martes, 4 de junio de 2013

Culpan a ‘Napo’ por enfrentamientos en mina zacatecana

FUENTE: PROCESO.
AUTOR: ROSALÍA VERGARA.

MÉXICO, D.F. (apro).- Después de que Minera Frisco –que tiene la concesión de la mina zacatecana de oro a cielo abierto El Coronel– despidiera a 740 mineros que se negaron a afiliarse al Sindicato Nacional Minero Metalúrgico “Don Napoleón Gómez Sada” (SNMMDNGS), el líder de esta agrupación, Carlos Pavón Campos, responsabilizó al líder del Sindicato Nacional de Trabajadores Mineros, Metalúrgicos, Siderúrgicos y Similares de la República Mexicana (SNTMMSSRP), Napoleón Gómez Urrutia, por el enfrentamiento registrado en Ojocaliente, que dejó un saldo de siete lesionados y daños materiales en el filón.

En un comunicado, Pavón Campos calificó a Gómez Urrutia, autoexiliado en Vancouver, Canadá, de “prófugo de la justicia”; dijo que “ha creado un clima de violencia y terror en minas de México, como ya ocurre en Sonora, Chihuahua, Guerrero y ahora, Zacatecas”.

Indicó que en el enfrentamiento del sábado 1 de junio también intervinieron miembros de la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos (CROC). Afirmó que no participaron integrantes del sindicato que encabeza.

Además, anunció que demandará penalmente a Noé Méndez, vocero de Gómez Urrutia en Zacatecas, por el delito de difamación.

“En ningún momento nuestra gente, que conforma la sección 63 de El Coronel, se vio involucrada en esos actos de violencia. Fueron golpeadores contratados por el prófugo de la justicia que se esconde en Canadá, los que llegaron, armados con piedras y tubos arribaron a las instalaciones e intentaron desalojar a algunos delegados de la CROC con quienes el SNMMDNGS disputa la titularidad del Contrato Colectivo de Trabajo”, afirmó Pavón Campos.

Asimismo, pidió al gobierno federal extraditar a Napoleón Gómez Urrutia de Canadá.

“La única forma de detener esas arbitrariedades es que el gobierno federal exija a Canadá la extradición de ese sujeto. Hemos visto que no tiene ningún respeto por la integridad de los compañeros a cuyos centros de trabajo manda golpeadores como ya ocurrió en Nacozari, con saldo de un muerto; en Fresnillo, donde pereció otro compañero más y en la siderúrgica Lázaro Cárdenas, cuando ordenó el enfrentamiento con las fuerzas policiales y que terminó con saldo de dos mineros muertos”, apuntó.