lunes, 3 de junio de 2013

El priista que infiltró a #YoSoy132 en 2012, ganó su confianza y casi lo destruye, hoy es funcionario del CISEN

FUENTE: SIN EMBARGO.

Ciudad de México, 3 de junio: La primera vez que Manuel Cossío asistió a una reunión del movimiento #YoSoy132 llegó en una motocicleta. Traía puestos unos lentes oscuros, anillos y cadenas de oro.

El Jefe de Información de Fuentes Abiertas del Centro de Información y Seguridad Nacional (Cisen) arribó al Parque Hundido haciendo rugir el motor y deslumbrando con el brillo de sus joyas a los integrantes de la entonces Coordinadora Interuniversitaria.

“Era como un mirrey y un gangster que llega en moto, haciendo ruido. Un tipo queriéndose hacer demasiado cool; creyéndose un chavito. Y nos aventó un choro”, dijo Carlos Brito, miembro del movimiento #YoSoy132.

Cossío supo llamar la atención de los jóvenes universitarios antes de presentarse en Parque Hundido. Registró la página www.yosoy132.mx, donde sumó a miles de internautas afines al movimiento, después de solicitarles información personal valiosa (desde direcciones hasta el nombre del candidato por el que votarían en la elección de 2012).

El siguiente paso fue contactar a Saúl Alvídrez y ganarse su confianza. Fue Saúl quien lo acercó al movimiento, cuando todos se preguntaban quién estaba detrás del misterioso sitio web que llevaba el nombre del 132, recordó Brito.

“Toda la gente cree que éramos chavos con mucho colmillo político. Nosotros no teníamos ni página. El promedio de edad era de 21 años y la verdad muchos sí se fueron con la finta con Manuel Cossío. A mí me dio hasta miedo”, dijo.

El directivo del Cisen les ofreció cuatro o cinco claves de acceso para ingresar al sitio, los estudiantes aceptaron y acordaron una “comisión” para investigar a Cossío.

“La verdad no se investigó nada. Qué podrían hacer puros chavos, que no tienen colmillo ante esos dinosaurios”, dijo Brito.

Una mañana Carlos despertó y se percató de que Manuel Cossío le había dado follow en la red social Twitter. La curiosidad lo llevó a revisar la cuenta del funcionario y descubrir que el “nuevo miembro” denostaba a través de algunos tuits al mismo #YoSoy132.

“Ahí yo me di cuenta de que era un priista de cepa y que nos estaba engañando. Inmediatamente empecé a mandar la información a todos los chavos y le llamé a Saúl Alvídrez y fue a reclamarle, pero ya era tarde, Manuel ya tenía los videos editados de Saúl y antes de que otra cosa pasara los sacó”, indicó Carlos.

Para ese momento Alvídrez había aceptado las insistentes invitaciones a comer de Cossío, había conversado y cayó en la trampa: El 18 de junio, el infiltrado del Cisen difundió un video donde Saúl liga al movimiento con Andrés Manuel López Obrador y lo involucra con el colectivo “México, ahora o nunca” donde se encuentran Jenaro Villamil, Epigmenio Ibarra, Virgilio Caballero, Anabel Hernández, Alfredo Jalife.

“Los güeyes más vergas de este país (…) que no van a estar jamás con Televisa o con Tv Azteca”, le dice Saúl a una persona que no aparece en la grabación.



Cossío se dijo “decepcionado” del movimiento. Acaparó la atención de los medios de comunicación e incluso ofreció algunas entrevistas.

De acuerdo con información difundida por la revista Contralínea, el mismo hombre que ofreció a los jóvenes del movimiento una y otra vez su “salón de fiestas” ubicado en su domicilio para realizar las reuniones del #YoSoy132 gana 171,901.34 pesos al mes frente a una dirección del CISEN.

“La verdad yo le tengo miedo. Es un tipo que da miedo. No sólo por lo que nos hizo a nosotros, toda la información que recabó a través de la página, miles de personas. Qué clase de gente tienen ahí, me dicen mis amigos ‘es que es el Cisen, es el perfil de la gente que trabaja ahí’, pero yo pienso que deberían tener personal más honesto”, subrayó Carlos Brito.

Ese mismo hombre fue acusado hace un año de colaborar con Emiliano Salinas Occeli, hijo del expresidente Carlos Salinas de Gortari, en su agrupación civil Movimiento por la Paz InLak’Ech. Además, según distintos reportes cuenta con un historial de agresiones físicas.

Según la columnista Katia D’Artigues, Cossío denotaba desde 2006 una aversión hacia Andrés Manuel López Obrador y prueba de ello, recuerda, es que “en completo estado de ebriedad aventó su camioneta contra un campamento de simpatizantes la coalición Por el bien de Todos, en 2006”.

También se tiene registrado un incidente que Cossío Ramos cuando vivió en 2009 en la delegación Alvaro Obregón y destrozó con un bat una camioneta, por lo que se levantó una averiguación previa en su contra FAO/AO3/T3-01619/10-09 por daños en propiedad ajena y lesiones.

Esta mañana, Saúl Alvídrez publicó un tuit dirigido a Manuel Cossío en su cuenta de Twitter (@SaulAlvidrezR):

@manucossio Me sorprendió q fueras capaz d aquello; saber q a esto te dedicas me confirma 1 cosa: la lucha tenía sentido, el sist está podrido

Ayer Saúl escribió: Dicen que soy medio “wey” porque me chamaqueó el CISEN con micrófonos ocultos. La verdad es q nunca he sido bueno adivinando…

Mientras que la última actualización de Manuel Cossío en su cuenta data del 11 de abril de este año, es un retuit.

No me cabe la menor duda de que el despreciable @lopezobrador_ y su #Morena están detrás de los bloqueos a la #AutopistaDelSol, dice.

El funcionario del Cisen se describe en la red social como “Abogado especialista en Propiedad Intelectual. Entretenimiento y Marketing Digital. Biker apasionado”.