lunes, 6 de mayo de 2013

Peña presume: violencia va a la baja

FUENTE: PROCESO.

MÉXICO, D.F. (apro).- El presidente Enrique Peña Nieto desestimó los resultados de las encuestas que indican que su nivel de aprobación es de apenas 50% –el más bajo en relación con sus dos últimos predecesores–, y aseguró que él no llegó a la Presidencia de la República en busca de la popularidad, sino para contribuir al desarrollo del país y, sobre todo, a las condiciones de bienestar de las familias mexicanas.

“Hago un gobierno y estoy encabezando un gobierno que quiere ser eficaz y que quiere dar resultados a la población, que quiere realmente acreditarse en su actuar, logrando que las familias mexicanas tengan mejores condiciones de vida, y a eso estoy dedicado”, subrayó en una entrevista concedida a María Elena Salinas de la cadena Univisión, el pasado domingo 5.

Según Peña Nieto, llevará un poco de tiempo para que la sociedad pueda reconocer el esfuerzo, el trabajo y los logros que su administración realiza.

Sobre la elevada cifra de homicidios en lo que va de su gobierno, el mexiquense señaló que la violencia no es el único tema del que su administración se ocupa, aunque reconoció que es una de las cinco grandes metas a alcanzar.

La nueva estrategia de seguridad que ha instrumentado, dijo, pone énfasis en la prevención y refuerza las instituciones bajo la coordinación de la Secretaría de Gobernación (Segob) que encabeza Miguel Ángel Osorio Chong.

Subrayó:

“Yo creo que aquí no se ha ocultado absolutamente ninguna información, creo que toda es clara y transparente, sin embargo, el énfasis que ha puesto el gobierno es, primero, en que no es el único tema del que nos estamos ocupando, sí es una de las prioridades, es una de las cinco grandes metas nacionales que me propuesto alcanzar, que es asegurar un México de paz y de tranquilidad y estamos instrumentando una nueva estrategia precisamente para alcanzar este objetivo que empezamos a ver ya toda de manera marginal quizá, pero ya empezamos a ver una disminución de homicidios, de secuestros, y seguiremos trabajando para lograr realmente el objetivo de que esto se reduzca significativamente”.

Luego de destacar el acuerdo político alcanzado con las principales fuerzas políticas del país –el Pacto por México–, Peña Nieto recalcó que en la nueva estrategia de seguridad participan la Secretaría de la Defensa Nacional, la Secretaría de Marina, la Procuraduría General de la República y la Policía Federal, “todas bajo la coordinación de la Secretaría de Gobernación, y de manera muy coordinada estamos haciendo un frente común, una estrategia compartida y objetivos precisos en los que todas estas áreas están comulgando”.

Señaló que buscarán lograr una efectiva coordinación con las autoridades estatales porque, aclaró que “en el pasado observábamos más una competencia entre los niveles de gobierno que una adecuada y debida coordinación, y hoy lo estamos logrando y estamos trabajando en ello, de hecho no es una tarea concluida, más bien es una tarea que está en curso, que está en operación, que es asegurar el que cada nivel de gobierno tenga tarea específica y que de manera regular estemos evaluando qué tanto venimos cumpliendo con estos objetivos”.

Insistió:

“Tengo confianza y he apelado a la comprensión de la sociedad mexicana, a que en un mediano plazo podamos realmente tener una evaluación precisa y mucho más objetiva de qué tanto está avanzando la estrategia, la nueva estrategia que estamos instrumentando y que tiene también, dentro de este objetivo, lograr una reducción sensible de la violencia que lamentablemente se ha generado”.

Sobre la participación de Estados Unidos en lo que respecta a la lucha contra el narcotráfico y la captura de los grandes capos, Peña Nieto aseguró que México no excluye la cooperación ni el apoyo que en inteligencia está dando el gobierno del país del norte, “al contrario, la estamos sumando al esfuerzo que pone el gobierno de la República, sólo pongo en contexto lo siguiente: al inicio de la administración teníamos identificados 121 blancos contra los cuales habría que ir y orientar el esfuerzo, de ellos 41 ya fueron detenidos y tres cayeron en enfrentamiento con las agrupaciones policiacas.

“Aquí hay reconocimiento a la cooperación que ha habido, a la información que nos han compartido áreas de las agencias de inteligencia del gobierno norteamericano, por eso te repito, ni se ha cerrado este canal de cooperación, ni se ha excluido esta información, al contrario, está más vigente que nunca, se ha ordenado, se está institucionalizando la forma en la que fluya esta cooperación y está habiendo resultados”.

Respecto de la preocupación que hay en Estados Unidos ante la posibilidad de que su gobierno estuviera buscando algún tipo de tregua con los capos de la droga, el Ejecutivo respondió:

“Me parece que esto me lleva a afirmar justamente lo contrario. Si hubiese alguna ruta corta como eventuales negociaciones o eventuales acuerdos, pues evidentemente lo que se ha evidenciado de parte del gobierno es que no hemos optado por ninguna ruta corta, ninguna que pueda suponer acuerdo alguno o negociación de algún tipo, todo lo contrario”.

Insistió:

“He señalado en total convicción que el Estado mexicano no puede renunciar, ni puede dejar de lado una tarea y obligación que es insustituible, indeclinable, y que está en la obligación del Estado mexicano combatir al crimen organizado y aplicar la ley, y eso es justamente lo que estamos haciendo y por eso nos está tomando tiempo, un tiempo razonable, el que todas las acciones que estamos emprendiendo en alcance a esta nueva estrategia nos permitan reducir sensiblemente la comisión de delitos, especialmente los que han derivado en mayor violencia y que lastiman la convivencia social”.

Peña Nieto también habló del compromiso que, como presidente de la República, tiene con los mexicanos, y aseguró que está “muy consciente desde antes de participar para asumir esta alta responsabilidad y lo que significa, del reto y del desafío que se tiene cuando se conducen las instituciones del Estado Mexicano desde el Ejecutivo, y estoy muy comprometido”.

Su mayor interés, agregó, “es realmente lograr que mi gobierno haga una importante contribución al desarrollo, al progreso y, sobre todo, a las condiciones de bienestar de las familias mexicanas”.