lunes, 22 de julio de 2013

Responsable del Centro de Prevención del Delito y Participación Ciudadana con pasado incómodo

FUENTE: REVOLUCIÓN 3.0
AUTOR: NATALIA ANTEZANA BOSQUES.

(22 de julio, 201).- La nueva titular del Centro Nacional de Prevención del Delito y Participación Ciudadana (CNPDPC), Teresa López Hernández, tiene un oscuro pasado: a su familia se le vincula con el narcotráfico, su ex novio era presunto operador del Cártel de Sinaloa y sus padres fueron asesinados por su hermano.

A pesar de que el CNPDPC tiene como principales objetivos coordinar y desarrollar campañas con la finalidad de prevenir la comisión de conductas ilícitas y promover la colaboración ciudadana en la prevención del delito, ahora tiene a la cabeza a una mujer que durante los últimos 5 años ha estado relacionada con delitos muy graves.

Teresa López Hernández fue regidora en Zapopan, Jalisco y en el primer año de la administración de Aristóteles Sandoval –con quien se le vinculó sentimentalmente–, como Presidente Municipal de Guadalajara, fue la directora del Instituto Municipal de la Mujer en Guadalajara –31 de diciembre 2009 a 12 de enero 2012–.

El 21 de febrero del año 2007, afuera del Estadio Jalisco, asesinaron a Ignacio Loya Alatorre, quien era pareja sentimental de Teresa López en ese momento. Según la Procuraduría General de la República (PGR), Loya Alatorre fue identificado como operador financiero de Ignacio Coronel, quien era capo del cártel de Sinaloa afincado en Guadalajara –murió en un enfrentamiento con la Marina el 30 de julio de 2010–.

El chofer de Loya Alatorre acreditó los vínculos entre su jefe y el ahora gobernador de Jalisco, el priista Aristóteles Sandoval, y otros políticos del Partido Revolucionario Institucional, a quienes les financiaba sus actividades políticas.

“Esa cantidad de dinero se la envió mi patrón al señor Aristóteles por mi conducto, ya que yo personalmente fui a entregarle el cheque por los 100 mil pesos y el señor Aristóteles me recibió personalmente, y le di el cheque”, se asienta en el testimonio del chofer, según indica el semanario Proceso.

Además, Loya Alatorre era primo de Humberto Loya Castro, El Licenciado, operador de Joaquín El Chapo Guzmán en Monterrey, Nuevo León, de acuerdo con la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO).

Unos meses después, los padres de Teresa fueron asesinados por su hermano. Los cuerpos de David López, ganadero y agricultor, y Teresa Hernández, fueron encontrados en un penthouse a nombre de Loya Alatorre, ubicado entre las calles Québec y Domingo Sarmiento, en la colonia Providencia.

Según información de la Procuraduría del Estado, fue Salvador López Hernández, hermano de Teresa quien cometió el parricidio -fue sentenciado en febrero de 2009 a 40 años de prisión-.

El entonces sospechoso también confesó estar vinculado con un laboratorio de drogas –donde se elaboraba el enervante conocido como cristal-, que se encontraba en el Motel del Lago, propiedad de la familia López Hernández. El motel era administrado por Gabriel López Hernández, otro hermano de Teresa, donde a parte del laboratorio, también fueron halladas armas largas y cortas.

Teresa renunció a su cargo como Directora del Instituto de las Mujeres para asumir la Presidencia de la Federación de Mujeres Profesionistas y de Negocios, según indica Reporte Índigo.
***
En la página de la Secretaría de Gobernación, el cargo como titular del Centro Nacional de Prevención del Delito se encuentra vacante. La última actualización se realizó el 3 de julio del presente año.

No obstante, sin previo anuncio, Teresa López Hernández ahora encabeza el CNPDPC. Su primera aparición pública fue en la inauguración de un Centro de Justicia de Mujeres en Oaxaca con la presencia del gobernador Gabino Cué, el pasado 19 de julio.

Francisco Garfias publica en su columna en el diario Excelsior que la Secretaría de Gobernación, -de quien depende el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, que a su vez tiene a cargo al Centro Nacional de Prevencion del Delito-, aseguró que Teresa pasó los exámenes de confianza y que no hay imputaciones directas contra ella, únicamente contra sus hermanos.

Cabe señalar que entre 2010 y 2011, fechas en que Teresa López estuvo a la cabeza del Instituto Municipal de Mujeres de Guadalajara, fueron asesinadas más de 150 mujeres.