jueves, 11 de julio de 2013

Se agudiza confrontación del PAN en Senado tras fallo del tribunal electoral

FUENTE: LA JORNADA.
AUTOR: ANDREA BECERRIL.

Corderistas dicen que se validaron cambios de estatutos; resolución no les “otorga legalidad”, arguye el vicecoordinador de la bancada.

México, DF. La resolución del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación de desechar las impugnaciones que presentó la dirigencia del PAN a la reforma estatutaria realizada por los 23 senadores afines al ex coordinador Ernesto Cordero, confrontó de nuevo posturas entre los dos bandos en conflicto en el grupo parlamentario blanquiazul.

El senador Roberto Gil Zuarth, vocero de los Corderistas, sostuvo que la resolución del TEPJF significa un reconocimiento de la validez de los estatutos que ellos reformaron y abre el camino a la negociación con el grupo del coordinador Jorge Luis Preciado.

Contrario a ello, el vicecoordinador del grupo parlamentario, José María Martínez Martínez, recalcó que el fallo “no valida ni otorga legalidad” a un nuevo estatuto al interior del grupo parlamentario del PAN, ya que los magistrados fueron muy claros al exponer que esa controversia “no es materia de derecho electoral, sino de derecho parlamentario”.

“Nadie puede afirmar que se está legalizando una presunta reforma, ni nadie, tampoco, puede asumirlas como legales ni validas”, a partir de que el tribunal electoral desechara el recurso que interpuso el senador Javier Corral y la no admisión de la que presentó la presidencia del PAN”, recalcó.

El senador Martínez consideró que la reforma al estatuto de la bancada, que realizaron los Corderistas para acotar a Preciado en el manejo de los recursos y la administración de la bancada, lo llevaron a cabo “en una reunión de amigos”.

Reconoció que están como al principio. “Para nosotros siguen siendo inexistentes esas reformas al Estatuto”.

Por separado, Gil Zuarth sostuvo que el tribunal sí validó una determinación que tomaron la mayoría de los senadores del PAN y ahora lo que corresponde es acatarla. “Si nos ajustamos a esas reglas de convivencia no habrá motivo de conflicto, seguimos generando objeciones o resistencias a que esas reglas se apliquen plenamente pues por supuesto que habrá conflictos”.