidor deje de ser delincuente, narcomenudista, cuando toma la decisión de “darse un toque”.

Proponen en cambio que se aborde el tema desde una óptica de salud, de política pública, de economía, procuración de justicia y de libertades ciudadanas.

Tomando en cuenta ejemplos exitosos en la despenalización, como el caso de Portugal, María Elena Morera, presidenta de Ciudadanos por una Causa Común, propuso que la dosis permitida llegue a ser de 20 gramos.

La activista afirma que la lucha contra las drogas debe ser en salud y en prevención, no en seguridad.

“Desde quien la produce, hasta quien la consume, quien ha sido penalizado, marginalizado, es el consumidor, (…) donde el estado mexicano y no castiga verdaderamente a los altos mandos del crimen organizado, y manda a la cárcel a miles de mexicanos por ser consumidores de droga”, aseguró.

Gómez Mont, cambio radical

Y para quien diga que los cambios radicales de opinión no existen, el exsecretario de gobernación, Fernando Gómez Mont, prueba lo contrario.

A pesar de haber sido uno de los pilares y portavoces de la guerra contra las drogas emprendida por el expresidente Felipe Calderón, hoy su posición no podría ser más alejada.

Para Gómez Mont, el consumo de cualquier tipo de sustancias tiene que ser tratado a partir del hecho de que una persona mayor de edad tiene el derecho a tomar decisiones sobre sí mismo, en cuanto no afecte a terceros.

“La criminalización de la marihuana es un acto de paternalismo que tiene que ser revisado”, sentenció.

Y para que no se afecte a terceros, arguyó el panista, el Estado debe asumir su responsabilidad protegiendo y regulando para que personas que puedan poner en riesgo a otras personas, por ejemplo que choferes y pilotos, no puedan consumirlo tomando en cuanto al efecto de alteración de la consciencia que tiene, tal y como sucede con el alcohol.

Pero más allá de ser una decisión personal, el exsecretario del gobierno Calderonista defendió a la marihuana asegurando que es menos adictiva que el alcohol y el tabaco, que ésta no “sicotiza ni neurotiza”, “sino al contrario”.

Por esta y muchas razones, “el consumo de la marihuana no es una actividad violenta, el entorno en el que se realiza, de marginalización y criminalización que produce lo es”.

Y para rematar su posición contraria a la que sostenía hace dos años, declaró: “es hora de sustituir a las fuerzas armadas por médicos”, concluyó Gómez Mont.

Hierba columniada

Los políticos reunidos ayer aseguran que la marihuana tiene más ventajas que problemas

Por su parte el exsecretario de Salud durante el sexenio de Ernesto Zedillo y rector de la UNAM después, Juan Ramón de la Fuente, saltó al ring aclarando que en efecto, la marihuana es una droga y no es inocua. “Ninguna droga lo es”.

Pero también clarificó algunos de los más grandes tabús y mitos que envuelven a “esta hierba calumniada”.

“La marihuana sí produce efectos nocivos a la salud, pero estos están en función de tres variables: edad de inicio, dosis y el tiempo”.

De la Fuente se vale de algunas estadísticas, que de acuerdo con él, ilustran, que a pesar de que el cannabis tiene efectos nocivos para la salud, estos son menos nocivos que otras drogas, incluyendo las dos que son lícitas: el tabaco y el alcohol.

Por ejemplo, el grado de riesgo de adicción es de un 9 por ciento, en comparación con un 15 del alcohol o un 32 por ciento del tabaco.

“Hay que aprender de lo que hemos hecho bien, por ejemplo cómo lidiamos con el consumo del tabaco, como una droga legal regulada y con campañas efectivas de prevención, tratamiento y disminución del consumo”, sostuvo, agregando que en los últimos años se ha presentado una caída importante en el consumo de tabaco en Estados Unidos.

Y en México “no vamos tan mal”.

Castañeda pro cannabis

Entre la banda de exfuncionarios pro cannabis también se encuentra su analista internacional, que en este caso fue Jorge Casteñada, exsecretario de Relaciones Exteriores durante el gobierno de Vicente Fox.

Castañeda hizo un recuento sobre la antigüedad que tiene este debate, y como antes prevalecía la idea de que era imposible legalizar las drogas en México, sino era parte de un esfuerzo o proyecto internacional, por lo menos con Estados Unidos y otros países latinoamericanos, productores o de tránsito.

Pero este ya no es el caso.

“Hay unos pasos intermedios que si se pueden dar en México sin que nos acompañe Estados Unidos o países como Colombia y Bolivia”.

Ese primer pasito puede, sugirió Castañeda, es la despenalización del consumo en el Distrito Federal.

Siguiendo el ejemplo de Estados Unidos, quien ha tomado decisiones por entidad y hoy Washington y Colorado, no solo ha despenalizado su consumo sino que hay legalizado su producción y comercialización.

