miércoles, 24 de abril de 2013

Purificación Carpinteyro: la primer mujer ‘autodestapada’ para 2018

FUENTE: REVOLUCIÓN 3.0
AUTOR: ÓSCAR BALDERAS.

Faltan cinco años para que Enrique Peña Nieto deje la Presidencia de la República y ya apareció la primera mujer que se “destapa” para sucederlo en Los Pinos: la diputada federal del PRD, Purificación Carpinteyro Calderón.

En entrevista con REVOLUCIÓN TRESPUNTOCERO, la especialista en telecomunicaciones, y legisladora por Iztapalapa, responde así a la pregunta sobre si tiene interés en competir por la primera magistratura del país en 2018.

“¿Me gustaría? La respuesta es… sí”, revela Purificación, quien lideró a la bancada perredista en el trabajo legislativo de recepción, discusión y aprobación en San Lázaro de la Reforma en Telecomunicaciones que envió Peña Nieto, que – entre otras cosas – busca crear dos nuevas cadenas de televisión nacional.

“Yo siempre he creído que no hay más límites que los que unos se fije ¿no? La verdad es que mis aspiraciones, después de esta reforma, me van a dejar un capital político y una capacidad de demostrar que sí se puede. Que aquello que todos decían que era imposible, no era imposible ¡sí se pudo!”, señala la diputada, mientras da bocanadas a su puro y come carpaccio de marlin ahumado en un restaurante en la zona de Polanco, de las más lujosas de la capital.

Sus aspiraciones presidenciales han sonado en los pasillos de la sede nacional del PRD desde el 11 de marzo de este año, día de la presentación de la Reforma en Telecomunicaciones: aseguran que el liderazgo de Purificación conquistó la cuarta carta de la izquierda para el siguiente sexenio, luego del dirigente de Morena, Andrés Manuel López Obrador; el exjefe de Gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard, y del actual mandatario capitalino, Miguel Ángel Mancera.

Y aunque su nombre no es tan reconocido a nivel nacional como sus tres “competidores”, esta mexicana que forjó su carrera política en puestos directivos de transnacionales en telecomunicaciones sabe lo que es estar en las primeras planas de los medios.

En 2009, después de su renuncia como subsecretaria de Comunicaciones en la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (STC), fue acusada por la PGR – luego exonerada – de divulgar conversaciones privadas de su entonces jefe, el secretario Luis Téllez Kuenzler, quien habría dicho que “(el expresidente Carlos) Salinas se robó la mitad de la cuenta secreta”, en referencia a un presunto desvío de millonarios recursos.

Las grabaciones fueron difundidas por la periodista Carmen Aristegui en su noticiero radiofónico el 12 de febrero de 2009, luego de que Purificación dimitió a su cargo por una supuesta falta de apoyo del entonces presidente Felipe Calderón, compañero suyo en la maestría de Derecho en la Escuela de Leyes de Harvard; 21 días después, Téllez fue removido de la STC, en medio del escándalo.

Fuera del servicio público, “Puri” – como le llaman en la Cámara de Diputados – dividió su tiempo en defenderse de las acusaciones por el delito de “espionaje telefónico” y actividades en el sector privado de telecomunicaciones, donde ya había ocupado importantes cargos en empresas como Movistar, Embratel, Iusacell y MCI Worldcom.

Parecía que no volvería a la política, luego de que fue considerada y rechazada por la izquierda como candidata a la gubernatura del Estado de México en 2011, pero Purificación sorprendió a propios y extraños con su regreso a la vida pública en 2012.

Ella – aficionada a las cenas en bistró franceses, al té inglés, los cafés en la lujosa colonia capitalina Lomas de Chapultepec y a vestir ropa de marca – apareció el año pasado como candidata a diputada federal por el distrito electoral 22, enclavado en la sierra de Catarina, delegación Iztapalapa, una de las zonas más pobres de la ciudad, donde el agua limpia es un lujo.

Hizo campaña sobre zapatillas de diseñador y con vestimenta de boutique por calles sin drenaje; y pese a nunca vivir en Iztapalapa, ganó con el voto popular la elección que la llevó a San Lázaro, donde los reflectores que atrajo por la aprobación de la Reforma en Telecomunicaciones la han motivado a dar un salto hasta Los Pinos.

“Esta era la ‘reforma imposible’, la que nunca se iba a conseguir. Y aquí quiero decir algo: yo iba con el objetivo de llevar la Reforma de las Telecomunicaciones. Desde el principio estaba clarísimo, para el PRD y para mi, que ese fue parte del acuerdo.

“Yo, desde hace varios años, elaboré el borrador que sirvió de base, con sus modificaciones naturales, para la reforma (que presentó Enrique Peña Nieto). Es mi proyecto, yo lo elaboré y estoy orgullosa de ser una oposición responsable: que lo que nos motivó fue el interés de México, tener un espectro de telecomunicaciones amplio, con más opciones para hacer un México. No los protagonismos.

“Todo esto me anima, poder lo imposible, no hace más que aspirar a otras cuestiones que también son ‘imposibles’”, señala.

Mientras enreda en sus dedos un collar de perlas, que desata cuando se le pregunta cómo aspirar a una candidatura presidencial desde su posición: ella se dice censurada por Televisa, la gran cadena nacional, por impulsar una ley antimonopolio.

“Un político que no aparece en la televisión, no existe. Existe para los que leen los periódicos o los que están en redes sociales, pero no en la mayoría de la población que puede voltear una elección. Y yo no voy a salir en Televisa, porque, claro, promuevo una reforma contraria a sus intereses.

“Yo lo llevo como medalla, los desplegados contra mi son medallas y un reconocimiento para mí por lo que he hecho. No son políticamente convenientes, pero son la prueba de que no estoy trabajando por fama pública, sino por lo que México necesita.

“Si pasa la Reforma en Telecomunicaciones, habrá una tercera y cuarta cadena donde sí podré aparecer y, bueno, ya no estaré vetada”, vaticina.

Para aspirar a “la grande”, Purificación tiene planeado hacerlo del mismo modo en el que llegó a su curul: sin afiliarse al PRD o a cualquier otro partido y alejándose de la “extrema izquierda”.

“No creo en la extrema izquierda porque, a la hora de votar reformas vitales como la de telecomunicaciones, se comporta como la extrema derecha: no quiere cambios, que todo se mantenga igual.

“Esta madurez que mostró la oposición, el PRD, es increíble que no se haya mostrado hace 12 años. Y cuando se haga campaña, será el PRD el que diga que nosotros defendimos esa reforma. Si alguien sale a decir ‘fue Peña Nieto’, diremos ‘¿quién exhibió hasta el propio PRI cuando quiso meter ventajas para las televisoras? Fue el PRD’ y eso nos da argumentos para probar que estamos ahí y que impulsamos la reforma más importante del sexenio”, señala, al tiempo que apaga el último puro de la noche.

Queda una última pregunta para Purificación, quien se define en Twitter como “Heroína o villana según el gusto de cada cual y sus filias o fobias con los monopolios, en especial en medios de comunicación” ante sus más de 15 mil 481 seguidores:

“¿Dónde te ves en 2015, cuando salgas de la Cámara de Diputados?”, se le pregunta. Y ella, sonriente, responde: “Activamente, trabajando en mi proyecto para el 2018”.