lunes, 15 de julio de 2013

El regreso a Foxilandia

FUENTE: REVOLUCIÓN 3.0

(14 de julio, 2013).- El día de ayer, Fernando del Collado –en el programa Tragaluz de grupo Milenio–, entrevistó al ex presidente Vicente Fox, con motivo del próximo simposio internacional sobre la legalización de la mariguana que se llevará a cabo en el Centro Fox. Las respuestas a los cuestionamientos del reportero por parte del ex mandatario, abarcan temas como la legalización de la mariguana –y sus efectos–, Martha Sahagún –y su familia–, El Chapo Guzmán, Andrés Manuel López Obrador , Elba Esther Gordillo y su autoproclamación como el mejor presidente que ha tenido México –superando incluso a Benito Juárez–.

Sobre la mariguana afirmó “debe comprenderse”, que es una “solución a los problemas” del país y que “hay cosas peores” que la planta en cuestión. Aunque declaró nunca haberla fumado y que jamás se la ofrecería a los chiquillos y chiquillas, dijo que sirve para “quitar el dolor”, “bajar el estrés” y que no vuelve loca a la gente. Aclaró que no sólo se puede fumar, sino que “hay en pomada, en pastillas, en refrescos de cola [y] caramelos”.

Fox negó contundentemente algún tipo de asociación con el Chapo Guzmán y se enorgulleció que desde su mandato se logró capturar al capo, aunque “se escapó de la cárcel”. Sin embargo, el guanajuatense considera que en México no se vive en medio de un Estado fallido pues, desde su perspectiva, las autoridades tienen más poder que el narco.

Con respecto a Elba Esther Gordillo, Fox señaló que “es difícil” decir si es inocente, ya que además “¿quién puede tirar la primera piedra?”. Sin embargo, a pesar de la incertidumbre, declaró que debería salir de la cárcel.

Sobre Andrés Manuel López Obrador, se negó a aceptar su participación en la polarización social que se diera previo a las elecciones de 2006, culpando de todo –una vez más– al tabasqueño. Según Fox, él siempre fue cordial y amoroso, el fraude nunca existió, López Obrador sólo dio problemas a su gobierno –y en consecuencia a México–, pero siempre lo ha invitado e invitará a “sentarse a comer”, o en palabras del reportero, a “fumar la pipa de la paz”.

A pesar de manifestarse en contra de la soberbia y la arrogancia, agregó que como presidente se “ha llevado de calle a todos, incluido Juárez”. También indicó que volvería a ser presidente si se pudiera.

Por último, dijo seguir enamorado y bien correspondido, que su mujer no aspira a la presidencia y que él se fue de su administración tan limpio como los hijos de Martita.