martes, 30 de abril de 2013

Ahora sí deja su cargo auditor de Tabasco acusado de corrupción

FUENTE: PROCESO.
AUTOR: ARMANDO GÚZMAN.

VILLAHERMOSA, Tab. (apro).- El titular del Órgano Superior de Fiscalización del Estado (OSFE), Francisco Rullán Silva, renunció al cargo, luego de un ríspido enfrentamiento con la mayoría perredista que domina el Congreso local y que buscaba destituirlo por su presunta complicidad en el saqueo a Tabasco.

En su carta de dimisión enviada al presidente de la Junta de Coordinación Política (JCP), Rafael Abner Balboa, el ahora exfiscal justificó que se marchaba por “asuntos personales” que requieren su “inmediata atención” y por así “convenir a sus intereses”.

Apenas el pasado viernes 12, un juez federal había ordenado su restitución en el cargo, luego de que fue suspendido indefinidamente por mayoría de votos de los diputados del PRD, PT y Movimiento Ciudadano (MC) en la JCP, para iniciarle un proceso de responsabilidad administrativa y penal por fallas en su desempeño como fiscal.

Los legisladores denunciaron que Rullán Silva permitió y fue “cómplice” de la corrupción en el gobierno de Andrés Granier Melo y “encubrió” a exalcaldes priistas.

Los representantes del PRI, PAN, PVEM y Panal denunciaron violaciones a la ley en el procedimiento y Rullán Silva buscó amparo de la justicia federal, que le dio la razón y ordenó su reinstalación, aunque dejó en claro que el procedimiento administrativo y penal en su contra continuaba.

El pasado martes 16 reasumió el cargo como titular del OSFE y en posterior entrevista dejó entrever que renunciaría por “salud mental”, ante las presiones de los diputados perredistas y aliados.

De acuerdo con el procurador general de Justicia del estado, Fernando Valenzuela Pernas, el ahora exfiscal enfrenta cuatro denuncias penales por los delitos de abuso de autoridad, ejercicio indebido de la función pública y encubrimiento por favorecimiento en pandilla.

Dos fueron presentadas a finales de 2012 por el exalcalde perredista de Jalapa, Tabasco, Luis Deyá Oropeza, por “encubrir” a su antecesor priista, Antonio Priego Jiménez, en millonario desfalco a la hacienda municipal.

Las otras dos fueron interpuestas por el director de Asuntos Jurídicos del Congreso local, Moisés Sánchez Chávez, porque el fiscal no denunció penalmente a varios exalcaldes priistas, a quienes en 2007 y 2008 se les reprobaron cuentas públicas por presuntos malos manejos y cuyos delitos están por prescribir.

Impulsado por el PRI, Rullán Silva “supervisó” desde 2001 el gasto público de Tabasco. De ese año hasta 2003 como fiscal de la desaparecida Comisión Inspectora de Hacienda, y de 2003 hasta la fecha como titular del OSFE.

En 2010 fue reelecto por la mayoría priista para seguir como fiscal hasta 2017.

El gobernador Arturo Núñez –de quien Rullán Silva fue secretario particular hasta el año 2000, cuando lo “traicionó” con Roberto Madrazo– cuestionó el desempeño del exfiscal por no detectar “el saqueo” de Tabasco durante el gobierno de Andrés Granier Melo.