martes, 23 de abril de 2013

Ramírez Mandujano: No permitiré que mi caso quede impune

FUENTE: PROCESO.

MÉXICO, D.F: Libre después de cuatro años de encierro en un penal federal por falsas acusaciones de acuerdo con la sentencia absolutoria del juez, el exsubprocurador de la extinta Siedo, Noé Ramírez Mandujano, aseguró que no le guarda rencor a la extitular de la Procuraduría General de la República (PGR) Marisela Morales, pero también advierte que no olvida y que no permitirá que su caso quede impune.

En entrevista con Carlos Loret de Mola en Primero Noticias, el exestandarte de la “Operación Limpieza” emprendido por la exprocuradora dijo, enfático, que dicho programa fue una farsa.

De su acusador, Roberto López Nájera, el testigo consentido de la PGR identificado con la clave de Jennifer, reiteró que “es un mentiroso”.

“Yo probé que era inocente, él no probó sus acusaciones. Son 57 tomos de pruebas los que yo aporté para demostrar las mentiras de este sujeto”, sostuvo Ramírez Mandujano.

El exsubprocurador consideró que el gobierno del expresidente Felipe Calderón entregó su cabeza a Estados Unidos en el marco de la “Operación Limpieza”, pero descartó que vaya a solicitar la declaración de algún funcionario o exfuncionario estadunidense relacionado con su caso.

En la edición que se encuentra en circulación, el semanario Proceso revela que la DEA fue la que insistió al gobierno de México en que Jennifer tenía información detallada y veraz sobre la infiltración del narcotráfico en la PGR.

“No voy a pedir que citen a nadie, voy a pedir que se haga la investigación, son sólo inferencias yo no puedo hacer lo que me hicieron a mí. Voy a aportar las pruebas y de ahí que se deriven las responsabilidades en contra de quien corresponda”, advirtió.

El exsubrpocurador afirma que nunca recibió dinero de los Beltrán Leyva ni tuvo contacto alguno con ellos.

“Soy inocente”, insistió.

Ramírez Mandujano salió libre la semana pasada luego de permanecer preso durante cuatro años en el Centro Federal de Readaptación Social de El Rincón, en Nayarit, por presuntos nexos con el Cártel de los Beltrán Leyva. En la sentencia absolutoria, el juez pidió que se investigue a los funcionarios que armaron la indagatoria y al declarante, en este caso a Jennifer por falsear declaraciones.

Durante la entrevista, el exfuncionario federal recordó el tiempo que pasó en la cárcel donde, dijo, sólo era un número, el 1438, y afirmó que eso no le trauma.

Todavía traía consigo un reloj que compró en la cárcel y que en la parte posterior tenía grabado su número de expediente.

“El 1438, no me trauma, eso era yo, era un número, el 1438 ya no existe. Noé Ramírez Mandujano está libre”, dijo, luego se desprendió del reloj y lo tiró a la basura.

Sobre la actuación de la exprocuradora, Marisela Morales, se limitó a decir:

“No soy rencoroso, pero no tengo mala memoria, no se me olvida, eso no se olvida, es una huella que no se va a borrar” y agregó que, como abogado, no permitirá que su caso quede impune.