viernes, 17 de mayo de 2013

Surgen más implicados en el asesinato de los hermanos Páramo

FUENTE: PROCESO (16 MAYO 2013).
AUTOR: PATRICIA MAYORGA.


CHIHUAHUA, Chih. (apro).- Al continuar las diligencias del asesinato de los hermanos Páramo en la sala 15 de los Juzgados ubicadas en el penal número 1 del municipio de Aquiles Serdán, Ramón Enrique de la Rosa Armendáriz, presunto coautor intelectual de dicho homicidio, implicó en el crimen a “un abogado”.

Además, la fiscal adelantó que existen otros dos imputados en el asunto.

Durante la audiencia de vinculación a proceso (auto de formal prisión en el sistema penal tradicional), en la que el juez Alejandro Legarda Carreón determinó que De la Rosa Armendáriz deberá enfrentar el proceso en prisión.

De estatura mediana, moreno y con cabello muy corto, De la Rosa llegó escoltado por dos agentes, pasadas las 10 de la mañana a la sala de Garantía, donde también estuvieron cinco familiares y amistades.


Sentado al lado de Jorge Rivas Lerma, a quien nombró como su defensor particular, durante toda la audiencia dirigió su mirada hacia atrás, para sonreír desenfadado a su familia.

En la causa penal 1164/2013, el imputado y su defensor pidieron a la prensa que no les tomaran imágenes del rostro. “Existe temor fundado para pedirlo, por la integridad de mi patrocinado y por quien habla, debido a que se trata de una situación demasiado politizada”, argumentó el defensor.

Posteriormente, Enrique de la Rosa pidió que se asentara que cuando lo detuvieron y trasladaron a la Ciudad de México lo presionaron para reconocer que conoce a un abogado cuyo nombre no quiso revelar. Le mostraron fotografías de esa persona, pero insistió en que nunca ha hablado con él, ni por teléfono, dijo entre dientes.

La parte acusadora no quiso abundar en el interrogatorio, porque se trata de hechos ocurridos en la Ciudad de México.

El juez le advirtió previamente que todo lo que declarara podría ser usado en su contra, aun así, accedió a hacer esa denuncia.

Diego Páramo los matara antes, dice indiciado

La fiscal Edna Elizabeth Alvídrez Manquero solicitó la vinculación a proceso del imputado por haber cometido el delito de homicidio calificado contra Diego Alejandro y Alfredo David Páramo González, hijos del periodista de asuntos financieros David Páramo.

Presentó las pruebas periciales que previamente había ofrecido en la audiencia del otro imputado, Jonathan Lozano Duarte, con el fin de acreditar los hechos y la participación de ambos en el doble homicidio. Dio lectura de nuevo al diálogo que mantuvieron Diego y Jonathan, minutos antes del crimen, vía mensajes de celular.

Los datos nuevos que aportó la parte acusadora en esta audiencia son dos llamadas que hizo Diego Páramo a Enrique de la Rosa, unos minutos antes del asesinato.

Además, la fiscal dio a conocer más datos de la declaración de Roberto Méndez Oates, amigo de Enrique de la Rosa, quien vivía con él desde hace dos o tres meses.

“Dijo que el viernes que mataron a Páramo, él fue al bar Lotus en la noche. Ahí estaba Chupas (Alejandro Holguín Baeza), Enrique y Jonathan, con unas muchachas. Luego fueron a cenar y Roberto se fue a su casa. En la madrugada llegó Enrique y le dijo que habían matado a Páramo. El sábado en la tarde, Enrique y Chupas le dijeron que había sido El Chupas… dijo que él sabía que Páramo andaba muy mal, hacia desastre y medio, como balacear casas, y que sabía hasta de unos homicidios en los que participó”.

El testigo declaró que Holguín Baeza les contó cómo habían perseguido a los Páramo hasta darles muerte.

La declaración de Enrique de la Rosa, efectuada el 11 de mayo, también aportó datos al proceso:

Señaló que el viernes antes del homicidio vio a Diego Páramo. Alrededor de las dos de la mañana le entregó 30 bolsas de gramo de droga cada una.

Posteriormente, relató el encuentro en el antro Lotus. Cenaron y posteriormente se fueron a una casa a la colonia Panamericana, zona céntrica de la ciudad de Chihuahua y cercana al lugar del crimen, hacia el norte.

En esa casa estaban Jonathan, Enrique de la Rosa, Alejandro Holguín El Chupas y otras dos personas que la fiscal mencionó como imputados, y cuyo nombre omitió.

El primero en salir de la casa fue De la Rosa. Iba solo en un vehículo. Su labor fue vigilar el trayecto de la avenida de las Américas hasta el periférico de la Juventud, por la avenida Francisco Villa.

Diez minutos después de que terminara de hacer su trabajo, dijo, le llamó El Chupas para decirle que ya habían ejecutado a Diego.

“Luego fue a recoger a un coimputado que andaba junto con Jonathan y fueron a hacer el recorrido para ver el hecho de la ejecución. (…) Al rato le habló Alejandro Holguín para decirle que se vieran a espaldas del antro Baruck. Ahí ya estaba Jonathan también y dos diversos coimputados, y dos guardias”, continuó la fiscal.

Ahí platicaron que interceptaron a Diego en el semáforo de la avenida de las Américas y Francisco Villa, que estaba en rojo. Holguín se bajó de la camioneta en la que iba y disparó dos veces contra el copiloto, contra Diego.

Los persiguieron por la Francisco Villa hasta la secundaria 15. Dieron vuelta a la derecha por la avenida Las Águilas, y después a la izquierda, hasta que toparon con un cerro. Se bajó Holguín Baeza y “los remató”.

Enrique aseguró en su declaración que un domingo antes de asesinar a los Páramo tuvieron un incidente en un drive in llamado La Hacienda. “Los habían querido matar en donde El Chupas vio a Diego como copiloto. Diego era muy bronquero y andaba mal por su adicción”, leyó la fiscal.

Con esos elementos, el juez vinculó a proceso a Enrique De la Rosa Armendáriz como coautor intelectual en el delito de homicidio calificado, con agravantes de premeditación, ventaja y alevosía.