Pero claro, una cosa es lo que Castañeda quiera, y otra es la realidad de la política exterior estadounidense.

La noche anterior al panel por la despenalización, en entrevista con Joaquín López Dóriga, Arturo Valenzuela, quien fue subsecretario de Asuntos Hemisféricos de Estados Unidos, nombrado por el presidente Barack Obama (quién también ha expresado públicamente que esta en contra de la despenalización), declaró que “legalizar las drogas no es bala mágica al problema”.

Y no sólo matizó las expectativas y posible éxito de tal legislación, sino que recordó además que las drogas se ilegalizaron porque hubo un problema de salud.

“Habría que hacer distinción entre la marihuana y otras drogas, de repente hay estrategias claras que uno podría seguir pero pensar que es una bala mágica es un error garrafal”.

Valenzuela reflexionó que si la cocaína o la heroína tuvieran un previo bajo y la gente pudiese acceder fácilmente a ellas, se tendría una crisis increíble,

“Estas cosas hay que ponderarlas mucho (…) Si tu legalizas completamente y facilitas el acceso a los jóvenes, el impacto que puede tener esa medida es muy grande, hay una relación directa entre el costo que puede tener un producto y su uso”, agregó el exfuncionario estadounidense.

Y con el afán de probar su punto, de que “si es posible” despenalizar, aunque el vecino del norte no quiera, –Obama dejó claro también en su visita a México, que no apoyará ninguna iniciativa de legalización– Castañeda mencionó el caso de Uruguay, quien ayer mismo debatió en el parlamento la legalización de todos los eslabones de la cadena de producción y consumo de la planta, una iniciativa del Frente Amplio, coalición de izquierda que gobierna al país.

Esta sucediendo en Uruguay, por iniciativa del presidente Daniel Mújica, “y no es por pacheco”, agregó entre risas Castañeda.

Mujica declaró el año pasado: “lo que me asusta es el narcotráfico, no la droga y por la vía represiva, es una guerra perdida”.

De todos colores

La república Marihuamex es políticamente diversa, incluye personajes tanto del tricolor como del albiazul.

Así, uno de los argumentos más fuertes del panel fue expuesto por el exsecretario de Hacienda y Crédito Público durante la presidencia de Salinas de Gortari, Pedro Aspe, quien argumentó que la prohibición “a raja tabla”, termina en incentivos económicos perversos, eleva el precio de la sustancia y genera rentas extraordinarias que sirve para defender el mercado y financiar la corrupción.

“Si el precio fuera de mercado, sería mucho más bajo”, y no habría tales utilidades que sirven para pagar y contratar a sicarios, corromper a funcionarios públicos y atraer a gente joven y más vulnerable.

La propuesta de Aspe es cambiar las dosis, regular, mas no liberalizar completamente, y cambiar la lógica de lo que considera un estado paternalista y protector, a uno liberal.

Además de subrayar las aristas económicas y beneficios de una regulación del consumo, el economista advirtió que la despenalización de consumo y comercialización de estados como Colorado y Washington entra en una estrategia de sustitución de exportaciones, que pronto podría estar exportando la misma sustancia a México a bajísimos precios.

Sin embargo los resultados esperados en estos sitios estadounidenses, no ha sido como se esperaba.

Marihuana a debate

Mexicanos con experiencia en el sector público se reunieron ayer para discutir la legalización del cannabis. Y recordaron al expresidente panista que encendió el motor de la polémica.

Los hechos

> Recientemente Colorado y Washington, en Estados Unidos, han legalizado completamente el cannabis para el uso recreativo.

> Washington había proyectado hasta 450 millones de dólares en ingresos fiscales anuales añadidos, pero las nuevas consultas sobre las drogas en el estado calculan que podrían ser un poco más de la mitad.

> El Centro de Previsiones de Colorado estima la entrada de 130 millones de dólares en nuevos ingresos fiscales, pero cree que ni siquiera va a cubrir el costo de la regulación de la nueva industria.

> El Cártel de Sinaloa podría perder casi 2 mil 800 millones solo por la legalización en Colorado y Washington.

> Los defensores dicen que las propiedades analgésicas de la droga son una alternativa para los pacientes con cáncer sometidos a quimioterapia o radioterapia, dolores crónicos y VIH.

> Mario Delgado, presidente de la Comisión del Distrito Federal en el Senado presentó una iniciativa para la legalización de la marihuana. Dice que pretende cambiar la perspectiva de las drogas en el país.

> Aproximadamente 100 millones de norteamericanos han usado marihuana al menos una vez.

> 162 millones de adultos usan marihuana al menos una vez al año, y 22.5 millones la emplean diariamente.

> Algunos de los nombres más comunes son weed, hierba, mota, cannabis.

