viernes, 21 de junio de 2013

El 'princeso' y su reino en Texas

FUENTE: REPORTE INDIGO.
AUTOR: PENILEY RAMÍREZ.

El hijo del exgobernador Luis Armando Reynoso Femat construyó su reino en Texas. Una investigación revela que entre junio y octubre de 2009 compró siete propiedades en San Antonio valuadas en total, en 4.5 millones de dólares.

“Ánimo, princeso” le dice un amigo a Luis Armando Reynoso López en la entrada de su fiesta de cumpleaños. “Esto se va a salir de control”, responde él contento, sonriendo a la cámara.

El evento fue en agosto del año pasado, y meses después del célebre festejo que circuló en las redes y puso en escena al hijo del exgobernador de Aguascalientes, todo se salió de control.

El padre de Luis Armando fue acusado de uso indebido del servicio público, lavado de dinero y enriquecimiento ilícito.

El padre del “princeso”, Luis Armando Reynoso Femat, tiene hasta hoy para pagar una fianza por 11 millones de pesos que le permitiría llevar su proceso judicial en libertad.

Hasta hoy, las acusaciones se han enfocado a propiedades y empresas en México, pero una investigación en los registros públicos de Estados Unidos revela que entre junio y octubre de 2009 el “princeso” de Aguascalientes compró siete propiedades en San Antonio, Texas, valuadas en 4.5 millones de dólares (58 millones de pesos al cambio actual).

A su padre le quedaba un año y medio en el gobierno y por esos predios su hijo tiene que pagar ahora 97 mil 600 dólares de impuestos al año (1.3 millones de pesos), además del mantenimiento.

Actualmente Luis Armando Reynoso López está amparado. Su círculo de amigos y presuntos prestanombres está siendo investigado por la procuraduría estatal.

Las pesquisas podrían llegar hasta sus propiedades en Texas, que no han sido mencionadas hasta ahora por la prensa ni los funcionarios de procuración de justicia.

La fiesta del muchacho, al estilo de la película “Proyecto X”, fue el detonante para el escándalo sobre la fortuna inexplicable en que se incluyen ahora cuatro residencias, dos terrenos, un lote de uso comercial y otras dos compañías en Texas.

Documentos de la Secretaría de este estado, y del condado de Bexar, donde está ubicada la ciudad texana de San Antonio, muestran que el “princeso” participó activamente en la colocación de dinero fuera del país.

De Aguascalientes a ‘Campanas’

La propiedad es un lote valuado en 538 mil 250 dólares en la zona residencial “Campanas” en Cibolo Canyons, 30 minutos al norte del downtown de San Antonio, Texas.

El propietario registrado ante el condado de Bexar, donde se ubica esta ciudad, es una compañía.

Se trata de LRL-AC International Real State Holdings, LLC. El terreno estaba valuado apenas en 75 mil dólares, pero su valor actual suma los arreglos y mejoras que han tenido en la edificación.

Es un condominio cerrado, donde se paga por esta propiedad un predial de 15 mil dólares al año.

La residencia tiene 710 metros cuadrados y fue comprada el 30 de junio de 2009 por Luis Armando Reynoso López, hijo del exgobernador hidrocálido.

Faltaba un año y medio para que su padre dejara el gobierno; su gestión concluyó el 1º de diciembre de 2010.

El 23 de mayo del año pasado, Reynoso López constituyó la sociedad LRL-AC International Real State Holdings, cuyas primeras siglas son las de su nombre.

El registro de la compañía no tuvo como garantía un domicilio fiscal sino el despacho de su abogado, Todd Alan Prins.

Una semana después, el 1 de junio, la propiedad fue transferida de dueño. Pasó del nombre de Luis Armando a la compañía que había creado, de la que funge como propietario actual.

Esta residencia es la más barata. A nombre de esta misma compañía, el hijo del exgobernador compró otras tres residencias en la misma calle, registradas con los números 22710, 22715 y 22719 en Colibries St, al interior del la comunidad cerrada (gated community en inglés) Campanas.

Todas fueron adquiridas en la misma fecha, en junio de 2009, cuando el complejo aún estaba en construcción y el padre de Luis Armando fungía como servidor público.

También todas fueron transferidas a nombre de la compañía creada por el hijo del exgobernador, el mismo día de la constitución de la compañía, en 2012.

La numerada como 22715 de Colibries St está valuada en 517 mil 840 dólares. Casi al final de una cerrada en la parte superior del condominio se encuentra la casa de 954 metros cuadrados, que paga impuestos por 14 mil 500 dólares al año.

Al otro lado de la calle está la tercera propiedad, con el número 22710. Unos pasos la separan de las otras.

Si se vendiera actualmente su valor de mercado sería de 711 mil 610 dólares, porque consta de mil 16 metros cuadrados.

El dueño paga por ella cada año un predial de 19 mil 917 dólares.

En la glorieta al final de esta cuadra está la última residencia, con el número 22719 de Colibries St.

Cuesta actualmente 616 mil 560 dólares, su predial equivale a 17 mil 257 dólares por año y tiene 843 metros cuadrados.

La compañía que fue creada para manejar estas propiedades está activa.

