viernes, 8 de marzo de 2013

Tunden mujeres a Graco por desdeñar crímenes de género

FUENTE: PROCESO.


CUERNAVACA, Mor: El gobernador Graco Ramírez Garrido Abreu tuvo una mala jornada en los festejos del Día Internacional de la Mujer al recibir puros reclamos.

El primero vino por parte de la representante de las mujeres en la entidad, Micaela Bocanegra Rodríguez en el Parlamento de la Mujer.

Desde la tribuna del Congreso local, la activista recriminó al gobernador Graco Ramírez Garrido Abreu su falta de palabra al no cumplir su promesa de activar la alerta de género ante el incremento de feminicidios en la entidad.

La también vocera de las mujeres de Morelos dijo que la alerta de género es inoperante en Morelos, por lo que encargó a los legisladores locales emprender modificaciones legales para tener leyes que protejan a la mujer.

Y, sin rodeos, le pidió al gobernador que se encontraba a sus espaldas, cumplir su palabra de declarar la Alerta de Género en Morelos.

“Esta acción es inaplicable como está plasmada en la ley porque depende de la intención política del Ejecutivo, y usted, gobernador, en su discurso ha dicho que habría Alerta de Género, esperamos que cumpla su palabra”, concluyó.

Posteriormente, el Comité contra el feminicidio acusó al mandatario perredista de cerrar los ojos a la cruda realidad que viven los morelenses: la galopante inseguridad, particularmente el incremento de asesinatos de mujeres.

Fiel a su estilo, el gobernador no aguantó la tentación de polemizar con las mujeres organizadas. Las acusó de no saber diferenciar entre un asesinato de mujer y un feminicidio.

“Les digo a quienes afirman que hay feminicidios, que sepan distinguir homicidios de mujeres y el delito de feminicidio”, subrayó.

El enfrentamiento con las mujeres organizadas inició en la mañana con un encuentro con integrantes del Comité Contra el Feminicidio. Ahí, la coordinadora Ixlol Preciado Bahena denunció la falta de políticas públicas del gobierno para garantizar la seguridad física, laboral y social de las mujeres.

Y lamentó que el índice de femenicidios en la entidad vaya en franco ascenso. De enero a la fecha, dijo, suman 31 casos.

“Nosotras perseguimos equidad, que no haya un crimen más de odio, nos matan por ser mujeres, no contamos cualquier muerte”, dijo.

Además, deploró el retraso sistemático de las investigaciones por parte de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) y más: sostuvo que el Poder Judicial falta una verdadera justicia de género.

Luego de poner en marcha el servicio de Taxi Rosa, exclusivo para mujeres, el gobernador Graco Ramírez, pidió a las integrantes del Comité Contra el Feminicidio no confundir los casos de mujeres asesinadas, con las muertes que llevan un peso de odio.

“Les pido seriedad a las organizaciones que contabilizan como feminicidio toda muerte de mujer, que sepan distinguir homicidios de mujeres y el delito de feminicidio”, reclamó el mandatario, visiblemente molesto por las críticas que le llovieron.

Y para rematar el día, la directora del Instituto de Mujer, Adriana Mujica, le reclamó a Graco Ramírez por victimar doblemente a las mamás solteras al afirmar que “el 60% de los jóvenes detenidos son hijos de mamás solteras”.

El martes pasado, el gobernador informó que un estudio arrojó que el 60% de los jóvenes detenidos por sus vínculos con el crimen organizado, provenían de hogares con mamás solteras. Las declaraciones generaron indignación en las organizaciones feministas.

Molesta por ese gesto, la propia directora del Instituto de la Mujer, Adriana Mujica Murias, calificó las declaraciones como un error que doblemente victimiza a las mamás de los detenidos por situarlas como si fueran responsables.

Este estudio culpabiliza a las mujeres. Es un error, no se puede hacer una generalización de los casos, explicó la funcionaria, quien anunció que ya pidió le sea entregado el estudio para analizarlo porque de entrada le hace falta una visión de género.