> Pequeñas dosis de marihuana causan pérdida de inhibición, de sentido del tiempo, sensibilidad visual y exacerbación de imaginación.

> La primera vez que se prohibió la marihuana en Estados Unidos fue en 1937.

Cannabis en el mundo

En ningún país, hasta ahora, se ha legalizado la droga en todos sus procesos de producción hasta consumo. En algunos existen penalizaciones pero solo se permiten los consumos personales, no la comercialización ni producción.

Holanda
> A pesar de que Amsterdam es conocido como la capital del cannabis, la marihuana aún es ilegal. La alta disponibilidad de la droga se debe a la política del gobierno entre las drogas suaves y las duras. Solo la posesión, venta, tráfico y cultivo de drogas duras, son restringidas. La marihuana, hasta 5 gramos por persona, es aceptada.

Estados Unidos
> En Estados Unidos las leyes varían por estado. Aunque a nivel federal es ilegal y por lo tanto cualquier persona en el país puede ser sujeta a un proceso criminal federal, 18 estados aprueban y regulan su uso médico y dos, Washington y Colorado, han aprobado su consumo recreativo. Se puede utilizar cannabis bajo las leyes de su estado

Alemania
> Otro país europeo tolerante al consumo es Alemania. La posesión de hasta 6 gramos de cannabis (en Berlín hasta 10 gramos), no es criminal pero las autoridades confiscan el producto.

Uruguay
> Un proyecto de ley que permitiría al Estado otorgar licencias públicas a productores de cannabis y a los usuarios comprar hasta 40 gramos al mes en farmacias, (convirtiéndose en el primer país en regular la producción, venta y consumo de la planta). Hasta ahora, la política era de tolerancia a la posesión de cantidades personales.

España
> En España la posesión personal es también despenalizada, y la tolerancia a la posesión personal de dos plantas por persona ha impulsado la creación de cooperativas de cannabis, y clubs privados dónde las personas cosechan sus plantas y se reúnen a fumar recreativamente.

República Checa
> Desde abril, el uso médico del cannabis en la República Checa es legal. La posesión de la droga para uso recreativo aún es ilegal pero no es penado desde el 2010, cuando un estudio concluyó que la penalización en la posesión de drogas habría incrementado su consumo en el país.

Chile
> En Chile es legal consumir y cosechar cantidades menores de cualquier droga en soledad y en lugares privados. No comercializar.

Paraguay
> En Paraguay, excepto si se determina por medio de un juicio que la persona es adicta a las droga, la posesión de menos de 10 gramos no recibe sanción.

India
> En India es legal la venta de marihuana en tiendas de gobierno para rituales Hindúes.

Irán
> En Irán es legal el uso del cannabis para los alimentos, ya que las semillas están dentro de la dieta de los iraníes pero su uso psicoactivo es ilegal.

¿Y dónde la consiguen sin comprar?

Aunque es ilegal su venta y transporte, no es ilegal poseer cantidades controladas de marihuana para uso personal en Argentina, Bélgica, Brasil, México, Colombia, Croacia, Macedonia, Perú, Portugal, Suiza, Venezuela y algunos estados de Australia.

Uruguay sería el primero del mundo

En los países que permiten portar marihuana y consumirla –algunos en uso medicinal y otros de forma recreativa– se manejan en una ambivalencia tal que aunque no es penado traer cierta cantidad de gramos, ni fumar la marihuana con fines recreativos, en ninguna parte es legal cultivar cannabis, ni comercializarla. 

Por lo tanto las leyes se contradicen. Es ilegal cultivarla pero si la portas, caíste en el delito de comprarla, ya que es ilegal tanto producirla como venderla, y por lo tanto, adquirirla.

Ayer, de votarse a favor, Uruguay sería el primer país del mundo en regular y legalizar la importación, exportación, plantación, cultivo, cosecha, producción, adquisición, almacenamiento, comercialización y distribución de cannabis.

Si la aprueban así sería

> VENTA: El proyecto de ley permite la compra de hasta 40 gramos mensuales de marihuana en la red de farmacias. Para poder comprar, el consumidor debe estar registrado, pero su identidad se mantiene en reserva bajo la ley de protección de datos (Habeas Data).

> AUTOCULTIVO: Se permite y regula el autocultivo personal de hasta seis plantas de cannabis por hogar y la producción colectiva de la droga en clubes de membrecía (integradas por un mínimo 15 y un máximo de 45 socios).

> USO MEDICINAL: El proyecto autoriza la producción para fines de investigación científica y de uso medicinal. También se permite la producción del cannabis no psicoactivo conocido como cáñamo industrial.

> PROHIBICIÓN: Al igual que en el caso del tabaco, no estaría permitido fumar marihuana en espacios públicos cerrados y tampoco conducir cualquier tipo de vehículos bajo el efecto de la droga, además se prohíbe cualquier tipo de publicidad de la sustancia.