lunes, 20 de mayo de 2013

¿Se verán las caras? #CúmplanleaABC

FUENTE: REPORTE INDIGO.
AUTOR: ARMANDO ESTROP.

La segunda audiencia entre Roberto Gil Zuarth y Talía Vázquez Alatorre se realiza hoy. Ella lo acusa de aceptar sobornos. Él lo niega. La moneda, hasta ahora, está en el aire.

Hoy es la segunda audiencia ante el juez por la demanda civil que interpuso el senador panista Roberto Gil Zuarth en contra de la abogada Talía Vázquez Alatorre.

Hoy nuevamente hay una oportunidad para que coincidan y cada uno defienda sus dichos. La pasada fue el 21 de enero. El exsecretario particular de Felipe Calderón no asistió.

Ella asegura haber visto que recibió 900 mil dólares para gestionara la apertura de un casino. Él lo niega y dice que jamás la ha visto o convivido con ella o con su ex esposo.

Por eso la demandó por la vía civil.

Hubo una primera audiencia a la que Gil Zuarth no se presentó pero ofreció que llegaran a un acuerdo. La abogada lo rechazó.

La intención de la defensa en el escrito presentado ante el juzgado civil con en número de expediente C68/0026/2013/TSJDF es exigir que la abogada presente las pruebas de que el senador recibió el dinero.

Si esas pruebas no son presentadas lo que hizo la abogada fue una difamación y provocó el daño moral en el senador Gil Zuarth.

Básicamente con esos argumentos es con lo que se defiende al panista. Sin embargo, Vázquez Alatorre asegura que todo lo que ha dicho fue con base a la libertad de expresión y el derecho a la sociedad a estar informada.

“La señora Talía Vázquez, tanto en su escrito de contestación a la demanda, como en su respectiva reconvención, hace valer excepciones y defensas propias de la labor periodística. Así mismo cita jurisprudencia y precedentes en caminador a proteger la actividad periodística, esto es la de mantener informada a la ciudadanía.

“Al respecto, cabe precisar que la señora Talía no es una informadora, periodista, reportera, o similar y tampoco realiza labor de este tipo. Por el contrario, tal como ella lo ha mencionado en innumerables ocasiones es una abogada, que en ejercicio de su profesión, ha representado a empresas permisionarias, operadoras o vinculadas a la industria del juego de azar. Contrario a lo que pudiese afirmar, ella no realizó una denuncia, investigación o relatoría periodística sobre mi desempeño como servidor público”.

En el documento presentado el 25 de marzo de este año se establece que de ninguna forma la abogada puede recurrir a la protección de los artículos 6 y 7 constitucionales. Para demostrarlo citan un extracto del amparo directo 6/2009 resuelto por la Suprema Corte de Justicia de la Nación el 7 de octubre del 2009.

Sin embargo en la audiencia del 21 de enero un representante de Gil Zuarth, sin facultades legales, ofreció que si la abogada aceptaba públicamente que nunca lo vio recibir el dinero se retiraba la denuncia.

Ella no aceptó

Irá hasta el final. Incluso el pasado lunes ratificó una denuncia penal en su contra. Quiere que se le haga el juicio de procedencia a Gil Zuarth para que se le retire el fuero y puedan enfrentar a la justicia en igualdad de condiciones.

Esta denuncia marcará un precedente. Se verá qué tan productivo es que un ciudadano denuncie a un legislador. Podría ser objeto de estudio incluso, sobre si en realidad existe igualdad procesal y las verdaderas oportunidades defensa jurídica ante un servidor público.

En esta audiencia se deberá de desahogar pruebas, pero principalmente se podrían ver las caras y cruzar comentarios. Decirse uno a el otro lo que piensan.

Este lunes la moneda está en el aire.