lunes, 20 de mayo de 2013

El cinismo de Yunes

FUENTE: REPORTE INDIGO.
AUTOR: RAMÓN ALBERTO GARZA.

Yunes pretende negar que le haya pedido a Vázquez Mota que fuera a Veracruz a impulsar su campaña. Reniega gestionar aviones y que su operador financiero y amigo, Manuel Muñoz Ganem, sea enlace con el sentenciado.

Miguel Ángel Yunes es un político de cuño antiguo. Creció y aprendió de la política con los viejos lobos del priismo.

Pero un día se sintió cordero panista. Y decidió renunciar a su estirpe tricolor para ser un converso. Sabía que los priistas le regateaban la candidatura de su natal Veracruz.

Pero los panistas estaban urgidos de operadores. De los que conocieran por dentro las mañas del PRI. Por eso reclutaron al veracruzano, a pesar de que sobre él se posaba la sombra de la pederastia por sus relaciones con Succar Kuri y con Mario Marín.

De la mano de Elba Esther Gordillo, a quien luego negó tres veces, se hizo indispensable de Vicente Fox, a quien sirvió en el área de seguridad.

Fue director general de Prevención y Readaptación Social hasta poco antes del foxismo, cuando se escapó Joaquín “El Chapo” Guzmán. Un policía llamado Genaro García Luna fue el encargado de investigar aquella fuga de quien hoy es el capo más poderoso del mundo.

A Yunes también le tocó la mala fortuna de ser quien despidiera a su jefe Ramón Martín Huerta a la puerta del helicóptero en el que perdió la vida no solo el secretario de Seguridad Pública, sino el mejor amigo del entonces presidente.

Y con Felipe Calderón, por recomendaciones de La Maestra, acabó como director del Issste, de donde salió en medio de cuestionamientos sobre licitaciones.

Pero a pesar de su turbulento pasado, Calderón le cumplió la candidatura panista de Veracruz en el 2010. Hizo una buena campaña y se colocó a menos de tres puntos del priista Javier Duarte.

Pero hoy sabemos que los aviones en los que se movían sus apoyos y sus hombres de confianza eran propiedad de Francisco “Pancho” Colorado, un veracruzano que ya purga sentencia en Estados Unidos, acusado de lavarle dinero a Los Zetas.

Yunes pretende negar que le haya pedido a Vázquez Mota que fuera a Veracruz a impulsar su campaña. Reniega gestionar aviones y que su operador financiero y amigo, Manuel Muñoz Ganem, sea enlace con el sentenciado.

Eso sí, le apadrinó la candidatura a diputado por el PAN al hermano de Pancho Colorado. Y a otro hermano, el de Muñoz Ganem, lo empuja ahora a buscar la alcaldía de Tuxpan.

Sea como fuere, está claro que un expediente personal así no está calificado para defender la honorabilidad que tanto le cuestiona a Reporte Indigo y al que esto escribe.

Miguel Ángel Yunes tiene mucha cara que lavar, antes de pretender, sin pruebas, enlodar la de quienes no comulgan con su estilo personal de abrirse paso en la política. A punta de traiciones.