lunes, 17 de junio de 2013

Granier requiere atención médica, no es una estrategia, asegura abogado

FUENTE: PROCESO.

MÉXICO, D.F. (apro).- El abogado del exgobernador de Tabasco, Andrés Granier Melo, a quien se acusa de la presunta malversación de al menos mil 900 millones de pesos entregados por la Federación en 2012, negó que la hospitalización de su cliente sea una estrategia.

“La estrategia de la defensa no es que esté en el hospital; está aquí en el hospital por una situación médica cardiaca y de hipertensión. Lo han atendido bien”, puntualizó Eduardo Luengo Creel.

En entrevista afuera del hospital Ángeles del Pedregal, el abogado del exmandatario tabasqueño admitió que éste podría comparecer por escrito, de ser necesario, “porque la Constitución y la ley lo permite”.

De acuerdo con Luego Creel, la orden de aprehensión contra Granier Melo no ha sido ejecutada y tampoco existe, “y esperamos que no exista”.

Añadió:

“Aquí no hay ningún delito porque no ha sido acusado formalmente. Está en curso una averiguación previa que conoceremos cuando comparezca”.

El abogado señaló que ya está en trámite el amparo contra la orden de arraigo y el posible traslado del exgoberndaor a Tabasco, y agregó que evalúan la posibilidad de un segundo recurso, aunque no adelantó de qué se trata.

Ayer, Luego Creel informó que Andrés Granier Melo sufrió complicaciones de salud durante la madrugada, y por ese motivo, subrayó, no celebró el Día del Padre con su familia.

Granier –a quien también se acusa de los 88.5 millones hallados en una bodega que utilizaba su exsecretario de Finanzas, José Manuel Saiz Pineda– fue internado la madrugada del pasado viernes 14 en el hospital Ángeles del Pedregal debido a una supuesta crisis hipertensiva, lo que evitó que declarara ante la Procuraduría General de Justicia de Tabasco.

Según el abogado defensor, su cliente le llamó ese día alrededor de las cinco de la mañana para informarle que sufría un dolor en el pecho. En consecuencia, fue internado en el hospital donde se le diagnosticaron problemas coronarios.