viernes, 26 de abril de 2013

Se aprueba en San Lázaro homologar cuotas del IMSS e ISR

FUENTE: PROCESO.
AUTOR: JESUSA CERVANTES.

MÉXICO, D.F: Con el rechazo del PAN, y el respaldo de PRD, MC, PT, PVEM y Panal, el PRI cosechó 336 votos para modificar la Ley del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), mediante la cual se obliga al patrón a declarar el salario real de su trabajador y que éste coincida con lo que se reporta a la Secretaría de Hacienda por Impuesto sobre la Renta (ISR).

Con lo anterior, el dueño de la empresa o patrón no podrá seguir evadiendo impuestos.

Hasta la fecha, un patrón declara ante el IMSS que su empleado gana menos de lo que le paga, lo que provoca que el empleador erogue menos por las llamadas cuotas obrero-patronales.

Pero a la vez que declara al IMSS un salario por debajo del que realmente paga a su empleado, al Sistema de Administración Tributaria (SAT) el patrón declara al alza, generando con ello que pague menos impuestos a Hacienda.

El miércoles, cuando el PRI intentó presentar el dictamen y someterlo a votación, el PAN, respaldado por Movimiento Ciudadano (MC), se opuso a ello, bajo el argumento de que se violentó el proceso legislativo, al avalarse el documento en comisiones sin la presencia panista.

Además, reveló que el dictamen constaba de 50 cuartillas, las cuales se estaban entregando en ese momento, razón por la cual los diputados federales desconocían el contenido de lo que votarían.

El PRI accedió al llamado de atención y no se votó.

Sin embargo, pasadas las dos de la tarde, el dictamen se sometió a votación obteniendo el respaldo de todos los partidos, con excepción del PAN.

Esta última fuerza política pidió una moción suspensiva, es decir, demandó que no se votará por la violación al proceso legislativo.

El panista Fernando Angulo Parra argumentó que “el entramado fiscal y financiero de nuestro país no puede estar sujeto a botepronto. Debemos esperarnos a que venga la reforma propuesta por el Ejecutivo a fin de poder acomodar estas piezas tan complicadas”, esto en referencia a la reforma hacendaria que se espera se reciba en septiembre próximo.

También dijo que se debe tomar en cuenta que en materia económica cualquier cambio fiscal o cualquier modificación que impacte a las empresas o a los trabajadores, se tienen que hacer con mucha responsabilidad y cautela.

A su vez, el panista José Arturo Salinas sostuvo que la aprobación “es un claro desafío a la normatividad interna”, además de que es un impacto social “muy grave”.

En contraste, en la fracción del PRI sí hubo legisladores que “en corto” se manifestaron en contra de que los patrones declaren el salario real de sus trabajadores, pues –comentaron– eso les hará pagar más impuestos.
“Pero la disciplina es la disciplina y tenemos que votar a favor”, confió un priista que pidió no dar su nombre pero es, además de legislador, empresario.

Las modificaciones pasarán al Senado de la República para ser avaladas y entrar un día después en vigor.