Sus oficinas registradas ante el Departamento de Estado texano son las de Todd Prins, el mismo abogado que fungió como representante legal en el proceso de compra de las residencias.

Invierte también en uso industrial

En los motivos de por qué tiene dinero empleados para su defensa, Reynoso Femat ha dicho que desde hace más de tres décadas su familia se dedica al sector inmobiliario y que transfirió de manera lícita varias compañías y propiedades a nombre de su hijo.

Pero Luis Armando hijo tiene su propio negocio también en San Antonio.

El mismo día de mayo de 2012 en que constituyó la compañía que ahora funge como dueña de sus residencias, creó otras dos empresas, ambas activas ante el gobierno de Texas.

Con la misma dirección fiscal de Todd A Prins creó LRL-AC International Investments, LLC y R&S International Investments Management, LLC. De ambas aparece como presidente y único socio.

Reporte Indigo no encontró en los registros públicos propiedades asociadas a las anteriores compañías.

Pero a nombre del festejado en el cumpleaños de agosto del año pasado, cuyo video puso en la escena nacional a Luis Armando hijo, existen tres propiedades más en el condado de Bexar.

La primera de ellas es un terreno comercial en el oeste de San Antonio, en West Blanco Road. Vale 999 mil 460 dólares, tiene uso industrial y alberga una empresa que desarrolla sitios web.

Según el portal de la única compañía cuya dirección coincide con la registrada ante el condado, esa propiedad es utilizada como oficina de Altair Technology, Inc, una empresa que se define como desarrolladora de software y agencia creativa.

Pero esta persona moral no está registrada en Bexar, en Texas ni en sitio alguno de Estados Unidos, por lo que su nombre fiscal debe ser distinto al que aparece en su presentación pública.

La compañía anuncia que fue creada en 1993, pero esta propiedad fue comprada por Luis Armando el 12 de octubre de 2009, por lo que el hijo del exgobernador puede estar rentando el espacio.

La propiedad fue adquirida como persona física por Luis Armando casi un año antes de que su padre dejara el gobierno. Tiene tres mil 828 metros cuadrados y paga 27 mil 588 dólares anuales de predial.

A 18 millas más al oeste, en el número 6192 de West Montgomery en San Antonio, el hijo del exgobernador compró un terreno valuado en 126 mil 350 dólares.

Paga por este cada año otros 2 mil 900 dólares de impuesto predial. Fue adquirida por Luis Armando el mismo día que la oficina de San Antonio, en octubre de 2009.

Las imágenes satelitales del lugar, con fecha de abril del año pasado, indican que es un terreno baldío, pero el registro de propiedades texano contabiliza allí mejoras por 110 mil dólares en los últimos tres años.

Contigua a esta propiedad compró el mismo día otro terreno con uso agrícola, el cual no registra ningún arreglo o modificación.

Este último terreno tiene un valor de mercado de 1.1 millones de dólares. Luis Armando lo ingresó a un programa de reducción de impuestos para agricultores calificados, por lo que actualmente paga una tarifa reducida de predial por 441 dólares al año. Tiene allí 26.5 hectáreas de terreno.

Prestanombres en México

El 18 de junio, el actual procurador de Aguascalientes, Felipe Muñoz Vázquez, anunció que estaban integrando una averiguación previa por lavado de dinero contra padre e hijo. Esta investigación sería distinta a la que integra la Procuraduría General de la República.

La investigación contra el hijo del exgobernador, según la información publicada esta semana por medios locales y el diario Reforma, apunta hacia los contratos otorgados a varias empresas inmobiliarias ligadas al también exalcalde del municipio de Aguascalientes.

Entre los implicados en esta investigación del gobierno estatal está un amigo cercano del hijo del exgobernador, Luis Fernando Loperena, quien había sido mencionado como prestanombres desde 2010.

Loperena se vincula públicamente como director del estadio Victoria y representante de la inmobiliaria Capital City, una de las empresas del exgobernador.

La vinculación encontrada por la Procuraduría estatal, publicada por el diario Reforma, indica que la empresa que vendió el tomógrafo tiene como representante legal a una funcionaria de varias firmas inmobiliarias propiedad de Reynoso Femat.

La averiguación previa en PGR se inició desde agosto de 2010, tres meses antes de que dejara el gobierno. Las firmas implicadas en México son Real Estate Isla San Marcos, Constructora Proyectos Inmobiliarios, Diseños Desarrollos Inmobiliarios, NIGTHFHLL, Marca Desarrollos Inteligentes, Better Homes, Inmobiliaria Punta Maya y Cima Soluciones en Construcción.

La investigación local contra Reynoso López detalla que en los últimos tres años de gobierno su padre le depositó 58.3 millones de pesos.

La cifra coincide casi de manera exacta con el costo de venta de las propiedades en Texas.

El exmandatario dijo que las transacciones eran legales y que había dejado encargado a su hijo de sus negocios inmobiliarios, anteriores a su cargo en el gobierno estatal. Hasta el cierre de esta edición, Reynoso Femat no había sido detenido por los delitos de peculado y uso indebido del ejercicio público.

Tampoco había pagado la fianza por 11 millones de por de una presunta compra de un tomógrafo y que vence hoy.