martes, 19 de marzo de 2013

Senadora del PAN propone impuesto a refresco y regular la publicidad engañosa para combatir obesidad

FUENTE: SIN EMBARGO
AUTOR: MARCO ANTONIO MARTÍNEZ.
LINK: http://www.sinembargo.mx/19-03-2013/563325

Ciudad de México, 19 de marzo: Ante la epidemia de obesidad que padece México, la Senadora Marcela Torres Peimbert (del Partido Acción Nacional, PAN), presentará hoy un punto de acuerdo para que el ataque contra este mal sea parte del Plan Nacional de Desarrollo del Presidente Enrique Peña Nieto.

Torres Peimbert presentó en diciembre pasado una iniciativa que busca que a cada refresco se le aplique un aumento de 1.20 pesos con la intención de recaudar recursos para prevenir los efectos nocivos –como es la diabetes– que causa el consumo de esas bebidas. Su intención es que los mexicanos dejen de ocupar los primeros lugares del ranking de consumidores de refrescos y de obesos a nivel mundial.

“Somos los principales consumidores de refrescos del mundo. Un refresco de 600 mililitros tiene 12 cucharadas de azúcar por porción, no tiene ningún valor nutrimental, sólo líquido con calorías vacías, y somos los que más consumimos. Si un niño toma más de un refresco al día aumenta hasta en 60 por ciento las posibilidades de que desarrolle diabetes a corta edad”, explica la legisladora.

Los efectos del consumo de refresco se traducen en obesidad y otras enfermedades.

“Somos el país con mayor número de obesos en el mundo, con mayor obesidad femenina y el segundo en obesidad general. Siete de cada 10 mexicanos o padecemos obesidad o sobrepeso. Sólo tres están en su peso sano. Y esto no sería importante si no fuera tan costoso para la salud de la persona y la del Estado. Hay 80 mil muertes al año sólo de diabetes, además de que tres de cada cuatro camas de hospitales públicos está ocupadas por pacientes que padecen enfermedades que son consecuencia de obesidad o sobrepeso”, argumenta la panista.

Aunque prevé presiones de la industria refresquera para impedir se apruebe su propuesta, dice que su iniciativa puede acompañar a la reforma fiscal. La iniciativa que presentó es revisada en la Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados, al estar relacionada con un impuesto especial.

“Creo que luego de que pase la Reforma de Telecomunicaciones tendrá que venir la Reforma Hacendaria-Fiscal. Sería un momento donde se pudiera introducir este impuesto”. La Senadora afirma que la industria refresquera ya comenzó su cabildeo entre los legisladores que la firmaron, entre quienes se encuentran los panistas Gabriela Cuevas, Javier Corral y Juan Carlos Romero Hicks.

Ella por su parte ha estado en dos foros donde ha invitado a los representantes de la industria, pero en ambos eventos han cancelado de última hora.

IMPUESTO ESPECIAL

Torres Peimbert dice que su iniciativa es la primera presentada en el Congreso de la Unión que propone sumar un impuesto especial a los refrescos, a pesar de que desde anteriores legislaciones organizaciones de la sociedad civil ya lo habían planteado, pero el poder de cabildeo de los refresqueros se había impuesto.

“Es importante mencionar que muchos de los refresqueros en los estados pagan campañas políticas de todos los partidos y es parte del cabildeo de la inversión para permanecer en su statu quo”.

Desestima que haya pérdida de empleos como argumenta la industria refresquera, ya que los productos a los que puede mudar la población si decide ya no consumir refrescos, también son de ellos. Pero en todo caso, el bien común es el que está encima por el bien unos cuantos, advierte.

Otras medidas que propone son mejorar el etiquetado de los refrescos, pues resulta confuso incluso para estudiantes de nutrición.

Una tercera medida es atacar la publicidad engañosa. Mientras en otros países la programación infantil no es interrumpida por mensajes comerciales, en México los niños son bombardeados con anuncios de refrescos y comida chatarra.

“Tenemos que regular ese tipo de publicidad y la engañosa, (dicen) come frutas y verduras pero consume refresco y con eso vas a estar sano”.

La legisladora espera que en caso de aprobarse su iniciativa, lo recaudado por el impuesto especial sirva no sólo para atender a quienes padecen enfermedades relacionadas con la ingesta de refresco, sino ayude a la prevención de su consumo.

La legisladora espera que en caso de aprobarse su iniciativa, lo recaudado por el impuesto especial sirva no sólo para atender a quienes padecen enfermedades relacionadas con la ingesta de refresco, sino ayude a la prevención de su consumo.

EN CONCRETO

La Senadora Marcela Torres Peimbert propone un impuesto de 1.20 pesos por cada refresco. Dice que México es el primer consumidor de refrescos en el mundo: en promedio cada mexicano consume 160 litros de refresco al año. Cada refresco de 600 mililitros contiene 12 cucharadas de azúcar. Si un niño consume más de un refresco al día aumenta en 60 por ciento las posibilidades de desarrollar diabetes.