lunes, 17 de junio de 2013

Cuando mi hija desapareció, su bebé apenas tenía un mes

FUENTE: REVOLUCIÓN 3.0

(16 de junio, 2013).- Brenda Berenice Castillo García, desapareció el 16 de enero de 2009, en el centro de Ciudad Juárez, cuando tenía 17 años. Ese día salió de su casa a las 11:00 de la mañana a buscar trabajo al centro de la ciudad. Acababa de tener a su bebé, a quien llamó Kevin Gustavo. Ahora el pequeño tiene 4 años, y no se acuerda de su mamá.

“Nunca más la volvimos a ver. La buscamos en todas las calles, en los camiones, en la joyería donde trabajaba antes y nada”, dijo Bertha Alicia García, mamá de la joven que ahora tendría 21 años.

Bertha, cuenta que puso el reporte de ausencia al día siguiente y se puso en marcha elOperativo Alba. Según cuenta la mamá de Berenice, los oficiales fueron a preguntar a las tiendas, puestos de periódicos y comercios locales “cosa que ya habíamos hecho un día antes”, dijo.

El 28 de mayo de 2011, Brenda fue vista en la transmisión del programa de televisión de Los Ángeles “José Luis sin Censura” –KRCA-TV Canal 62– y sus familiares pudieron tomar fotos y grabar la voz de la joven.

El programa de televisión “José Luis sin Censura” fue suspendido del aire en agosto de 2011, después de una lucha de activistas por su cancelación, al considerarlo un programa que atenta contra la integridad de la comunidad Lésbico-Gay-Bisexual-Transexual (LGBT).

Su identidad fue confirmada por la Procuraduría e intentó empezar con el trámite para que la buscaran, sin embargo “no hicieron nada”, explicó la madre compungida. También explicó que hicieron un viaje a la Ciudad de México para poner las demandas, pero no se llegó a nada.

El 5 de junio pasado, autoridades locales le entregaron “unos huesitos” –restos humanos– a Bertha, diciéndole que era su hija. No obstante, la madre no confía en que sean los restos correctos, por la evidencia del programa de televisión. “Los acabo de enterrar hace unos días, pero sé que no es mi hija”, insistió Bertha.

Bertha tiene otros 6 hijos –Saraí de 26, Francisco de 24, Bruno de 22, Eduardo de 9, Jesús de 7 y Alexis de 5–, pero además cuenta a Kevin Gustavo como su hijo más pequeño, ya que ella lo cuida desde que su hija desapareció.

Bertha es originaria de Coahuila y su esposo, Bruno Castillo, es de Durango. Ambos radican actualmente en Ciudad Juárez, donde construyeron su vida desde muy chicos. Bertha estudio hasta tercero de secundaria y actualmente está desempleada por buscar a su hija.

La mamá de Brenda es diabética, tiene 46 años y actualmente duerme en una carpa en el Centro de la Ciudad de México. Junto con otras tres madres se encuentra en un plantón al frente de la Secretaría de Gobernación, para exigir hablar con Peña Nieto.

Una de las principales exigencias es que los casos de las jóvenes desaparecidas en Ciudad Juárez sean absorbidos por la Procuraduría General de la República (PGR) a nivel federal, ya que argumentan que las desapariciones tienen que ver con trata de personas y crimen organizado.

Actualmente siguen durmiendo en tres carpas, en la calle Abraham González, para pedir que sus demandas sean escuchadas y sus hijas encontradas.