viernes, 26 de abril de 2013

Teatreros yucatecos montan parodia sobre Dragon Mart

FUENTE: PROCESO.
AUTOR: SERGIO CABALLERO.

CANCUN, Q. Roo., (apro).- El polémico proyecto de Dragon Mart inspiró a un grupo de teatreros yucatecos al montaje de una parodia sobre ese gran complejo comercial chino, Ahí vienen los chinos, que se estrenó esta noche en la ciudad de Mérida, Yucatán.

La obra fue escrita y protagonizada por Eric Ávila, un cómico heredero de la tradición del teatro regional yucateco, mejor conocido como Cuxum, que ha tenido a Héctor Herrera Cholo como uno de sus más celebres representantes, y lleva más de ocho años de montar parodias sobre hechos coyunturales de actualidad en la Península y distintos puntos del país.

En entrevista vía telefónica desde esta ciudad, el cómico confiesa que “la obra se inspira totalmente en el conflicto del Dragon Mart”.

De ahí viene, subraya, la idea original”.

Y añade:

“La polémica del Dragon Mart no solo está en Cancún, también en Mérida. Está en boca de todos, Hay opiniones encontradas entre los mismos yucatecos. Es un tema que sonando mucho en Yucatán y agarramos la obra que está quedando muy chévere”.

Cuxum comenta también que el montaje se deriva también de otra obra muy exitosa, llamada “Ahí Vienen los Mayas”, realizada por su compañía, sobre la el anunciado fin del mundo en 2012.

“Viene de la primera obra “Ahí Vienen los mayas”, que fue sobre la llegada de los mayas el 21 de diciembre (de 2012) y que era el fin de mundo, y los mayas no llegaron y surgió la idea de que viene los chinos. De los que los chinos amenazan con llegar a Cancún.

Llegan a Cancún en la obra, pero son rechazados y, como ya hicieron el viaje, decidir construir el Dragón Mart en Yucatán”.

El cómico cuenta que en el montaje los chinos se establecen en Mérida, en competencia, con las “palanganeras”, como se les llama localmente a los vendedores ambulantes de productos regionales en los mercados, en toda la Península.

“Se instalan junto al mercado y las palanganeras se molestan y entran en guerra con los chinos”, indica.

La obra está actualizada porque, refiere, aborda la negativa del Ayuntamiento de Benito Juárez de conceder la licencia de construcción a los inversionistas del megaproyecto chino.

“Le estamos dando seguimiento al conflicto. Desde que le negaron el permiso y todo eso lo vamos a estar actualizando en la obra. Incluso, le agregamos la negativa del permiso.

“Incluso la idea original es que en Cancún le niegan el permiso y ellos no tienen más opción que trasladarse a Yucatán. Aquí tampoco son bien recibidos por los empresarios yucatecos que, en este caso, son las palanganeras del mercado. Lo ponemos de esa manera: que no les gustaría que vinieran los chinos a quitarles los clientes”.

En la obra, prosigue, también se cuestiona la calidad de los productos chinos.

“Hacemos comparativos. Por ejemplo, que un plato chino, lo tiras y se rompe, una jícara con golpe de cocoyol, se raja, entonces, hacemos los comparativos de las cosas yucatecas y las cosas chinas”, cuenta, emocionado.

El nombre del proyecto también se adaptó a la idiosincrasia yucateca y en lugar de Dragon Mart se le llama Dragon Poot, un apellido de origen maya.

“Hacemos la inauguración del Dragon Mart en Yucatán, se corta el listón. También las palanganeras reinauguran su mercado. Lo vuelven un mercadofashion, pero todo es con base en Dragon Mart.

Por último, el cómico dice que el teatro regional yucateco es una parodia de los acontecimientos del momento.

“Hacemos parodias de películas, telenovelas, de hechos que ocurren en la actualidad en el mundo artístico, deportivo y político.”.

Uno de sus más recientes montajes tiene que ver, por ejemplo, dice, con el regreso del PRI a la presidencia municipal de Mérida, tras más de 20 años de gobiernos panistas.

Y también toca a los presidenciables, con obras como “Salinas Empeña a su Nieto”.