jueves, 27 de junio de 2013

La impunidad lleva la delantera

FUENTE: REPORTE INDIGO.
AUTOR: ADRIANA AMEZCUA.

La adversidad persigue a los defensores de los derechos humanos, quienes sufren en carne propia la violencia que prevalece en México.

En lo que va del sexenio, y desde que se puso en marcha el Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas, se han recibido 81 solicitudes para salvaguardar la integridad física de 48 defensores de derechos humanos y 33 periodistas. 

El dato lo proporciona la titular de la Subsecretaría de Asuntos Jurídicos y Derechos Humanos de Gobernación, Lía Limón García.

Por su parte, la Oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH) advierte que si persisten los índices de impunidad vinculados a los ataques contra activistas de derechos humanos y periodistas, cualquier mecanismo de protección seguirá siendo insuficiente.

Esta premisa la comparte el Consejo Consultivo del Mecanismo de Protección, según expresa Edgar Cortez Morales, integrante del Instituto Mexicano de Derechos Humanos y Democracia, quien sostiene que la impunidad “lleva la delantera” en la protección de dichos actores sociales.

Al presentar ayer el “Informe sobre la situación de las y los defensores de derechos humanos en México: actualización y balance”, la oficina de la ACNUDH reveló que entre noviembre de 2010 y diciembre de 2012, fueron cometidas 89 agresiones contra defensores de derechos humanos.

En este tercer reporte secuencial, dichas agresiones fueron tipificadas de la siguiente forma: 38 por ciento fueron amenazas; 13 por ciento, injerencias arbitrarias; 12 por ciento, hostigamientos; 11 por ciento, privaciones arbitrarias de la vida; 11 por ciento, detenciones arbitrarias; 6 por ciento, atentados; 7 por ciento, uso arbitrario del sistema penal y 2 por ciento, desapariciones forzadas.

Javier Hernández Valencia, representante en México de la oficina de la ACNUDH, refirió que en 39 por ciento de los casos no se logró identificar a los presuntos agresores; en 38 por ciento se señaló a actores estatales; en 12 por ciento se responsabilizó a agentes de la administración pública federal; en 6 por ciento a autoridades municipales y en 5 por ciento a operadores de justicia.

Son los más vulnerables

En la presentación del informe, que tuvo lugar en la Casa Lamm del Distrito Federal, Javier Hernández Valencia precisó que los defensores de derechos humanos están “al frente de la línea de batalla de temas álgidos”, lo cual los coloca en una condición de extrema vulnerabilidad.

Especificó que los defensores de los derechos de la población migrante son quienes están más expuestos. Le siguen los defensores de los derechos civiles y políticos, y los de los derechos económicos y sociales.

Después están quienes velan por los derechos de las mujeres y de los pueblos indígenas.

De los 89 casos monitoreados por el organismo de Naciones Unidas, solo en 37 se han iniciado investigaciones penales. El resto permanece en el limbo.

Más aún. Tan solo en 5 de los 37 casos que se investigan se logró acumular evidencia suficiente para presumir la autoría de los agresores. Y de esos cinco casos, únicamente en tres se detuvo a los presuntos responsables.

La violencia

De acuerdo al tercer reporte secuencial de la ACNUDH, 
las agresiones contra los defensores de los derechos humanos se tipificaron de la siguiente forma:

> 38 por ciento fueron amenazas
> 13 por ciento injerencias arbitrarias
> 12 por ciento hostigamientos
> 11 por ciento detenciones arbitrarias